El Barça tira de orgullo para sobreponerse a las bajas y al Panathinaikos
Cory Higgins anotó 24 puntos y lideró las esperanzas ofensivas de los azulgrana. FOTO: Noelia Déniz

El FC Barcelona se deshizo, en su tercera victoria en la Euroliga y en el Palau Blaugrana, de uno de los titanes del panorama europeo como es el Panathinaikos de Giorgios Vovoras. El triunfo, marcado por las bajas que presentaba el cuadro azulgrana, y especialmente por el reencuentro de Nick Calathes con su exequipo, no fue ni mucho menos una empresa fácil para los de Jasikevicius, que necesitaron una prórroga para terminar imponiéndose al rocoso conjunto heleno por 97 a 89.

El Barça supera las bajas y a Foster

Las bajas de Nikola Mirotic y Víctor Claver, junto con la prematura lesión de Álex Abrines al inicio del encuentro, condicionaron desde el principio del choque al cuadro culé, que fue a remolque ante el gran planteamiento del Panathinaikos. Jasikevicius volvió a confiar en Roland Smits, artífice de la victoria culé frente al Valencia, y dió a Adam Hanga el mando del juego en retrimento de Nick Calathes. Los cambios no fructificaron en los primeros compases, en los que el conjunto heleno tomó un primer parcial de 4 a 15 de la mano de un gran Marcus Foster (24 puntos). La entrada del base griego reenderezó el rumbo de los azulgrana, y dió vida a Smits. Al término del primer cuarto, fue Álex Abrines el que hizo saltar las alarmas en el banquillo culé tras sufrir un esguince de tobillo que lo sacó del partido.

Kyle Kuric volvió a tener minutos en el Palau Blaugrana. FOTO: Noelia Déniz
Kyle Kuric volvió a tener minutos en el Palau Blaugrana. FOTO: Noelia Déniz

Con un empate más que celebrado al término del primer periodo (18-18), los azulgrana partieron con ventaja en el segundo cuarto gracias al acierto desde la línea de tres de Calathes y al buen hacer de Cory Higgins. Por su parte, Kyle Kuric, que regresó en Valencia tras su baja por lesión, demostró que sigue en forma y se bautizó desde su especialidad, la del triple, en esta temporada. El estadounidense suplió con creces la baja de Abrines, y se llevó al equipo a sus espaldas especialmente en el segundo cuarto. También se llevó el protagonismo Sergi Martínez, que tras su debut en La Fonteta se estrenó como anotador en la Euroliga. El Panathinaikos, sin embargo, no se lo puso fácil al cuadro catalán, y llevó la máxima igualdad hasta el descanso (36-35).

El Panathinaikos sale en tromba y Davies decide en la prórroga

Fueron los griegos los que salieron mejor en el tercer período, logrando ventajas de hasta 11 puntos a las que tuvo que hacer frente el Barcelona. Fue ahí cuando volvió a aparecer la mejor versión de Cory Higgins (24 puntos) y Brandon Davies (20), que mantuvieron a los de Jasikevicius en el partido, liderando un parcial de 12 a 0 que devolvió la igualdad al marcador. El último cuarto fue un intercambio de golpes con Mitoglou (16 puntos) y Higgins como protagonistas, que llevaron el empate a 75 a la prórroga.

Roland Smits, imperial bajo el aro. FOTO: Noelia Déniz
Roland Smits, imperial bajo el aro. FOTO: Noelia Déniz

Ya en el tiempo complementario, el Barcelona tiró de orgullo para sobreponerse al cansancio y a la falta de efectivos, y logró escaparse en el marcador con un definitivo parcial de 22 a 14. En la hazaña final liderada por Brandon Davies en ataque y en defensa y un trascendental Adam Hanga, los azulgrana lograron batir al poderío griego para hacerse con su tercer triunfo del curso europeo (97 a 89) y volver a presentar su candidatura europea tras el varapalo de San Petesburgo.

 

VAVEL Logo