Éste es el camino
Foto: Página Web RC Deportivo de la Coruña

Parece mentira, pero es así, este domingo el Dépor empató a 0 en Riazor contra Unionistas de Salamanca, un equipo el cual hace 6 años estaba jugando partidos en la categoría más baja del fútbol español contra filiales de equipos de barrio disputando su primer año de historia, mientras nosotros lográbamos la permanencia contra el FC Barcelona en el Camp Nou.

Así de curioso es el fútbol, el buen hacer en absolutamente todos los aspectos de los charros y los descalabros y errores propios nos llevaron a encontrarnos, este último 31 de enero, en Riazor y, francamente, me muestro satisfecho.

Resultaría que no, pero empatar contra Unionistas es un síntoma de mejoría, porque, al fin, el coloso herculino asumió su realidad, una realidad bastante dura para el aficionado, pero al fin y al cabo es nuestra realidad, que el equipo el cual teníamos en frente es el líder de la categoría, un conjunto fuerte, equilibrado y extremadamente sólido ¿De verdad alguien pensaba, más allá del sentimiento, que el Depor, equipo que menos goles a favor lleva en este subgrupo, iba a poder romper a la mejor defensa de toda la Segunda B? Obviamente fútbol es fútbol y puede pasar cualquier cosa, pero objetivamente este partido era para sumar, mejorar y no descalabrarnos, objetivo cumplido.

El partido como tal fue interesante en lo referente al juego posicional y a la posesión del esférico, pero escaso a nivel ofensivo; los de Rubén de la Barrera fueron más valientes que contra el Compostela y se vieron menos endebles defensivamente. El progreso de un equipo con tantos problemas de confianza, motivación y juego no se hace material de un partido para otro y, personalmente, noté ciertas mejoras, el debutante Rai aportó, gente a tiempo parcial como Keko o Miku no se me hicieron tan pesados como algún otro día y no encajamos goles, apunte importante.

Y, bueno, éste es el camino, si la temporada tuviera 38 jornadas y no 18 se podría hacer una mejora progresiva más adecuada para el equipo y llegar a play-offs con una estructura estable para subir del tirón, pero nuestra realidad actual es que Coruxo es una final y que hay que ganar sí o sí, pero bueno, creo que hemos cambiado ligeramente el sentido de este equipo y, para alguien “optimista” como yo, me vale, solo por esta ocasión eso sí.

VAVEL Logo