El semáforo
de F1 VAVEL. Gran Premio de Abu Dabi 2015
El semáforo de F1 VAVEL. Gran Premio de Abu Dabi 2015

Verde

El mejor Nico Rosberg de siempre sigue en forma. El alemán de Mercedes vive actualmente su mejor racha en Fórmula 1 en todos los aspectos. Tras el Gran Premio de Singapur, el chip de Nico cambió y, de ser un piloto que competía con una indolencia alarmante, se convirtió en el rival de Lewis Hamilton que todos esperaban desde Australia, pero que llegó muy tarde.

Desde entonces, las seis poles han sido conseguidas por Nico Rosberg, no dejando margen a Lewis Hamilton los sábados. En Japón y en Estados Unidos, el inglés le arrebató la victoria, siendo especialmente doloroso en suelo americano, ya que, gracias al error de Nico, Lewis ganó la carrera y se proclamó campeón del mundo, algo que se habría evitado sin Rosberg no hubiera fallado.

Ya en México, Nico volvió a saborear las mieles de la victoria después de ocho carreras sin hacerlo, pues no ganaba desde el Gran Premio de Austria. En Brasil, repitió victoria y en Abu Dabi ha estado de nuevo intratable. En Yas Marina, Nico ha dominado de principio a fin, aunque el inglés le estuvo apretando hacia el final de la carrera.

Nico Rosberg afronta, de esta manera, la nueva temporada con una perspectiva diferente a la que vivía hace solamente dos meses. Quizá sea la última oportunidad que le reserva la Fórmula 1 para poder superar a su padre y convertirse en el segundo campeón hijo de campeón del mundo tras Damon Hill.

Sebastian Vettel es el otro nombre a destacar por su actuación en Abu Dabi. El tetracampeón del mundo ya está habituado a los sobresaltos en tierras emiratíes. Sin llegar a ser la exhibición de 2012, cuando terminó tercero a pesar de haber salido desde el pit lane, su carrera ha sido muy meritoria, llegando cuarto y sin cometer ningún error durante la carrera.

El de Heppenheim termina su primera temporada en Ferrari en tercera posición del campeonato, la única de las de honor que nunca había pisado. Con tres victorias y otros diez podios, su temporada ha sido todo lo buena que su Ferrari le ha permitido, llegando incluso a poner contra las cuerdas a Nico Rosberg en la lucha por el subcampeonato. No obstante, siempre le quedará la espina de no haber igualado el mundial que consiguió Kimi Räikkönen en su primer año con Ferrari (2007) y el subcampeonato de Fernando Alonso de su primera temporada en la escudería del cavallino rampante (2010).

Amarillo

Sergio Pérez ha vuelto a hacerlo. Con un monoplaza especialmente competitivo en circuitos de velocidad punta, el Force India, el mexicano ha vuelto a cuajar una actuación muy meritoria al terminar en quinto lugar y ser el primero detrás de los dominadores de la temporada, Mercedes y Ferrari. Además, en la jornada del sábado igualó su mejor resultado en parrilla al ser cuarto.

La temporada de Sergio Pérez ha ido de menos a más. Si la primera parte de la temporada, tanto Force India como ‘Checo’ no mostraron su mejor nivel, la segunda está marcada por el sensacional podio que logró en Rusia. La tercera posición de Sochi es el segundo podio conseguido en su paso por Force India y el tercero de la escudería asiática. En 2016, Sergio sólo puede aspirar a repetir éxitos, toda vez que se antoja difícil que Force India pueda progresar más de lo que lo ha hecho en 2015.

Kimi Räikkönen acaba la temporada con buen sabor de boca. El finlandés ha subido por tercera vez al podio en un año en el que, dado el nivel de Ferrari, se esperaba más de él. Mientras, su compañero, Sebastian Vettel, ha logrado 13 podios, tres de ellos victorias.

Si el objetivo que Ferrari esperaba del finés en su segunda etapa en su escudería era luchar por las victorias, nada más lejos de la realidad. No ha demostrado ser capaz de ganar ni en 2014 ni en 2015. Únicamente, en Baréin de esta temporada se pudo acercar, pero porque los Mercedes sufrieron problemas técnicos.

Mucho tiene que cambiar la actitud de Kimi si quiere volver a ser aquel que deslumbró en 2003, que luchó por el campeonato de 2005 y que, finalmente, lo consiguió en 2007. En cualquier caso, hay que recordar que en su segunda etapa en Fórmula 1 tras su fallida aventura en el WRC ya consiguió dos victorias con Lotus en Abu Dabi 2012 y en Australia 2013.

Rojo

El dispar criterio de la FIA a la hora de penalizar ha vivido en Abu Dabi su más esperpéntico ejemplo en mucho tiempo. Felipe Nasr tocó a Fernando Alonso en la salida y el español, incapaz de parar su monoplaza, embistió a Pastor Maldonado, que hubo de abandonar. A pesar de que, a todas luces, era un incidente de carrera sin más, la FIA decidió actuar e investigarlo. ¡Cuál no fue la sorpresa al ver que los investigados eran el español y el venezolano, exculpando al brasileño!

El sainete se hizo aún mayor cuando se anunciaba que la investigación concluía con un drive through para el de McLaren. Un incidente de carrera, desgraciado, pero incidente, terminaba con una dura sanción para un piloto que no fue más que un pasajero que poco pudo hacer para evitar colisionar contra Pastor.

No es de extrañar que, al término de la carrera, Fernando Alonso pidiera “sentido común” a la FIA. Es de esperar que la Federación Internacional de Automovilismo reconsidere su posición de cara a futuros incidentes.

VAVEL Logo