Colorado Avalanche vence a Edmonton Oilers en un partido de locura
MacKinnon bate a Mike Smith | Foto: risepei.news

(1) Colorado Avalanche 8-6 Edmonton Oilers (0)

Las finales de conferencia abrieron el telón con un partido donde reinaron la emoción y el caos, y sobre ellos, los Colorado Avalanche, que acabaron llevándose el botín a su cofre del tesoro.

Y es que los Oilers mientras el partido estuvo en el filo de la navaja, no podían igualar a los Avalanche en intensidad atacante, en patinaje, y a duras penas podían defender el torrente atacante de sus rivales. Cierto que la jugada polémica de la noche, el gol de Cale Makar, precedido por un fuera de juego de Nichushkin, no fue valorado así por los árbitros, volcó la balanza hacia los locales, pero aún así, Jay Woodcroft, entrenador jefe interino de los petroleros, elegantemente no cargó la derrota en este hecho.

Porque siendo sinceros, Colorado estuvo controlando el partido en los dos primeros tercios, y tarde o temprano habría encontrado el punto de ruptura de sus rivales. Pero las cosas son como son y el partido entró en una vorágine de goles, que provocó la sustitución de Mike Smith al encajar su sexto gol, quizás tras el que menos culpa tenía tras impactar el disco en el cuerpo del único bigoleador de la noche, J.T. Compher, y dejó un final de periodo con un resultado de 7-4, una renta de tres goles para los de Jared Bednar.

El tercer periodo debe servir de advertencia a Colorado, porque lejos de sofocar la rebelión que inició Connor McDavid marcando el cuarto tanto de su equipo, siguió en modo ahorro durante el tercio definitivo, y le dio oxígeno a un equipo con mucha pólvora como Edmonton, además con su portería guardada por Pavel Francouz, tras la lesión de Darcy Kuemper en el segundo periodo, y dejaron que el marcador se estrechara hasta un 7-6 a 7:24 del final.

Pero los Avs consiguieron aguantar la victoria que llevaban amasando desde la primera parte del partido, aunque no consiguieron apagar el incendio del todo hasta 22 segundos del final, con Gabriel Landeskog cerrando el marcador a puerta vacía.

En definitiva, tras este partido queda claro que Colorado Avalanche va a tener que mantener la intensidad si no quiere que los Oilers les den algún zarpazo que les haga daño, o aún peor, los hiera de muerte. Edmonton al menos puede recordar que ninguna de sus dos eliminatorias anteriores ha comenzado con victoria, y tanto con Los Angeles, como Calgary, fue capaz de reajustarse y hacer olvidar el coladero defensivo que exhibió en dichos partidos. Alicientes para perder horas de sueño viendo esta eliminatoria, han quedado un montón tras este primer partido.

VAVEL Logo