El Sevilla da caza a los lobos
Lucas Ocampos en la celebración del gol. Foto: uefa.com

Tras ganar ante la Roma, el Sevilla FC tendría que enfrentarse a su nuevo rival, el Wolverhampton Wanderers, uno de los equipos que ha sorprendido este año en la Premier League. Los hispalenses llegaban con un gran nivel que demostraron ante los italianos, pero los lobos tenían claro que no se lo iban a poner fácil. 

Ganar la Europa League es el único billete para que los ingleses jueguen en Europa el año que viene, por ello, el Wolverhampton iría a por todas, de ahí que ni un minuto había pasado cuando ya avisaron en la portería de Bono con un remate de cabeza de Raúl Jiménez. 

Primer tiempo equilibrado

En los primeros minutos de partido, los jugadores de Nuno Espirito Santo serían los que causarían peligro. A los diez minutos de partido, los lobos lograrían salir a la contra con una jugada individual de Adama Traoréque demostró su gran velocidad dejando atrás a varios jugadores, una vez dentro del área, Diego Carlosintentó frenarle, pero a causa de la superioridad de Traoré, el brasileño cometió penalti. El lanzador sería el mexicano Raúl Jiménez, que intentaría poner por delante a su equipo, a pesar de ello, bajo palos se encontraba Yassine Bounou, que aguantó y logró evitar el gol con una magnífica parada. 

El Sevilla a medida que pasaban los minutos, lograría hacerse con la pelota y encontrarse más cómodo, logrando así causar más peligro sobre la portería de Rui Patricio. Las mejores ocasiones las tuvieron primero Suso, y más tarde Ocampos. Suso probaría suerte desde fuera del área con un balón al primer palo que atajó Rui Patricio. La ocasión que tuvo Ocampos fue dentro del área, en la que el argentino probó un disparo con rosca, pero el balón se marchó desviado

El partido se marcharía al descanso con el empate a cero en el marcador, un resultado que reflejaba lo que estaba siendo el encuentro, un enfrentamiento igualado. 

Dominio sevillista

En la segunda parte, el Sevilla apretó y acorraló al Wolves, prácticamente durante los 45 minutos. Mientras que los ingleses no tiraban, los hispalenses no hicieron otra cosa. Una de las más claras fue un libre directo que ejecutó Éver Banega. Tras el golpeo del argentino, el portero portugués logró palmear para enviar el balón a córner. 

Cuando el partido parecía que se marchaba a la prórroga, el Sevilla intentaría evitarlo en un córner. En lugar de buscar el centro directo, Suso sacó en corto para Éver Banega, el argentino, con un guante en la bota, le puso un balón a su compatriota Ocampos para que, con gran remate, enviara la pelota al fondo de la red, y le diera así la victoria al Sevilla. 

El partido concluyó con ese único gol de Ocampos, pero a pesar del resultado, el Sevilla fue muy superior al Wolves, que apenas olió la pelota en el segundo tiempo y solo generó peligro los primeros 15 minutos de partido. Los de Lopetegui siguen vivos en su competición fetiche y tendrán que enfrentarse a otro equipo inglés, el Manchester United. 

VAVEL Logo