Resumen temporada Real Sociedad 2016/17: pasaporte directo a Europa
Fotomontaje: Anxo Rei

A pesar de las dificultades con las que comenzó la temporada, la Real de Eusebio finalizó la temporada en sexto lugar, haciendo justicia a la gran temporada realizada por los del técnico de La Seca. La Real fue uno de los equipos que mejor fútbol practicó en toda la temporada. Sus aspiraciones de entrar en Champions League se vieron desplomadas en un pequeño bache entre los meses de febrero y abril. 

El último mes de verano comenzó con dos fichajes ilusionantes para el equipo txuri-urdin de cara a la temporada 2016/2017, después de no entrar en Europa la temporada anterior.

El fichaje de Juanmi a principios de junio hizo preveer una temporada en la que el director deportivo Loren y la directiva de la Real Sociedad quería tener atados todos los fichajes, para que los jugadores pudieran entrar en la dinámica del equipo y preparar la pretemporada al mismo tiempo que ellos.

Juanmi, en su presentación como jugador de la Real. Foto: Gio Batista / VAVEL
Juanmi, en su presentación como jugador de la Real. Foto: Gio Batista / VAVEL

Las pocas altas en el mercado antes de comenzar la temporada, fueron para fichar al delantero brasileño William José el ex jugador de la UD Las Palmas por el que se pagaron alrededor de seis millones, la vuelta de Toño Ramírez al club guipuzcoano y la contratación del guardameta argetino Gerónimo Rulli que formó parte a ser jugador de propiedad de la Real Sociedad con el 70% de los derechos por siete millones de euros, que año tras año se van a incrementar, desde el 2019 hasta el 2021 irán pagando hasta llegar al 100%.

Rulli, en una sesión de entrenamiento. Real. Foto: Gio Batista / VAVEL
Rulli, en una sesión de entrenamiento.. Foto: Gio Batista / VAVEL

De esta forma, la Real Sociedad tendrá el 80% de sus derechos en 2020, y en 2021 el 100% de los derechos del portero, que dejará de pertenecer al fondo de inversión según relató el periódico guipuzcoano Mundo Deportivo. La Real Sociedad tendrá que abonar en total 10 millones de euros por Gerónimo Rulli, en el que ha sido uno de los culebrones de este verano.

Agosto y septiembre de retoques varios

El fin de semana del 20 al 21 de agosto se inauguró la temporada 2016/2017 donde la Real se enfrentó al Real Madrid en Anoeta con Eusebio como técnico que se ganó seguir vinculado al club tras terminar la pasada temporada en novena posición. El equipo realista perdió por 0-3 en su debut, aunque se vio a una Real batalladora, con las ideas claras de su juego y que pagó cara la derrota. Fue un comienzo ilusionante para los de Eusebio que a pesar de la derrota mostró su capacidad de hacer frente a cualquier equipo de la competición, y donde varios jugadores que a la postre iban a ser titulares no jugaron ese día como William José, Raúl Navas y Álvaro Odriozola, y fue el estreno de David Concha en Primera División.

A partir de septiembre el equipo txuri urdin cosechó grandes resultados consiguiendo dos victorias contra el Osasuna en El Sadar y el Las Palmas en Anoeta, y un empate frente al Espanyol en Anoeta que hicieron que los realistas se colocaran en puestos europeos desde principios de la temporada, con un juego que ilusionaba a los aficionados y que temía a los rivales. Los realistas soñaban con realizar una temporada notable con Eusebio al frente, y los fichajes de Juanmi y William José. Además, el técnico pucelano contó con la presencia de Jon Bautista en el encuentro contra Las Palmas, dando oportunidades a los jugadores canteranos una de las filosofías de la Real y del propio Eusebio.

Los jugadores de la Real celebran uno de los goles anotados ante el Las Palmas Foto: Oscar Alonso
Los jugadores de la Real celebran uno de los goles anotados ante el Las Palmas Foto: Oscar Alonso

El despegue llegó en Octubre

En el mes de octubre la Real Sociedad siguió mostrándose intratable en Anoeta y sumó su segunda victoria fuera de casa contra el Leganés en Butarque. El mes de octubre fue mejor al de septiembre, enseñando a los aficionados de La Liga y sus rivales que la Real europea estaba volviendo y que no se iban a perder su destino hacia la Europa League así como así. Su efectividad en ataque y solidez defensiva hacían de los guipuzcoanos un equipo que realmente empezaba a ser uno de los claros aspirantes a clasificarse a la Europa League y soñar con la Champions. El juego y el esquema de Eusebio funcionaba a las mil maravillas, y no se debía tocar la tecla con un once que se sabía de carrerilla, los Rulli, Carlos Martínez, Raúl Navas, Iñigo Martínez, Yuri, Illarramendi, Zurutuza,Prieto, Vela, Oyarzabal y William José, y los cambios siempre se correspondían Juanmi, Canales y uno más.

Noviembre colosal

A falta de cinco jornadas para cerrar la primera vuelta, la Real sólo sabía ganar y ganar, hasta en el partido frente al FC Barcelona que pudo haber dejado los puntos en casa de no ser por el gol legal anulado a Juanmi. Seguían los de Eusebio en posiciones europeas y no sólo demostraban que no iban a bajar de la quinta plaza, sino que a estas alturas se hablaba de la Champions como objetivo real con el Atlético de Madrid a un punto de diferencia respecto a los blanquiazules. Todo iba sobre ruedas, parecía que el pasaporte directo a Europa era seguro y las aspiraciones de conseguir cotas mas altas eran reales.

El juego de la Real de Eusebio recordaba al equipo de Guardiola, la posesión, presión a los rivales en la salida de balón de la defensa, la verticalidad de los laterales y extremos y las inminentes llegadas con varios jugadores al área hacían que el equipo txuri urdin dominara los partidos desde el pitido inicial,sin dejar ningún descanso al equipo contrario.

Vela, ante la presencia de Jordi Alba. Foto: Real Sociedad
Vela, ante la presencia de Jordi Alba. Foto: Real Sociedad

Sustos y sorpresas varias

El mes de diciembre comenzó de forma inmejorable para los realistas. La victoria por 1-3 ante el Valladolid en el encuentro de ida acercó a los de Eusebio a los octavos de final de la Copa del Rey. Eusebio no guardó nada para dicho encuentro, con el objetivo de evitar cualquier resultado adverso que obligara a su equipo a tener que remontar en Anoeta. Juanmi no desaprovechó la titularidad y anotó un doblete. 

Pero las consecuencias de un equipo mermado en lo físico fueron notorias días después ante el Deportivo de La Coruña. El conjunto de un cuestionado Garitano le endosó un contundente 5-1, en una primera parte marcada por los continuados errores en defensa de los realistas. 

Cinco días más tarde, el objetivo era recuperarse de las heridas sufridas en Riazor, y si bien no fue el partido más vistoso de la temporada, la Real sumó los tres puntos ganando en Anoeta al Valencia. Juanmi continuó erigiéndose como el relevo perfecto de un cada vez más tocado Willian José, que adelantó a su equipo a las primeras de cambio. 

Los jugadores de la Real celebran uno de los goles anotados ante el Valencia. Foto: Real Sociedad
Los jugadores de la Real celebran uno de los goles anotados ante el Valencia. Foto: Real Sociedad

Los realistas cerraron el año con dos resultados favorables, marcados por la efectividad más que por la vistosidad del juego. Ante el Granada, Juanmi y Bautista fueron los goleadores en forma de reivindicación en una magnífica segunda mitad, mientras que ante el Valladolid, otro tanto del ariete de Coín permitió a la Real clasificarse para los octavos de final, en un choque que finalizó con empate a uno. 5 goles en cinco partidos para un Juanmi venido cada vez a más.

Año nuevo, misma Real 

El año comenzó de la mejor manera posible para la Real. Ante el Villarreal, en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, jugó uno de los mejores encuentros de toda la temporada, ante uno de los referentes del campeonato. La eliminatoria parecía estar muy bien encarrilada en favor de la Real con el 3-0, el último gol, obra de Mikel Oyarzabal, que estrenó su cuenta goleadora particular esa misma noche. Solo un golazo de Manu Trigueros emborronó una gran noche de fútbol en San Sebastián.

W. José celebra su gol ante el Villarreal. Foto: Real Sociedad
W. José celebra su gol ante el Villarreal. Foto: Real Sociedad

El siguiente escalón no se presentaba fácil. La Real llegaba a Málaga con el condicionante de haber jugado entre semana, al contrario que su rival, que tras caer eliminado a las primeras de cambio en el torneo del K.O., tenía en mente el objetivo de seguir creciendo en Liga con el “Gato” Romero. La Real demostró que con eficacia, en ocasiones, le basta para sumar los tres puntos sin necesidad de alardear con un juego muy vistoso. Iñigo Martínez de falta, con posterior ayuda de la zaga boquerona y Juanmi, reafirmando la ley del ex que vuelve a casa y marca, dieron los tantos de la victoria realista.

La racha de buenos resultados continuó alargándose y días más tarde, la Real sellaba su pase a cuartos de final gracias a un gol de Mikel Oyarzabal. El eibarrés se encontraba en el mejor momento de la temporada. El encuentro finalizó 1-1 tras el gol de Soriano al borde del descanso. 

Preludio de festividad

La Real volvió a medirse con el Barcelona en los cuartos de final de la Copa del Rey, en un encuentro marcado por la particularidad de la fecha en la que se disputó el encuentro. Fue en el día de San Sebastián, cuando ambos se vieron las caras en un duelo igualado, en el que la diferencia la puso el tanto de Neymar desde el punto de penalti. La Real volvió a quedarse con la miel en los labios. Solo quedaba apear a la épica. 

Entre medias, dos equipos inmersos en el torneo copero se vieron las caras en San Sebastián. El Celta, plagado de suplentes, fue superior en la primera mitad pero Juanmi, especialista en resolver encuentros, anotó de cabeza cuando restaba un cuarto de hora para el final gracias a una magnífica asistencia de Canales. La Real cerraba la primera vuelta en 5ª lugar, con 35 puntos. 

Ilusión copera ínfima 

La ilusión por avanza en Copa apenas duró una hora. El Barcelona ganaba dos a cero, gracias a los goles de Suarez y Messi. El tanto de Juanmi atisvó un ápice de esperanza, pero Suárez, de nuevo, terminó por romper la ilusión de la Real de avanzar en pedazos. Lo cierto es que a pesar del abultado del resultado, la Real fue el equipo grande sobre el césped del Camp Nou, salió al encuentro sin ningún complejo y fue mejor que el equipo local. Las diferencias las marcaron los mismos de siempre. El tridente culé imparable. El orgullo, eso sí, no se lo quita nadie a la Real. 

Yuri, ante Sergi Roberto. Foto: La Liga
Yuri, ante Sergi Roberto. Foto: La Liga

Probablemente, los realistas acusaron el esfuerzo realizado en el césped del Santiago Bernabéu, si bien el Real Madrid también tuvo que afrontar una eliminatoria copera en fechas similares. La Real tuvo más balón, pero el Real Madrid hizo gala de su eficacia y se impuso por un claro tres a cero. 

Caída en picado en Anoeta

La derrota cosechada ante el Real Madrid fue dura de digerir, y los realistas arrancaban el mes de febrero con la necesidad de ofrecer una buena imagen ante su público. 

La primera parte del choque ante Osasuna no deparaba nada bueno. El tanto de Kenan Kodro, hijo del legendario ariete realista, otorgó la renta a los rojillos al término de los primeros 45 minutos. La Real salió enchufada tras la reanudación y doblegó a su rival gracias a los tantos de R. Navas, Vela y Juanmi, antes de que Sergio León estableciera el definitivo 3-2 sobre la lluviosa tarde de San Sebastián. 

La visita al campo del Espanyol cinco días más tarde no parecía una salida fácil de resolver. Y así lo fue. El encuentro llegó al descanso con tablas y un golazo de Illarramendi otorgó el triunfo a los realistas.  

Después de dos buenos triunfos de forma consecutiva, la Real afrontaba uno de los tramos más complicados de la temporada en 5° lugar, con 41 puntos. El equipo atravesaba un buen estado de forma y sabía de la importancia de superar a equipos como Villarreal y Eibar en Anoeta. El primero de ellos se le atragantó a los de Eusebio con un tanto en la última jugada del partido, obra de Castillejo. La Real fue muy superior a su rival pero el planteamiento le salió redondo a Escribá, gracias a los cambios que introdujo en la segunda mitad, con especial protagonismo para Castillejo.

Vela se lamenta de una ocasión fallada. Foto: Real Sociedad
Vela se lamenta de una ocasión fallada. Foto: Real Sociedad

Si ante el Villarreal, los de Eusebio se fueron sin premio aún mereciéndolo, cinco días más tarde obtuvieron un premio muy suculento aún no habiendo hecho méritos suficientes. La Unión Deportiva Las Palmas fue muy superior y obligó a intervenir en numerosas ocasiones a un extraordinario Gerónimo Rulli, que evitó una abultada derrota de su equipo. El gol de Xabi Prieto, aprovechando un "regalo" de Javi Varas otorgó los puntos a los realistas. 

El mes de Febrero llegaba a la conclusión con una Real crecida, tras sumar 44 puntos en 24 jornadas y situarse en 5ª posición. La visita del Eibar se preveía clave, en la lucha por alejarse de uno de los posibles rivales por entrar en puestos europeos. Nada más lejos de la realidad, en un duelo marcado por la igualdad y la intensidad, un tanto de Pedro León en la recta final del encuentro dejó a los donostiarras con la miel en los labios. Una vez más, los puntos se escapaban en el tiempo de descuento. 

Pequeña crisis en marzo 

El tercer mes del año prometía ser uno bueno para la Real que solo tenía que enfocarse en mantener el puesto para ir a Europa League. El mes empezó de la mejor manera, visitando el Benito Villamarín el tercero de marzo; a pesar de las complicaciones en el campo andaluz, la Real se las arregló para conseguir un ajustado 2-3 gracias a las anotaciones de Xabi Prieto y de Jon Bautista que fungió como delantero emergente, aprovechando bien su oportunidad.

De todos modos, el mes pasó de más a menos, en la siguiente jornada, la 27, se jugó el derbi en Anoeta. Los donostiarras jugaron sin identidad, el Athletic con mucha hambre y ello le costó el partido a los de Eusebio. El marcador de 0-2 puso en aprietos a la Real que lo vio como un percance en la lucha por la Europa League tras perder ambos partidos directos contra el Athletic que tenía las mismas aspiraciones.

En la siguiente fecha, el Alavés le sacó una victoria dolorosa a la Real ante otro oponente de la región: el Alavés. Los babazorros sacaron el triunfo de Álava apenas 1-0, simplemente castigando a la Real Sociedad que no pudo ser efectiva y terminó marzo con una victoria y dos derrotas.

Yuri, ante Romero. Foto: Real Sociedad
Yuri, ante Romero. Foto: Real Sociedad

La reacción llegó en abril

Abril no empezó de la mejor manera, empatando en Anoeta contra el sorpresivo Leganés. Después de esto, la visita al Calderón terminó siendo otra derrota en la temporada de los txuri urdin a mano de Filipe Luis que fue el único anotador de dicho juego, pero todo se repuso en la jornada 31 al vencer 3-1 al Sporting en Donostia cuando Willian José, Juanmi y Yuri abultaron el resultado; parando la racha negativa en cuatro juegos sin conocer victoria. La visita a Camp Nou concluyó con una derrota que le supo a poco a una Real que hizo un partidazo en césped catalán, recordando aquel gol de Xabi Prieto por encima de Ter Stegen que atentó con un empate. Solucionando el daño con una victoria ante el Deportivo en la siguiente jornada y obteniendo victorias en Mestalla con Willian José y Oyarzabal como responsables de dos anotaciones; para luego cerrar el mes con triunfo sobre el Granada.

Juanmi coronó el sexto puesto a última hora

El mes decisivo, mayo, no era apto para cardíacos, se jugaba mucho la Real para llegar a Europa League. Un empate contra el Sevilla en el Pizjuán era un resultado valioso comparado a una derrota que en algunos momentos parecía justificada por el lento juego de la Real, luego llegó el empate contra Málaga, sufrido, agradeciendo a Jon Bautista que anotó a los 85 minutos de aquel encuentro en el que los malagueños casi se escapaban con las tres unidades. La igualdad forzaba a la Real a sumar en la última jornada y que tanto Athletic como Villarreal pincharan. El Villarreal hizo la tarea, el Athletic perdió en el Calderón y la Real sacó un agónico empate brindado por Juanmi en el último segundo del juego contra Celta para conseguir el ansiado pasaporte a la Europa League, premiando una temporada de esfuerzo para un equipo de altibajos que logró arreglárselas para salir avante.

Los jugadores celebran el gol que supuso el acceso a Europa. Foto: Real Sociedad
Los jugadores celebran el gol que supuso el acceso a Europa. Foto: Real Sociedad
VAVEL Logo