Ignacio Capella (8 - 1) logró una importantísima victoria en su debut con PFL en el Accor Arena de París frente a más de 20.000 espectadores. Después de dos años sin competir y tras pasar el corte de peso más duro de su carrera profesional -tuvo incluso que cortarse los calzoncillos para dar finalmente las 156 libras en la báscula-, el menorquín de 31 años puso patas arriba la capital francesa al noquear al anfitrión, Yazid Chouchane (10 - 5).

Desde el inicio del primer asalto, Capella dominó los intercambios con Chouchane. El fortísimo luchador demostró, con cada uno de sus potentes golpes, su poder de KO, logrando tirar al suelo al francés dos veces antes de finalizar el asalto inicial. Ante la superioridad en el striking de el de Sant Lluís, Chouchane intentó cambiar la dinámica del enfrentamiento al intentar derribar a Capella para continuar la pelea en el suelo. 

Sin embargo, el menorquín ya sabía de esa posibilidad y defendió a la perfección el derribo. Esta acción iba a ser el preámbulo de lo que iba a deparar la pelea, porque cuando en el segundo asalto el francés lo volvió a intentar, Capella lo esperó con un poderoso uppercut de derecha que lo mandó a dormir, logrando así el sexto KO de su carrera profesional. Como curiosidad, el propio luchador ya predijo la semana anterior del combate que noquearía a su rival en el segundo asalto.

Con esta apabullante victoria, Capella se clasifica para la semifinal, que se disputará el 28 de septiembre en Glasgow. Su adversario será el luchador británico Connor Hughes (9 - 1), quien también noqueó a su adversario durante el mismo evento. De esta manera, el artista marcial mixto menorquín sigue con opciones de ganar el torneo y, por tanto, de lograr la recompensa de los 100.000 dólares y el puesto en la temporada regular de PFL Internacional.