Iniesta de mi vida
España levantando la Copa del Mundo en 2010 / Foto: Twitter @eltelevisero

La XIX edición de la Copa Mundial se celebraría en Sudáfrica del 11 de junio al 11 de julio, cuyo partido inaugural terminó en tablas (1-1) entre la anfitriona (Sudáfrica) y México, con aquel gol de Siphiwe Tshabalala que todo el mundo recuerda con nostalgia por la escuadra izquierda de Óscar Pérez.

Vicente Del Bosque dio a conocer la lista de 23 seleccionados el 20 de mayo de 2010. En ella estarían:

-Porteros: Iker Casillas, Víctor Valdés, Pepe Reina.

-Defensas: Raúl Albiol, Álvaro Arbeloa, Joan Capdevila, Carlos Marchena, Gerard Piqué, Carles Puyol y Sergio Ramos. 

-Centrocampistas: Xabi Alonso, Sergio Busquets, Cesc Fábregas, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Javi Martínez.

-Delanteros: David Silva, Juan Mata, Fernando Llorente, Jesús Navas, Pedro, Fernando Torres y David Villa.

Andrés Iniesta no tuvo una buena campaña con la aparición de varias lesiones que dejaban al cuerpo técnico de La Roja con dudas sobre el estado de forma del manchego. El jugador del Barcelona pasó un año muy duro sumado a la muerte de su gran amigo Dani Jarque. Las malas noticias se acumularon como una bola muy pesada para Iniesta, dejándolo anímica y psicológicamente destrozado.

Fase de grupos: el irregular comienzo de nuestro sueño

España debutó en el Mundial con una derrota frente a Suiza (0-1) con un gol de Gelson Fernandes. A La Roja no le salió nada ese 16 de junio pese a que fueron superiores. No obstante, en el siguiente partido contra Honduras se vio a una España más eficaz, con cambios en la alineación con la entrada de Jesús Navas y Fernando Torres en lugar de Iniesta y David Silva y obtuvieron su primera victoria (2-0) con dos goles de El Guaje Villa. Por último, los de Vicente del Bosque se la jugarían contra la Chile de Bielsa, que ya estaba matemáticamente clasificada, pero España ansiaba la victoria para quedar primera de grupo y no ser eliminada. Los nervios dominaban el ambiente de los jugadores españoles, pero fueron aniquilados gracias a un gol de Villa que dejó a Chile descolocada para que Iniesta anotara el segundo gol tras un año muy difícil en el que incluso llegó a perder la confianza en sí mismo, según dijo el propio jugador, dejando al conjunto español como cabeza de serie. No obstante, aunque Chile recortó distancias con un gol de Rodrigo Millar, ambos equipos se conformaron con el 2 a 1 que clasificaba a las dos selecciones. 

Conforme a los demás grupos, no saltaron sorpresas excepto las eliminaciones de Italia y Francia. El conjunto galo logró entrar en el Mundial a duras penas tras una polémica por ganar a Irlanda en la repesca con un gol de William Gallas tras el pase de Henry, el cual se llevó el balón con la mano para dar la asistencia final, pero acabaron rápidamente eliminados.

Octavos de final: el hambre de CR7

El conjunto dirigido por Vicente del Bosque tuvo que verse las caras en octavos de final contra la Portugal de Cristiano Ronaldo. El técnico español repitió el mismo once que contra Chile. La selección española se impuso con un solitario gol de David Villa gracias a un taconazo de Xavi que acabó rematando a la red el Guaje tras un rechace de Eduardo, uno de los mejores de Portugal frenando las puntadas de España. Memorable actuación de Fernando Llorente como revulsivo que fijó a los centrales para liberar al autor del gol, Villa, y de una España con autoridad, con la actitud de un equipo que quería ganar, y este esfuerzo se vio recompensado con el pase a cuartos. 

En estos octavos también podemos destacar la gran victoria de Alemania sobre Inglaterra (4-1), cuyo gol fantasma de Frank Lampard que no subió al marcador hubiera cambiado el resultado del encuentro tras una primera fase en la cual los chicos de Joachim Löw pasaron por encima del conjunto inglés. Los goles fueron de Klose (20’), Podolski (32’), recortó distancias Upson para Inglaterra (37’), pero finalizó Thomas Müller (67’ y 70’).

Wayne Rooney, un jugador que dejó mucho que desear en el Mundial de Sudáfrica / Foto: VAVEL.com
Wayne Rooney, un jugador que dejó mucho que desear en el Mundial de Sudáfrica / Foto: VAVEL.com

Cuartos de final: la muralla albirroja

España y Paraguay se enfrentaron en un partido rocoso marcado por el sistema defensivo del equipo paraguayo, el cual no dejaba respirar a España con su solidez atrás y su presión arriba. Sin embargo, La Roja se impuso con un ajustado resultado gracias a otro gol de El Guaje Villa tras un disparo que impactó en los dos palos que defendía Justo Villar.

El tiempo se detuvo en el 57’ cuando Piqué derrumbó a Cardozo y provocó un penalti para Los Guaraníes. Sin embargo, la intuición de Casillas y la ayuda de Pepe Reina desembocó en la parada de El Santo. En la jugada posterior iba a ser España la que gozara del tiro desde los once metros. Cardozo falló, y Xabi Alonso, que asumió los galones para lanzar el penalti, tuvo que repetirlo porque algunos jugadores españoles se adelantaron al lanzamiento. Por desgracia, el primer penalti no subió al marcador, y en el segundo y decisivo no pudo batir a Justo Villar. 

Las tablas se rompieron en el 83’ cuando una buena jugada de Iniesta acabó en los pies de Villa, que con fortuna, anotó el único gol del partido.

Estos cuartos de final nos dejaron encuentros muy bonitos: desde la ‘‘prodigiosa’’ mano de Luis Suárez que acabó por darle la victoria a Uruguay frente a Ghana en la ronda de penaltis (1(4)-(2)1), hasta otra apabullante victoria de Alemania sobre la Argentina entrenada por Diego Maradona (0-4), sin no mencionar la importante victoria de Países Bajos sobre la Brasil de Kaká entre otros (2-1).

Villa y su gol clave para el pase de España a semifinales / Foto: Gettyimages
Villa y su gol clave para el pase de España a semifinales / Foto: Gettyimages

Semifinal: sin miedo de llegar a la cima

La euforia y la esperanza resaltaba en una España que recibía a la todopoderosa Alemania que venía de golear a grandes selecciones como Inglaterra y Argentina. Thomas Müller, una de las sensaciones de este Mundial, era la principal baja del conjunto germano, mientras que España sorprendía con la aparición de Pedro, que le dio vida a La Roja con su chispa y velocidad. Un elemento clave para volver loca a la defensa rival. 

Al descanso Carles Puyol tenía una estrategia con la que fundir a Alemania. Una vez se la comentó a Xavi, que sería el artífice que le colgaría el balón, el defensa haría el resto con la ayuda de sus compañeros. Y esta jugada ensayada tuvo éxito en el 73’ cuando Puyol voló como si se tratase de un avión para darle la victoria a su selección y llevarla a la final después del buen centro que puso Xavi. España neutralizó y dejó sin oportunidades a una Alemania que notó la baja de un joven Müller que otorgaba esa movilidad a la punta de ataque germana.

En la otra semifinal, Países Bajos derrotó a uno de los equipos revelación, la Uruguay de Diego Forlán, (2-3) en un partido en el que Uruguay luchó pero se topó con la efectividad de la selección neerlandesa con aquel gol de Van Bronckhorst por la escuadra izquierda de Muslera.

Puyol da la victoria a la selección española con su gran cabezazo en el 73' / Foto: VAVEL.com
Puyol da la victoria a la selección española con su gran cabezazo en el 73' / Foto: VAVEL.com

Final: el sueño, más cerca que nunca

11 de julio de 2010. Una fecha que españoles y neerlandeses recuerdan, unos con alegría, otros con dolor. La final del Mundial se jugaría en Johannesburgo entre España y Países Bajos. Solamente quedaba un paso para conseguir el objetivo de ganar el Mundial. 

España fue superior a una Holanda con un juego muy duro, sin dejar pasar a La Roja. Sin embargo, los chicos de Del Bosque tuvieron muchas oportunidades por banda como las continuas internadas de Sergio Ramos, Pedro, e incluso Jesús Navas. Países Bajos sabía cómo jugaban estos chicos, por lo que empleó un juego muy agresivo con casi treinta faltas que acarrearon ocho tarjetas amarillas e incluso una tarjeta roja para John Heitinga. El arbitraje del colegiado Howard Webb llenó de impotencia a los españoles por las continuas faltas de los neerlandeses que perdonaba el inglés.

No obstante, el estadio se calló en el 61’. Un pase de Sneijder se filtró entre la defensa española y dejaba a Robben frente a frente con Iker Casillas. Un 1vs1 que iba a quedar para la historia. Casillas ganó este duelo desviando el disparo de Robben con la punta de su pie derecho, salvando a España de un encuentro muy disputado. 

Llega la prórroga, el minuto 116, y Navas se recorre casi todo el campo para que el balón, tras idas y venidas, acabe en Andrés Iniesta a pase de Fábregas, y con su pierna derecha pudo batir a Stekelenburg, dándole la victoria a la selección española consiguiendo así el primer Mundial de La Roja.

Galardones

Este Mundial nos ha dejado anécdotas y partidos emocionantes en los que las vuvuzelas reinaban el ambiente de los estadios africanos. 

El balón de oro fue para Diego Forlán. Sin duda, totalmente merecido porque con cinco tantos lideró a la selección uruguaya hasta el cuarto puesto, perdiendo contra Alemania (2-3), pero desplegando un juego ofensivo junto a Luis Suárez que llevó a Uruguay a rozar la final.

La bota de oro fue para un Thomas Müller que con cinco goles y tres asistencias superó a David Villa y Wesley Sneijder que cuentan con los mismos goles pero con dos asistencias menos. El alemán también recibió el premio a mejor jugador joven del torneo por delante de Gio Dos Santos y André Ayew.

Iker Casillas fue el mejor portero recibiendo únicamente dos goles en los siete partidos disputados por La Roja, que recibió el premio por su juego limpio con tan solo ocho tarjetas amarillas (cinco de ellas en la final). Por último, el mejor gol del torneo también se lo llevó Diego Forlán en el partido correspondiente al tercer y cuarto puesto con una especie de volea frente a Alemania.

Para cerrar este especial torneo, se publicó el mejor once de la competición, cuyo entrenador es Vicente Del Bosque, siendo el siguiente: 

Casillas; 

Maicon, Puyol, Ramos, Lahm;

Xavi, Sneijder, Schweinsteiger,Iniesta;

Forlán y Villa.

Todos los españoles recuerdan el Mundial de Sudáfrica con mucha felicidad por ver a un grupo tan unido pese a la rivalidad entre Barcelona y Real Madrid, con un juego que hacía disfrutar incluso a los rivales y unos jugadores cuya característica principal es la humildad y el sentimiento de querer conseguir la copa tan ansiada. Sin duda, un recuerdo que estará en nuestros corazones tras haber unido a un país entero.

VAVEL Logo