Pólvora mojada en el estreno de LaLiga
Foto: LaLiga

​Arrancó el Celta con la siguiente alineación: Iván Villar bajo palos, Olaza en el lateral izquierdo, Néstor Araújo y Aidoo como centrales, Hugo Mallo por la derecha, Tapia, Okay y Brais en el centro del campo. Nolito, Mor y Aspas en ataque.

En los primeros minutos, el Eibar complicaba la salida de balón, presionando muy arriba. Como consecuencia de la presión llegó la primera gran ocasión para el equipo armero. Un error en la salida de Néstor Araújo, permitió el robo de los delanteros del Eibar y solo el golpeo erróneo de Pedro León, impidió que llegase el primer gol de la temporada.

Como el Eibar continuaba con la presión, el Celta empezó a sacar en largo, algo que permitía recuperar casi de manera inmediata el balón al Eibar. No hay un delantero en el cuadro gallego para poder luchar con los centrales contrarios los balones aéreos.

La primera gran ocasión del Celta fue gracias a una combinación entre los tres magos: Nolito, Aspas y Mor. Este último se plantó en el área contraria delante del portero y no pudo marcar. La jugada fue anulada por fuera de juego de Mor, pero en la repetición por televisión, no quedó nada claro.

El partido pasó a una fase de presión y balones al área por parte del Eibar. Esta fase del juego evidenció los problemas de contundencia de la zaga celeste. Tanto Sergi Enrich como Kike García gozaron de muy buenas ocasiones para traspasar el marco defendido por Iván Villar. 

En el minuto 33 Brais dispuso de una ocasión inmejorable. Un balón en largo, que le llegó al canterano, ubicado entre los dos centrales, le permitió controlar y rematar delante del portero. Desafortunadamente, su golpeo se marchó fuera al intentar levantar el balón por encima del portero.

La primera parte terminó como empezó el partido. Reseñar el buen hacer de Renato Tapia, que además no hace prisioneros y las cabalgadas de Mor. Esos dos junto a Aspas, los mejores de la primera parte.

La segunda parte empezó con los mismos once hombres en el Celta. En el minuto 50, el Celta pudo marcar por mediación de Aidoo. Remató un gran centro de Brais Méndez, que le dejó solo para marcar sin la oposición de Dmitrovic. No pudo colocar bien el pie al lanzarse a rematar y el balón se marchó fuera.

Los primeros cambios del partido fueron para el Eibar.

En el 60' salió Inui y entró en su lugar el polaco Kadzior, que además debutaba en la Liga. Otro nuevo cambio en el 65' para el equipo armero. Se retiró Sergi Enrich y entró en su lugar Recio. Más madera para el centro del campo del Eibar, que empezaba a perderlo.

El Celta lo seguía intentando, pero el buen hacer de los defensores armeros se lo impidió. Cada vez que Mor podía encarar, siempre generaba peligro.

En una nueva ocasión con el turco como protagonista, fue el propio Dimitrovic el que evitó el gol, con una muy buena intervención.

El Celta no movió el banquillo hasta el minuto 78. Baeza debutó con el Celta y en Primera División. El sustituido fue Brais.

Mor, que ha estado muy participativo y muy implicado, robó un nuevo balón gracias a su insistencia. En esa jugada, no fue capaz de centrar correctamente, en un tres para dos.

Empezaron a notarse los primeros síntomas de cansancio en los futbolistas de ambos equipo. Aunque ha comenzado la competición oficial, aún se está de alguna manera en la pretemporada. 

Un nuevo cambio en el Eibar en el minuto 84. Entró Rafa por Pedro León.

En el 85' abandonó el partido Mor por Santi Mina. Se marchaba el que pudo ser el mejor hombre del partido.

En el 86' una entrada muy dura de Pape Diop, le supuso la segunda cartulina y dejó al Eibar con diez.

El resto de minutos se llenaron de faltas para interrumpir el juego y pérdidas de tiempo.

Esto solo ha comenzado, y queda mucho por hacer por parte de todos los estamentos del club. Como notas positivas, Emre Mor y con Renato Tapia. 

VAVEL Logo