Nakamura aguanta la embestida de Carlsen... y la "promoción" de Topalov
Montaje de la organización con los resultados del día. || Twitter @GrandChessTour

Con la reducción de tiempo a 5 minutos por jugador con 2 segundos de incremento por jugada y siendo el sistema de puntuación el tradicional: 1 punto por victoria y 0,5 por tablas, crece la tensión y el espectáculo en las paredes que envuelven "La Maison de la Chimie", y que el mundo del ajedrez sigue con fervor desde todos los puntos del planeta. Si algo queda claro estos días, es que París se convierte en la capital del ajedrez (por lo menos hasta mañana).

Las nueve primeras partidas blitz han dejado, como líder de la jornada, a Magnus Carlsen con 7 puntos de 9 posibles, medio punto más que Hikaru Nakamura, segundo, y 1,5 más que Caruana, tercero. Sumados estos puntos al cómputo global del torneo, vemos que Nakamura sigue líder con 20,5 puntos, reduciendo su ventaja con Magnus Carlsen, cuya diferencia está ahora en tan solo medio punto. El tercer clasificado es Maxime Vachier-Lagrave con 15,5 puntos, por lo que parece que el campeonato se disputará únicamente entre dos jugadores salvo sorpresa mayúscula: Nakamura y Carlsen. Sin duda alguna, una jornada muy apasionante la que queda por vivir en el día de mañana, con muchos "terceros jugadores" que pueden hacer de jueces a la hora de ver como vencedor a uno u otro jugador.

Nakamura, frente a Caruana. || Foto:
Nakamura, frente a Caruana. || Foto: Lennart Ooetes (Chess24)

Centrando la actualidad en el día de hoy, la jornada comenzó con Nakamura aumentando su distancia. En la primera ronda del blitz, Carlsen cedía medio punto con blancas frente a Wesley So tras llegar a un final de alfiles de distinto color y cinco peones muy simétrico en 26 jugadas, mientras que en las mesas colindantes, Nakamura vencía a Caruana (que tras esta partida se marcó un gran torneo) con negras, demostrando que esta es su gran especialidad y abriendo brecha en el marcador general, separándose ya de Carlsen en 1,5 puntos. Maxime Vachier-Lagrave seguía con su gran torneo manteniendo la tercera plaza, tras vencer a su compatriota Fressinet. La ronda dos fue "en blanco", pues todas las partidas acabaron en tablas, destacando los enfrentamientos Nakamura - Maxime y Carlsen - Caruana en la lucha por los tres primeros puestos. En este último choque, Caruana no podía transformar en victoria la ventaja que le otrogaba tener caballo y peón frente a dos peones, cediendo las tablas. La ronda tres cambió los papeles de los dos grandes protagonistas del torneo: mientras Carlsen hacía tablas con negras frente a Vachier-Lagrave, Nakamura consiguió entablar un final de caballo y dos peones contra caballo y peón, con peón de menos, frente al armenio Aronian.

Superado el primer tercio, es cuando Carlsen comenzó a reaccionar, venciendo a Aronian con blancas en 29 jugadas, y viendo como Nakamura, también con blancas, era incapaz de superar a Kramnik en un complicado final de alfil y peón contra dos peones del negro, ligados en h y g, colocados en sexta y séptima fila respectivamente, firmando finalmente las tablas. Mientras Maxime, también aprovechó las tablas de Kramnik con Nakamura para vencer a Caruana y descolgarse en el tercer puesto de la clasificación general. Pese a ir con negras, Nakamura y Carlsen salieron airosos de la quinta ronda blitz, ganando respectivamente a Anish Giri y Vladimir Kramnik.

Topalov, protagonista pese a ir último. | Foto: Le ()
Topalov, protagonista pese a ir último. || Foto: Lennart Ooetes (Chess24)

En la sexta ronda continuaba el mismo guión establecido anteriormente, y tanto el noruego como el norteamericano, vencieron en sus duelos contra Anish Giri y Veselin Topalov. No sin polémica, pues en este último choque, parecía que Topalov, por fin, iba a ganar protagonismo venciendo a Nakamura, en una partida que era prácticamente imposible que se le fuera de las manos, y con ello, Carlsen adelantaría a Nakamura en la clasificación blitz, igualando la clasificación general. Todo iba bien para el búlgaro (y el noruego), que coronando, dejaba la partida sentenciada: nada podía hacer que se le escapara la victoria... salvo él mismo. En la "promoción", Topalov, llegando a la octava fila, dejó un peón en octava y pulsó al reloj (o lo que es lo mismo, completó la jugada en la que promocionaba, sin promocionar). A Nakamura le sobró mucho tiempo para reclamar el punto, y el árbitro se lo otrogó: un peón, cuando llega a octava fila, debe ser promocionado necesaria y obligatoriamente antes de finalizar su jugada, algo que Topalov no hizo, pues al dejar el peón en octava (junto el rey, las únicas piezas en las que un peón no puede coronar cuando llega a la última fila), y pulsar el reloj, se entendía que había completado su jugada. Una jugada que era ilegal, y que al ritmo establecido, cuesta la partida (si se reclama correctamente o interviene el árbitro). Este caso resulta curioso, pues las últimas modificaciones respecto al punto de la coronoción, dan más facilidades al que corona, permitiendo hacer este movimiento de múltiples maneras (dejar el peón en octava y cambiarlo antes de pulsar el reloj, con el peón en séptima dejar la pieza a coronar en octava y quitar el peón, etc.), pero el caso concreto de Topalov, supone finalizar tu jugada (pulsar el reloj) dejando un peón en la última fila: coronar sin coronar.

En el siguiente vídeo de la retransmisión en directo puede verse lo acontencido:

No es la primera vez que a Nakamura le intentan coronar incorrectamente. Caruana, en el torneo de Sant Luis, también a ritmo blitz, hizo lo mismo frente a Hikaru, aunque en esta ocasión Fabiano estuvo más listo que Veselin, e inmediatamente después intercambió el peón (que ya lo había dejado en octava y pulsado al reloj), por una dama, como puede verse en este vídeo (la partida por cierto, continuó):

Una vez esclarecida la polémica partida, el estadounidense salió muy fortalezido consiguiendo un punto entero donde parecía que no conseguiría ninguno. Ese impulso le sirvió a Nakamura para vencer a Fressinet con negras, al tiempo que Carlsen puede recordar el nombre de Topalov durante el resto del torneo, no solo por la partida anterior en la que le habría ayudado mucho a Magnus una victoria del búlgaro, sino porque en esta ronda, y pese a estar en polos totalmente opuestos en la clasificación, no pasó del reparto de medio punto frente a Veselin. La penúltima ronda del día, la octava, finalizó con victoria de ambos aspirantes al primer puesto: Carlsen con blancas frente a Fressinet y Nakamura con negras contra Wesley So.

Carlsen en rueda de prensa tras ganar a Nakamura. | Foto: Lennart Ooetes (Chess24)
Carlsen en la rueda de prensa final. || Foto: Lennart Ooetes (Chess24)

Llegó así la última ronda. Carlsen estaba medio punto por debajo de Nakamura en la clasificación blitz, y punto y medio en la general, lo que obligaba a Magnus a desplegar su máximo nivel para vencer a Hikaru con negras, si quería seguir teniendo opciones reales de llevarse el torneo a su palmarés. Consiguió la hazaña tras entrar en una varianta del gambito de dama aceptado, con despliegue táctico desde la apertura: justo lo que necesitaba para revertir la situación. Aún así, Nakamura salió mejor de la apertura, pero Magnus no se rindió, y pese a tener peón de menos, consiguió una posición en un final de torre y alfil del mismo color en la que ambos jugadores comenzaron a repetir. Hikaru quiso ser más ambicioso, y no entró en la tercera repetición. Se simplificó la posición y el estadounidense cometió el error de permitir que Magnus incorporara su rey a la sexta fila. Con el rey blanco completamente pasivo en g1, el avance del peón negro de la columna "e" fue totalmente decisivo para el desenlace de la misma: 0-1, y todo muy abierto para el día de mañana.

Hay diversas plataformas con las que seguir la evolución del torneo. Por un lado se podrá seguir en la web oficial del torneo con especial atención a la cobertura en directo de Dailymotion que inclye chat en diferentes idiomas (inglés, francés y español). Chess24 ofrecerá retransmisión y comentarios en castellano, a cargo del Gran Maestro español Daniel Forcén y la WGM húngara Anna Rudolf.

VAVEL Logo