Diccionario turfístico: para no perderse en las carreras

El mundo de las carreras de caballos (o turf) es un deporte apasionante, pero también complejo. Cualquier persona que se acerque al hipódromo, al oír a dos viejos aficionados, puede pensar que hablan en otro idioma. No en vano, el mundo del caballo en general, y de las carreras en particular, guarda un vocabulario muy rico pero poco conocido. A continuación, se detalla la primera entrega de este particular diccionario.

Diccionario turfístico: para no perderse en las carreras
Diccionario turfístico VAVEL | Montaje: Santiago Arxé

Turf: sinónimo de carreras de caballos. Aunque, en líneas generales, ambos términos pueden usarse indistintamente, en Estados Unidos se distingue entre las carreras sobre hierba (turf) y sobre arena (dirt).

Dirt: carreras sobre arena. Son especialmente populares en Estados Unidos. En España, las nocturnas de Madrid o algunas jornadas de Dos Hermanas, se disputan sobre esta superficie.

Furlong: medida de longitud inglesa que equivale a 201,168 metros. Es la medida más común para catalogar los hipódromos y las carreras (“es un sprint, se corre en 5 furlongs”. “Ha aguantado bien hasta el último furlong, ahí ha perdido la carrera”). Si los campos de fútbol se miden en metros y los de rugby en yardas; las pistas de carreras tienen furlongs.

Sulky: vehículo ligero con dos ruedas y un asiento, usado en las carreras de trote. En este tipo de carreras, los jockeys pueden ir encima del caballo o, como en este caso, conducirlo dentro de su sulky.

Pista (buena, blanda, pesada): el estado de la pista, en el mundo de las carreras, es fundamental. Las pistas pesadas aumentan las distancias. Además, hay caballos especialistas en terrenos más o menos blandos. Para medir el estado de la pista, se usa una escala de 0 a 5 con distintas categorías: de 0 a 2,5, se habla de pista dura, de 2,6 a 3, pista firme; de 3,1 a 4, buena; de 4,1 a 5 pesada y, a partir de 5, muy pesada.

Chaquetilla: literalmente, la chaquetilla es la prenda superior que lleva el jockey y que identifica a la cuadra para la que va a correr. Por ello, chaquetilla también se usa como sinónimo de cuadra (“ha ganado con la chaquetilla de Godolphin”). Cada cuadra tiene su propia chaquetilla, con unos colores que debe registrar previamente para evitar confusiones. La chaquetilla en el turf es como una camiseta de fútbol: identifica a qué “equipo” (cuadra) pertenece ese participante.

Tapones: elemento que se coloca en las orejas de los caballos más asustadizos para minimizar el ruido y evitar sustos. No todos los caballos los llevan, cada preparador decide si es mejor ponerlos o no y, cuando un caballo los porta, aparece con la llamada “4”, junto al nombre del participante.

Anteojeras: complemento que cubre la cara del caballo y, muy especialmente, parte de la visión del animal. Consta de unas medias esferas que, colocadas cerca de los ojos del caballo, le obligan a centrar su vista en la carrera. Si un caballo porta anteojeras en la carrera, llevará la llamada “5”.

Carrilleras: elemento que, colocado en los montantes (correas laterales) de la cabezada, limitan también la visión del caballo; pero en menor medida que las anteojeras. Son unas bandas más anchas que la propia cabezada que, al colocarlas detrás de los ojos, limitan parcialmente la visión del caballo. Cada vez que vea un número “3” junto al nombre de un caballo, significa que llevará carrilleras.

Milla: de nuevo, una medida de longitud inglesa. Concretamente, son 1609,344 metros aunque, para simplificarlo, suele traducirse en 1600 metros (¡u 8 furlongs!). Es una de las distancias más recurrentes en las carreras. Las Poules, una de las carreras más importantes para tres años, se disputan sobre esta distancia. Además, la milla también sirve como medida para conocer la distancia de otras carreras: las pruebas de 2.400m también se conocen como “de milla y media”.

Banderas (azul, amarilla, roja): las personas más observadoras se habrán percatado de que en el hipódromo, a veces, está izada una bandera azul. Esto no significa que el agua esté perfecta para darse un baño. La bandera azul indica que los caballos ya pueden entrar en cajones para, posteriormente, dar inicio a la prueba. Cuando esta es izada, los caballos quedan a las órdenes del juez de salida. Si algún caballo díscolo recela y no quiere entrar, el juez de salida terminará izando la bandera amarilla. Cuando ésta esté en alza, el juez de salida decidirá el momento de inicio de la carrera, aunque haya caballos que no han entrado en cajones (los cuales no participarán en la prueba). Finalmente, también pueden verse banderas rojas, aunque son menos frecuentes. Las banderas rojas son visibles cuando ha habido un incidente en carrera y es necesaria la asistencia de veterinarios.

Handicap: tipo específico de carreras de caballos. En las carreras, el peso que lleva un caballo es fundamental: cuantos más kilos porte, más difícil tendrá ganar. En las pruebas más importantes, los caballos suelen portar pesos similares (aunque con algunas especificaciones). Pero existen otro tipo de carreras, los handicaps, donde los animales portan kilos dependiendo de su valor. En estas carreras, la finalidad no es encontrar al mejor caballo sino intentar que todos tengan las mismas oportunidades. Para ello, los caballos de más valor llevan más peso y, así, se intentan “igualar” las oportunidades de todos. Los handicaps son carreras apasionantes, donde muchos caballos pueden llegar en distancias mínimas. Y, sobre todo, son un gran reto para los aficionados.

Outsider: término inglés que denomina al caballo con pocas opciones en la carrera. Un caballo outsider es aquel ejemplar que, por distintos factores (falta de forma, reaparece, demasiados kilos, distancia poco favorable…) no tiene muchas posibilidades en esa carrera. Pero, cuidado, a veces los outsiders dan sorpresas y dejan jugosos dividendos.

Distanciamiento: sanción que se le impone a un participante cuando, tras haber transgredido alguna norma en carrera, es relevado de su puesto y “distanciado” a otro. Es el castigo más severo que puede imponerse a un competidor en la carrera. Normalmente, los distanciamientos se producen por cambios de línea peligrosos, por cortar la acción a otro caballo… Es decir, cuando, básicamente, un caballo ha molestado a otro, evitándole conseguir un puesto mejor. 

Cuerpos (distancia en meta): en una carrera no sólo es importante quién gana, sino la distancia por la que gana. Esa distancia se mide en “cuerpos”, que son cuerpos de caballos. Los cuerpos que “mete” un caballo a otro no sólo hacen más impresionante su victoria, sino que son importantes de cara a su valoración y peso que llevarán en los handicaps.

Cajones: estructuras que sirven para igualar la salida de las carreras. Constan de una hilera, dividida por apartados, donde se situarán los caballos. Cuando el juez de salida da la orden, todos los cajones se abren a la vez; por lo que todos los caballos tienen la oportunidad de salir desde el mismo punto en el mismo momento. Aunque no es habitual en España, los cajones no son la única manera de comenzar una carrera. También puede hacerse con “cinta”.

Stayer: caballo especializado en largas distancias. También conocido como fondista, son aquellos ejemplares que dan su mejor valor en distancias largas. Se entiende que un caballo va ganando “fondo” con la edad, por lo que los mejores fondistas suelen ser más viejos.

Flyer: caballo especializado en distancias cortas. En español son llamados velocistas. Son aquellos ejemplares especializados en sprints o distancias cortas. 

Pacemaker: otro anglicismo, en este caso para referirse a un caballo que hace “la carrera a otro”. En pruebas importantes, algunas cuadras deciden inscribir dos ejemplares para que, el que tiene menos posibilidades de victoria, plantee una carrera que beneficie a su compañero. Aunque nada prohíbe a una misma cuadra presentar tantos caballos como crea, sí existe la obligación de que todos los caballos disputen la carrera.