Mundial Femenino: Segundo día de desempates
Batsiashvili-Khurtsidze, entre georgianas anda el juego. || Foto: David LLada.

Segundo día de desempates en el Mundial de Teherán (dieciseisavos de final), y segundo día de emociones. De las 16 partidas disputadas, nueve llegaron al tie-break, lo que da una idea de la dureza de la competición. Con menos tiempo, hay más opciones de dar la sorpresa.

Cinco partidas se decidieron en la primera tanda de desempate (dos partidas semi-rápidas, 25 minutos + diez segundos de incremento por cada jugada realizada). En general, las favoritas hicieron valer los pronósticos: La hindú Dronavalli Harika (ranking nº 4) ganó con solvencia a la kazaja Dinara Saduakassova (ranking nº 29); la ex-campeona mundial, la búlgara Antoaneta Stefanova (ranking nº 7) se impuso a la georgiana Salome Melia (ranking nº 39) y otra ex-campeona mundial, la rusa Alexandra Kosteniuk (ranking nº 3), derrotó a la ucraniana Inna Gaponenko (ranking nº 35). La sorpresa la protagonizó la hindú Rout Padmini (ranking nº 40), que venció a una de las favoritas, la china Xue Zhao (ranking nº 8). Otra sorpresa, ésta más relativa, fue la victoria de la veterana sueca Pía Cramling (ranking nº 19), frente a la alemana Elisabeth Paehtz (ranking nº 13), veintidós años menor. La experiencia sigue siendo un grado.

Sigue la emoción

Dos partidas se decidieron en la siguiente tanda (dos partidas rápidas, diez minutos + diez segundos de incremento), esta vez sin sorpresas. La ucraniana Nataliya Buksa (ranking nº 52) sucumbió ante la georgiana Sopiko Guramishvili (ranking nº 45), y la rusa Natalija Pogonina (ranking nº 11) se impuso a la china Qiang Huang (ranking nº 22). Como dato curioso, en los restantes juegos de la siguiente tanda (partidas blitz, cinco minutos + tres segundos de incremento), se mantuvo la igualdad.

Los dos últimos encuentros se decidieron en la última tanda, la más emocionante: la muerte súbita o Armaggedon (la jugadora de más ranking juega con blancas y dispone de cinco minutos, las negras de cuatro, pero las tablas favorecen a las negras). La china Zhongyi Tan (ranking nº 9) entabló la última partida y batió a la ucraniana Anna Ushenina (ranking nº 24), y la sorpresa vino de la mano de la georgiana Nino Khurtsidze (ranking nº 42), quien derrotó a su joven compatriota Nino Batsiashvili (ranking nº 10).

El viernes empiezan los octavos de final, que prometen nuevamente ser emocionantes. Pueden seguirse las partidas a través de chess24,

VAVEL Logo