La Real no consigue escalar el muro vitoriano
Alexander Isak en una de las mejores ocasiones del partido, Vía: Real Sociedad en Twitter

El derbi vasco se preveía con pocos goles, con la Real controlando el encuentro y el Alavés intentando cazar despistada a la zaga realista. En resumen, el partido se esperaba cerrado y aún así han conseguido batir las expectativas pero no precisamente en el buen sentido de la frase. Poco fútbol, pocas ocasiones y efectividad bajo palos de un Pacheco que ha evitado un par de ocasiones claves para que a su equipo no le encajaran ningún gol. Tuvo alguna que otra ocasión el Alavés sobre todo a balón parado, pero la mayoría de las ocasiones cayeron del lado del conjunto guipuzcoano. Pacheco salvó un balón bajo los palos a Isak, que a punto estuvo de colarse en la portería. Tuvo otra el sueco, recortando hacia dentro y buscando un golpeo esquinado al que reaccionó bien el guardameta, aunque dejó un rebote al que llegó un poco tarde Portu y no consiguió culminar.

  • Silva se queda por el camino

El mediocentro ofensivo de Arguineguín se encontraba en el once inicial que planteó Imanol Alguacil antes del encuentro. Sin embargo, al comienzo del partido era Roberto López el que ocupaba la demarcación en la que se suele ubicar el canario. La razón de este cambio fue unas molestias en el muslo izquierdo de Silva en el calentamiento previo al encuentro. Jugó ante el Rijeka en campeonato europeo entre semana, después de volver de lesión, pero no pudo estar en el once inicial ante el Alavés este domingo. Se notó la falta del futbolista canario en la mediapunta txuriurdin. Estuvo bien Roberto López, pero no se acercó a un David Silva que venía jugando a un nivel espectacular. Faltó magia en el último pase, faltó creatividad, faltó ese pase filtrado clave tan característico suyo, faltó el talento de Silva en Vitoria. Silva le aporta al mediocampo realista ese último pase para dejar solos ante la portería a los atacantes y que tantas veces han aprovechado esta temporada especialmente Portu y Oyarzabal, este último, ausente por lesión.

  • Sequía goleadora de Isak

No se acaba la mala racha para el sueco. Otro partido mediocre en los que dispone de pocas ocasiones, pero claras y no consigue introducir el balón en el arco. Llegó tarde a más de un centro y balones filtrados de sus compañeros y las que si consiguió patear entre los tres palos fueron desbaratadas por un Pacheco imperial. Mal partido del ariete realista, a lo que si encima se le suma el partido colosal del arquero del Alavés, resulta en un Isak desesperado. Abandonó el partido resoplando de impotencia para dar entrada a Willian José, que a pesar de no tener mucho tiempo  dispuso de una ocasión clarísima. Apareció de nuevo Pacheco, metiendo la mano abajo ante un disparo centrado y sin mucho veneno de otro de los arietes realistas que tampoco se encuentra en su mejor momento de juego.

  • Defendiendo con diez

El colegiado Munuera Montero descolocó a todos los espectadores del encuentro e incluso a los propios jugadores y técnicos cuando mostró la tarjeta roja a Battaglia. Nadie comprendía muy bien el motivo de dicha expulsión, aunque el propio jugador puso cara de circunstancias y abandonó el encuentro sin protestar demasiado. Algo ha ocurrido que las cámaras no han conseguido captar. Habrá que esperar al acta oficial del encuentro para salir de dudas. A partir de la expulsión, dominio txuriurdin. Lo intentó la Real, sin demasiada insistencia ni demasiado peligro. No se achantó el conjunto vitoriano que plantó dos líneas sólidas de cinco jugadores para negar cualquier intención de la Real de conseguir un gol que les diese los tres puntos. Buen esfuerzo defensivo del Alavés, comandados por su capitán Pacheco que fue la base sobre la que construyeron un muro que no consiguió superar la Real Sociedad. Empate sin goles que sabe a poco en San Sebastián y se recibe con los brazos abiertos en Vitória viendo como se les ha puesto el encuentro debido a la expulsión.

  • Un punto más y a seguir

No hay tiempo de lamentarse para el conjunto de Alguacil. El jueves les espera un encuentro decisivo en el recién renombrado "Estadio Diego Armando Maradona". No hay pausa, no hay tregua si se quiere seguir siendo competitivo en liga y a la vez pasar de fase en Europa League. En frente les espera un Nápoles que aún tiene que certificar su pase a dieciseisavos de final, igual que la Real. Partido clave, partido extremadamente difícil que tendrá que afrontar al cien por cien el conjunto vasco si quiere colarse entre los 32 mejores equipos de la Europa League.

Por su parte, el Alavés tiene seis días para preparar el siguiente partido que disputarán en tierras aragonesas frente a un Huesca en horas bajas. El punto obtenido en el encuentro ante la Real les valdrá de motivación para demostrarse que pueden presentar batalla contra cualquier equipo de la liga. Ya lo demostraron con anterioridad derrotando al todo poderoso Real Madrid fuera de Mendizorroza por un gol a dos. Pablo Machín está construyendo un equipo sólido defensivamente, con dos puñales letales en ataque como son Lucas y Joselu. Lo que nadie duda es que el Alavés peleará por conseguir su objetivo que es la salvación en todos y cada uno de los enfrentamientos que tenga, independientemente del rival.

VAVEL Logo