Wilson conduce a los Seahawks a la victoria sobre New England
Foto: Seattle Seahawks

Con qué razón le dieron el horario estelar. El Sunday Night Football de la semana 2 de la NFL no decepcionó, sino todo lo contrario. En un juego de alarido, Patriots y Seahawks hicieron un marcador combinado de 65 puntos, y fue el equipo de Pete Carroll el que se quedó con la victoria por 30 - 35.

Por segunda jornada consecutiva, Russell Wilson salió al emparrillado en estado de gracia. El siete veces probowler se sirvió con la cuchara grande ante la defensiva patriota y lanzó cinco pases de anotación (lleva nueve en dos partidos).

Del otro lado, el quarterback tampoco dejó mucho que desear. Después de demostrar su fortaleza yendo por pies ante los Dolphins, Cam Newton dejó en claro que su brazo derecho sigue siendo una amenaza, y, aunque no ganó el partido, siguió sumando a sus estadísticas terrestres.

El partidazo inter-conferencia de este domingo por la noche dejó varias cosas por analizar, a la par de haber demostrado un par de cosas importantes: los Seahawks, sin lugar a duda, son un fuerte contendiente a llegar al Super Bowl; y New England, aun sin Tom Brady, continúa siendo un rival de peligro, y sigue aspirando a los primeros puestos de la AFC.

Wilson en modo prime time

Durante una conferencia de prensa reciente, Bill Belichick aseguró que no existe un quarterback que sea mejor que Russell Wilson, especialmente lanzando a la zona profunda. El egresado de Wisconsin no tuvo problema en demostrarle al entrenador de los 'Pats' que, efectivamente, tenía razón en sus palabras.

Y es que Wilson no sólo lanzó para cinco touchdowns, sino que se mostró sumamente preciso en todos sus envíos (completó el 75% de ellos). Como ha sido una constante durante toda su carrera, el portador del jersey número 3 se vio presionado en muchas ocasiones, y ni si quiera en esas circunstancias perdió la calma ni la estabilidad para lanzar. Cierto, Devin McCourty le propinó un pick-six en su primera serie ofensiva, pero esa intercepción habría que apuntársela a Greg Olsen, que no pudo quedarse con un pase sencillo.

Fuera de este pecado, que va a su estadística pero del cual no fue culpable, el campeón del Super Bowl XLVIII tuvo una noche memorable. Su impresionante rating de pasador de 132.14 ante una defensiva tan bien entrenada como la de New England habla del gran jugador que llama las señales en Seattle, y de lo lejos que puede llegar el conjunto de la Ciudad Esmeralda si mantiene saludable a su estrella.

Repartiendo el amor

Como ya se mencionó anteriormente, Russell Wilson lanzó para cinco touchdowns ante los Patriots. Por si este dato no fuera ya algo impresionante, hay que destacar que todos estos pases tuvieron receptores distintos (Tyler Lockett, D.K. Metcalf, David Moore, Freddie Swain y Chris Carson). De hecho, en todo el partido, siete jugadores diferentes recibieron los envíos de Wilson.

Aunque Tyler Lockett fue, con distinción, el hombre que tuvo más recepciones por parte de los Seahawks (7), el hecho de que el quarterback sea capaz de encontrar a diferentes objetivos habla del buen entendimiento que hay entre emisor y receptores de pases. A pesar de no haber tenido partidos de pretemporada, Seattle logra que todas sus armas a la ofensiva se involucren en el juego, y hasta un novato como Swain pudo cimbrar en las diagonales.

Newton va conociendo a sus armas

Al igual que Wilson, Cam Newton conectó con siete diferentes receptores en este Sunday Night Football. Pero, a diferencia de su adversario, de los 30 pases que completó 'Super Cam', 22 de ellos (el 73%) se concentraron en sólo tres jugadores: Julian Edelman (8), N'Keal Harry (8) y Damiere Byrd (6).

Pero, aunque podría sonar contradictorio debido a la evaluación que se dio a la variedad de armas que utilizó Russell Wilson, estas estadísticas no son un punto negativo en la actuación de Newton.

Cuando se es un mariscal de campo recién llegado a un equipo, es natural que busques asociarte con un número reducido pero efectivo de receptores. Y, cuando se es un mariscal de campo recién llegado a New England, lo más probable es que Edelman sea tu principal objetivo durante las primeras semanas.

En dos partidos, la 'Ardilla' suma 13 recepciones para 236 yardas. Un número más discreto pero similar a efectos prácticos es el de Harry, quien cuenta con las mismas 13 atrapadas y 111 yardas. Me aventuro a predecir que, por el momento, éstos dos van a ser las válvulas de escape de un quarterback que se está adaptando a un nuevo esquema de juego y que, durante ese proceso, buscará manos seguras que puedan ayudarlo a encadenar buenas actuaciones.

La nueva opción ofensiva de los Patriots

Si hay algo que el equipo de Belichick no perdió con la partida de Tom Brady, eso es movilidad bajo el centro. 'TB12' entra sin lugar a dudas en la discusión del mejor llamador de señales de todos los tiempos, pero queda claro que su punto débil era el juego de piernas, que no le brindaba ninguna variante a su equipo. Con Newton, eso se acabó.

Desde su llegada a la Liga en 2011, Cameron se ha distinguido por ser un mariscal de campo capaz de vulnerar a la defensiva por la vía terrestre. Contra los Seahawks, por segunda semana consecutiva, él fue el líder corredor de los 'Pats' con 47 yardas y 2 touchdowns.

El coordinador ofensivo de New England, Josh McDaniels, debe estar muy contento de tener una opción extra al momento de mandar las jugadas. Sin embargo, también debe cuidar de no abusar de las piernas de Newton. En primer lugar, para no exponer demasiado a un jugador propenso a lesionarse; y, además, por el riesgo a que su ataque se vuelva predecible.

En la última jugada del partido, los Patriots tuvieron la oportunidad de arrebatarle la victoria a Seattle en su propia casa. No obstante, a una yarda de anotar y con dos segundos en el reloj, lo que se ordenó fue una corrida personal del mariscal de campo, jugada que ya se había utilizado con éxito en las dos ocasiones en que el equipo se acercó a la línea de gol. La defensiva de los Seahawks parecía haber estado esperando que 'Super Cam' intentara anotar por tierra, y no tuvieron problema en detenerlo.

Un quarterback que puede correr es un efectivo muy valioso en el fútbol americano moderno, pero hay que saber tomarlo con calma. En la semana 2, los 'Pats' pagaron el precio por su falta de imaginación, pero no esperen ver muchos más errores de este tipo en la escuadra de Bill Belichick de ahora en adelante.

D.K. Metcalf: una oda al juego del presente

Durante la temporada 2019, Stephon Gilmore se consgró como uno de los mejores defensivos profundos de la Liga. En 17 partidos, el esquinero no permitió que ningún pase lanzado en su dirección terminara convirtiéndose en touchdown. Pero, en este último encuentro, D.K. Metcalf hizo lo que quiso con el veterano.

El receptor abierto de segundo año es, probablemente, el jugador más físico de la NFL en la actualidad. Su gran musculatura y los 104 kg. de peso, atípicos en un wide receiver, no le impiden tener la velocidad necesaria para superar a uno de los mejores esquineros de la Liga. De hecho, Metcalf 'quemó' a Gilmore con una recepción de 54 yardas para la anotación.

De acuerdo con los datos registrados en las primeras dos semanas de la temporada 2020, Tyler Lockett sigue siendo el objetivo favorito de Russell Wilson. Sin embargo, pareciera cuestión de tiempo para que el egresado de Ole Miss se haga con el puesto de receptor número uno, aunque, eso sí, tendrá que trabajar su seguridad de manos.

Líderes: New England Patriots

Pases: Cam Newton (30/44, 397 YDS, 1 TD, 1 INT).

Acarreos: Cam Newton (11 ATT, 47 YDS, 2 TD).

Recepciones: Julian Edelman (8 REC, 179 YDS).

Líderes: Seattle Seahawks

Pases: Russell Wilson (21/28, 288 YDS, 5 TD, 1 INT).

Acarreos: Chris Carson (17 ATT, 72 YDS).

Recepciones: D.K. Metcalf (4 REC, 92 YDS, 1 TD).

VAVEL Logo