Simeone tácticamente
Fuente: LaLiga Santander

La formación 4-4-2 es, sin duda alguna, la más utilizada en la historia del fútbol moderno. Típica formación en los 80' - 90' de los equipos ingleses caracterizado por el famoso 'Route One': dos líneas de 4 paralelas, cerrando espacios entre ellas, y con dos delanteros arriba que, tradicionalmente, eran altos y esperaban los centros de los extremos o balones largos de los defensas para bajarlos y buscar segundas jugadas con los que vinieran de atrás.

Sin embargo, el fútbol como la cultura y el arte, entre otros, evoluciona. Y esta formación que, a priori es simple y tradicional, puede dotarse de variantes tácticas dependiendo del entrenador. En este caso, Simeone normalmente alinea un 4-4-2 que varía y evoluciona conforme lo hace el encuentro en cuestión.

Si nos centramos en esta temporada, el equipo ha estado formado, principalmente, por Oblak en portería, primera línea de cuatro para Lodi - Felipe - Savic - Trippier; en la segunda línea de cuatro Saúl - Thomas - Koke - Correa y arriba João Félix - Morata.

A primera vista sería un 4-4-2 en línea claro y tradicional, aunque is lo analizamos un poco más detenidamente veremos que en parte sí y en parte no.

Defensivamente sí se podría considerar un 4-4-2 en línea, cerrando espacios entre líneas y dificultando el juego por el medio con la ayuda defensiva de los delanteros. En ocasiones si en el partido el equipo se ve superado en la medular, el Cholo introduce un quinto centrocampista bajando a João a una de las bandas - si seguimos el ejemplo de la alineación anterior - para meter por dentro a Koke Thomas y Saúl y así generar superioridad numérica en el medio campo con un 4-5-1.

No

En la faceta ofensiva es cierto que el Atleti suele atacar en 4-4-2, aunque normalmente es en forma de un 4-2-2-2, en el que el doble pivote queda frente a los centrales que se abren un poco hacia las bandas, tapando las subidas de los laterales ya que los extremos tienden a meterse por dentro. En ocasiones, cuando el Atleti está muy volcado hacia el área rival, los laterales se convierten en casi extremos mientras los centrales y pivotes quedan en una posición más retrasada, de esta forma la disposición táctica sería un 2-2-4-2, en cualquier caso es una formación puntual en determinados momentos del partido.

Otras formaciones

Todo lo comentado anteriormente no es óbice para que Simeone siga experimentando con otras formaciones. Por ejemplo, este año ha probado en tramos de partidos la 4-3-3, con Thomas de Pivote, Koke y Saúl de interiores y arriba Correa en la derecha, Morata en punta y Costa en la izquierda; no obstante, pese a ser una variante existente, no termina de convencer al técnico.

Bien es conocido que cuando hay que defender un resultado, el entrenador argentino no se esconde y mete a un quinto defensa para formar un 5-4-1. Si no le quedan cambios, Thomas o Saúl son los que se añadirían a la línea defensiva y uno de los delanteros el que bajaría a uno de los costados para conformar dicha alineación. En el caso de que le queden cambios daría entrada a un defensa por un delantero o medio.

Características de sus jugadores

Independientemente del hecho que todo el mundo conoce de que Simeone quiere jugadores comprometidos, trabajadores y luchadores, Simeone tiene unos cuantos conceptos interiorizados e inamovibles.

En el libro 'El Efecto Simeone' de Santiago García Bustamante, el entrador argentino confiesa que "en una plantilla hay tres puestos clave: el arquero, los centrales y los mediocampistas".

En lo que concierne a los porteros explica: "Yo quiero un portero que trabaje para no recibir goles y no para gustarse a sí mismo. No me gustan los guardametas que vuelan adornándose para detener balones (...). Lo normal es que, a la larga, cometan errores. Anteponen su actuación personal a la del equipo. Se olvidan del grupo."

Seguidamente continúa con los centrales: "El espejo al que hay que mirarse es Franco Baresi. Hoy todos quieren salir con la pelota jugada desde atrás y no todos pueden hacerlo. (...) En la jerarquía está el saber y entender el juego. Hay momentos es los que no es conveniente arriesgar. Lo que puedes ganar en una jugada comprometida es inferior a las consecuencias que puede acarrear un error en esa zona de la cancha".

Por último, en cuanto a los centrocampistas: "El ejemplo es Sergio Busquets. Es un gran medio. Un genio. Juega el partido que necesita el equipo, pero, al mismo tiempo, el equipo le hace un gran jugador, con esa capacidad que tiene para no gustarse".

El equipo es lo más importante 

Es una cita que veremos repetida en numerosas ruedas de prensa, periódicos y libros en los que se hable de Simeone. Da igual la formación que elija y los jugadores que alinee en ella. Lo más importante en los equipos de Simeone siempre será el grupo.

Aquella alineación que elija para afrontar un determinado encuentro la habrá elegido porque será la que potencie más al equipo, y como consecuencia, le acerque más hacia la victoria.

VAVEL Logo