Rememoración de la cuarta Copa, la primera del Rey
Celebración del conjunto sevillista tras ganar la Copa | Foto: Sevilla FC (web)

Hace trece años, el Sevilla FC conseguía proclamarse campeón de la Copa del Rey ante el Getafe. El conjunto dirigido por Juande Ramos se imponía al equipo madrileño por un gol a cero.

La final se jugó en el Estadio Santiago Bernabéu en Madrid el 23 de junio de 2007, el encuentro estuvo visualizado por 80.000 espectadores. Hasta la capital se desplazaron 85.000 aficionados nervionenses.

Los pupilos de Juande Ramos eran un conjunto diferente, eran un equipo ganador, equipo valiente, hecho de casta y coraje, de los que nunca se rinden.

El partido tuvo un comienzo bastante eléctrico en el que los nervionenses entraron super enchufados consciente de lo que se jugaban. Tanto es así que en el minuto seis, el Sevilla FC ya avisaba con las llegadas permanentemente de Daniel y Navas.

Cuando mejor se encontraban y más cómodos estaban, les llegó el primer susto de la noche. Un error en la defensa a la hora de tirar el fuera de juego, Güiza se quedaba solo en un mano a mano frente a Palop. Pero el meta se hizo grande y fue el ganador de la partida.

Este error le perjudicó tantísimo al Getafe que justo después, esa misma ocasión la tendría el ariete del Sevilla FC, Kanouté pero éste sí que no perdonó, consiguiendo así el gol para el conjunto nervionense. Y el único gol en todo el encuentro.

Tras el gol, los sevillistas siguieron buscando el gol que les diese la tranquilidad y el peligro se palpaba en los ataques andaluces, Renato y Luis Fabiano olían el gol pero no conseguían que el cuero se colase en las redes de Luís García. Lo mismo paso minutos después con Puerta, que no supo aprovechar un balón de oro dentro del área. 

A pesar de todo, el Getafe no se rendía y tiraban de coraje para hacerse con el gol pero todas sus opciones eran cortadas por un gran Drago que estuvo serio en defensa.

En la segunda mitad, el Getafe tenia que salir a por todas, y así fue. En cambio, al Sevilla se le veía un paso por delante a la hora de crear peligro. El cambio de Kerzhakov por Luis Fabiano aportó bastante velocidad en las contras. El Sevilla por más que lo intentaba, no se hacía con el gol que le diese la tranquilidad pero el reloj corría en contra del Getafe que tampoco encontraba el gol para al menos forzar la prórroga.

En los últimos compases, Kanouté el encargado del gol de la victoria nervionense, fue expulsado por contestar al árbitro. El Sevilla tuvo que aguantar y sufrir por la gloria, aunque les valió la pena.

Esta copa fue el tercer trofeo ganado en esa temporada en el que fue el mejor Sevilla de todos los tiempos.

 

 

VAVEL Logo