La necesidad de reforzar el doble pivote, y aprender a no sufrir sin Thomas
Foto: Atlético de Madrid

El centro del campo del Atlético de Madrid siempre se ha caracterizado por ser la extensión del Cholo en el campo, como fue su posición, y la que da control y blindaje al juego, teniendo siempre jugadores en estas posiciones que dan mucho trabajo siempre a favor del equipo.

Aquí nos hemos encontrado a lo largo de la temporada con un problema al que se le quiere poner solución en el mercado de fichajes, un problema que más que rondar sobre los interiores, puestos que están bien cubiertos por los Saúl, Koke, Carrasco, Correa… ronda y fija su foco de conflicto en el doble pivote.

Y es que desde la marcha de Tiago y Gabi primero, y de Rodri la temporada anterior, fue Thomas quien dio un paso adelante en esta posición, cumpliendo con creces en su cometido hasta el punto de estar en la mira de grandes clubes, culpa también de la cláusula tan baja de la que dispone su contrato.

Para acompañar o sustituir al ghanés, se fichó a Marcos Llorente y a Héctor Herrera, el primero de ellos se ha destapado y despuntado como segundo punta o como interior, aportando además de su trabajo, goles con lo que se ha ido alejando de la posición de mediocentro, donde en un principio estaba pensado que jugase, y respecto del mexicano, su temporada no ha sido como se esperaba, no contando apenas para Simeone, y siendo sus actuaciones en los partidos que ha participado con más grises que claros, teniendo algún buen partido pero en ocasiones puntuales.

Todo ello ha propiciado que Thomas no tenga un sustituto natural, o incluso un acompañante en el doble pivote, se ha intentado con Saúl y con Koke pero ambos está comprobado que cumplen más en la zona de interior, Saúl porque de esta manera pierde la llegada al área que es una de sus mejores virtudes y Koke porque se ha visto que rinde mejor como interior aportando trabajo y distribución más enfocado al ataque. Mismamente la mejor versión de ambos, sobre todo la de Saúl, se vio cuando Tiago y Gabi ocupaban el doble pivote, liberando a ambos de tanto trabajo defensivo.

Por lo tanto, y ante esta situación, como pasó en el partido de cuartos de la Champions, en el momento que falta Thomas, por lesión o por sanción, el equipo sufre de una manera palpable, concretamente en este partido se quiso apostar por Herrera pero no pudo cumplir, faltando ese jugador que aporta contención y distribución, siendo el ghanés el único esta temporada que ha demostrado ser capaz en ese cometido.

En este escenario el Atlético se ha lanzado al mercado en busca de un mediocentro posicional, que pueda ayudar a Thomas en el medio para complementarlo, ya que el canterano dispone de un disparo lejano excelente que no puede aprovechar, como de ser su sustituto en los momentos que no pueda jugar, y el elegido es Marc Roca.

El joven jugador del Espanyol de 23 años ha cumplido una temporada más que buena, a pesar del descenso de su equipo, siendo pieza clave en la obtención de la Eurocopa de la sub-21 de 2019. Se trata de un jugador que destaca por su buen manejo de pelota y capacidad para buscar al compañero mejor situado con pases cortos y envíos largos además de haber mejorado mucho en el posicionamiento y en la capacidad defensiva, con lo que sería un complemento perfecto tanto para Thomas como para Saúl y Koke, el año pasado fue pretendido por el Bayern de Múnich.

Se habla de que el Atlético de Madrid ya ha iniciado contactos tanto con el club como con el jugador y que el precio rondaría los 15 millones, además de que se podría incluir algún jugador rojiblanco en la operación.

Desde luego se trataría de un refuerzo excelente para el medio campo, habrá que ser pacientes para ver si se concreta la operación, pero esto suceda o no, se trata de una posición en la que el Cholo necesita refuerzos y que es prioridad para el Atlético de reforzar.

VAVEL Logo