Rory McIlroy se muestra intratable en Royal Liverpool

Las previsiones apuntaban a que la segunda jornada sería más complicada de lo que lo fue la primera. Se esperaba un viento mucho más fuerte, pero lo cierto es que apenas inquietó a los jugadores. Los mejores resultados se dieron en el turno de tarde, justo el que, a priori, se preveía más difícil. Y precisamente los autores de las mejores vueltas del día son los que encabezan el British Open una vez se ha llegado al ecuador del torneo. Rory McIlroy, con una tarjeta de 66 golpes (-6), se afianzó en el liderato y puso tierra de por medio respecto al segundo clasificado, el estadounidense Dustin Johnson, quien pese a lograr una brillante vuelta de 65 impactos (-7), se encuentra a cuatro golpes del líder.

A McIlroy le costó arrancar y en el primer hoyo del día cometió su primer bogey del torneo. Sin embargo, el norirlandés seguía mostrando un gran nivel de juego y continuaba fabricándose buenas opciones de birdie. McIlroy tuvo que esperar hasta el hoyo 5 para conseguir el primer birdie de la jornada, pero luego caerían tres más en los siguientes cinco hoyos. Tras una racha de cuatro pares consecutivos, el norirlandés cerró sus cuatro últimos hoyos con otros tres birdies para alcanzar la cifra de -12 en el acumulado. McIlroy dominó la situación de una forma asombrosa y si hubiera estado algo más acertado con el putter, habría dejado el torneo prácticamente visto para sentencia.

Ante la exhibición de McIlroy, los demás luchaban con todas sus fuerzas para tratar de evitar que el líder se escapara. El mayor esfuerzo fue el de Dustin Johnson, autor de la mejor vuelta del día con 65 golpes (-7), que le dejó en segunda posición (-8) a cuatro golpes de la cabeza. Y justo por detrás del estadounidense se situó un grupo de seis unidades formado por Francesco Molinari, Ryan Moore, Rickie Fowler, Charl Schwartzel, Louis Oosthuizen, George Coetzee y Sergio García (-6).

Sergio García, único superviviente español

Sergio García no tuvo un día tan plácido como el del jueves y a las primeras de cambio hizo el primer bogey del día tras fallar la calle y hacer tres putts en el hoyo 1. En el 2, el castellonense también visitó el rough, pero entonces destapó el tarro de las esencias. Un magistral tiro desde unos 150 metros acabó con la bola entrando en el hoyo y con un espectacular eagle. Pero la alegría le duró poco, pues en el 3 volvió a tropezar con otro bogey tras hacer nuevamente tres putts. El español no terminaba de hacerse con la velocidad de los greens, y lo mejor hasta ese momento estaba siendo el resultado. El par del hoyo 4, su primero del día, serenó a Sergio, e inmediatamente después llegaría el primer birdie del día. Tras cuatro pares seguidos, en el 10 cayó otro birdie, aunque en el 14 hizo otro bogey tras dejar su golpe desde el tee junto a un arbusto. Su vuelta terminaría con cuatro opciones más de birdie, pero solo fue capaz de convertir la del 18 para una tarjeta de 70 golpes (-2) y -6 en el acumulado, a seis impactos de McIlroy.

Sergio se quedó como único representante español en Royal Liverpool, pues ninguno de los otros representantes nacionales fue capaz de superar un corte que finalmente se estableció en +2. El que más cerca estuvo de jugar el fin de semana fue Rafa Cabrera-Bello, pero un doloroso doble bogey en el último hoyo del día le hizo terminar con 77 golpes (+5) y +3 en el total, justo fuera del corte. Miguel Ángel Jiménez (+4), Gonzalo Fernández-Castaño (+6) y Pablo Larrazábal (+8) también se despidieron del British Open antes de tiempo.

VAVEL Logo