Celta - Osasuna: tres puntos que traen la calma
Jeison Murillo celebrando el segundo tanto con sus compañeros. / Foto: RC Celta

En un partido en el que, en principio, ninguno de los dos equipos parecía jugarse nada, tanto Celta de Vigo como Osasuna, demostraron seguir teniendo hambre y ganas de darlo todo hasta que termine la temporada.

El encuentro comenzó con un ritmo lento y más bien trabado. Apenas hubo acercamientos por parte de ninguno de los dos equipos en la primera media hora de juego. Quizás, la más clara la tuvo Santi Mina, en un remate muy forzado con su pierna mala, que terminó en la madera.

La noticia negativa en los primeros minutos la dio Hugo Mallo. El de Marín se retiró con molestias musculares en el muslo de su pierna izquierda. En las próximas horas los médicos del club le harán las pruebas convenientes para ver el alcance de su lesión.

La magia de Aspas

Aunque puede que este no haya sido el mejor partido del gallego, Iago Aspas no pudo marcharse sin dejar detalles de su enorme calidad. Prueba de ello es el gol que abría el marcador para los celestes, el cual llegó tras una contra muy rápida, en la que después de recibir un pase de Santi Mina, el de Moaña batió a Sergio Herrera, no sin antes dejar sentado a Facundo Roncaglia con un quiebro de fantasía, instantes antes del descanso.

Una falsa tranquilidad

A la vuelta de vestuarios, el Celta comenzó a tener la posesión del balón, haciendo  correr a los navarros de un lado para el otro del campo, acercándose poco a poco al segundo tanto. Este llegó a la salida de un córner botado por Denis Suárez, en el que Jeison Murillo se encargó de mandar la pelota al fondo de las mallas. 

Con el partido encarrilado, los de Coudet se relajaron dejando de tener la posesión y, por lo tanto, el dominio del juego. Osasuna empezó a apretar con centros laterales, en los que los centrales del Celta sufrían sobre manera.

Tras tanto cargar el área, los de Pamplona encontraron premio. Ya que en un rechace de la zaga local, Iago Aspas cometía penalti sobre Roberto Torres. Él mismo se encargaría de abrir el marcador para los "rojillos".

Pese al acoso de su rival en los últimos minutos, el Celta fue capaz de aguantar el resultado y llevarse los tres puntos. Algo que no hacía desde la jornada 29, cuando vencía al Alavés en Mendizorroza. 

A falta de 5 jornadas del campeonato de Liga, el conjunto vigués se sitúa noveno con 41 puntos. Mientras que Osasuna pasa a ser undécimo con 40. 

 

VAVEL Logo