Las apuestas como parte del espectáculo
Varios ejemplares saliendo de cajones. / Fuente: casaapuestasdeportivas.com

En el artículo de hoy se intentara abordar un tema de sobra conocido para los más asiduos a las carreras de caballos, a los hipódromos y al mundo del turf en general. Existen muchas maneras de comenzar en el mundo del turf, ya sea por vocación; por tradición familiar; por afición; e incluso hay gente que se adentra en este mundo por el tema de las apuestas, es decir, por el mero hecho de ganar dinero. En el fondo, el turf es un mundo que vive de ilusiones y las apuestas es una de las bases principales de este deporte, sin las cuales sería imposible sostener esta industria.

 

Existen muchos tipos de apuestas en cuanto a las carreras de caballos, y junto a ellas muchos tipos de aficionados, cada cual con sus manías y características. Los caballos son una religión en países como Inglaterra o Francia, donde las apuestas llegan a movilizar miles de millones de euros, por lo que los mandamientos hay que seguirlos a rajatabla.

Primero de todo, vamos a comenzar con una mera distinción entre los apostantes para explicar los distintos tipos de apuestas que ofrece este deporte.

Existen los jugadores conservadores, aquellos que juegan más con la cabeza que con el corazón, los cuales muchas de las veces son los más beneficiados. Son jugadores abocados a apuestas no tan complejas y con menores expectativas. Las apuestas favoritas para estos son:

Ganador: consiste en acertar el nombre del caballo que cruza primero la línea de meta.

Colocado: consiste en acertar un caballo que llegara entre los tres primeros en el caso de que corran once caballos o mas, o entre los dos primeros si hay entre seis y diez participantes.

Existen otros jugadores que, a diferencia de los conservadores, no se atreven con los escalafones más altos y mas suicidas de las taquillas, pero su afán de superación y motivación hace que se decanten por este tipo de apuestas y dejen de lado las apuestas en teoría más sencillas.

Gemela exacta: consiste en acertar los dos primeros caballos que cruzaran la meta. En el caso de que la carrera tenga cinco o menos participantes los dos caballos tendrán que entrar en el orden escogido.

Gemela reversible: al igual que en la gemela exacta, consiste en acertar los dos primeros caballos en cruzar la linea de meta, pero en el caso de que la carrera conste de 6 caballos o más no importara el orden de los dos caballos.

Gemela colocada: consiste en escoger dos caballos que pueden quedar entre las tres primeras posiciones en las carreras que hay más de once caballos.

Doble: consiste en acertar el ganador de dos carreras consecutivas.

Si por el contrario, eres un jugador atrevido, y el riesgo corre por tus venas, estas seran tus apuestas:

Trio: este tipo de apuesta se puede realizar en carreras a partir de cuatro participantes y consiste en acertar el orden de los tres primeros caballos en cruzar la línea de meta.

Trio Box: al igual que en el trioconsiste en acertar los tres primeros caballos en llegar a meta, pero en este caso no importa el orden de llegada.

Pick 4: consiste en acertar los ganadores de cuatro carreras consecutivas, teniéndose que realizar esta apuesta antes de la segunda carrera.

Y es que hay sensaciones que realmente te hacen sentir la vida como propia, hay momentos que te hacen sentir vivo. Y una carrera de caballos enfilando la recta final es una de las más gratificantes. En ese momento no existe el antes ni el después, no importa el dinero apostado ni el que puedes ganar, no existe la vergüenza, no existe el tiempo... todo queda resumido en emoción, en vida, en turf.

El hipódromo no es el lugar idóneo al que ir a ciegas, en un hipódromo todo tiene sentido, hasta el más mínimo detalle. El turf significa estudio, dedicación, constancia... y las apuestas son parte del espectáculo y por ello hay que tomarlas como tal.

VAVEL Logo