Ecuador Mundial F1: Charles Leclerc, el 'niño' con madera de leyenda
Fotomontaje VAVEL | Martín Velarde

Ecuador Mundial F1: Charles Leclerc, el 'niño' con madera de leyenda

El piloto monegasco de 20 años ha cuajado una primera mitad de campeonato excelente, que le ha avalado para estar en boca de todo el Paddock de la Fórmula 1 en su primera temporada en el 'Gran Circo'.

joel-oliva-pacheco
Joel Oliva Pacheco

Charles aterrizó al escenario de la Fórmula 1 como alguien que debía prometer mucho. Su historial, le empujaba a llegar con esa reputación y con esa imagen, llegó como 'rookie' a GP3 y ganó el mundial, de igual manera, en su primer año en Fórmula 2, sin despeinarse, también se alzó con el título en una categoría que normalmente es muy disputada y complicada, pero no fue así, no para él, que lo hizo todo fácil. 

Tras esto, el salto a Fórmula 1, y después de ya varios test con Haas, Ferrari y Sauber, entre estos dos años de GP3 y Fórmula 2, era inminente. Hacía tiempo que un chico de la academia de Ferrari no subía a Fórmula 1 de manera tan convincente como piloto titular, Giovinazzi y Marciello estuvieron cerca, Antonio más, pero no lo lograron, y con Leclerc nunca hubo ninguna duda. "Es diferente, es un piloto que sale cada 25 años", declaraban algunas celebridades del paddock. 

Hungría, y una mala forma de irse al parón

El piloto nacido en Mónaco ha tenido mala suerte en las últimas tres carreras, tras cosechar un gran cúmulo de buenos resultados en la mayoría de las pruebas anteriores. Tras volver a puntuar en Austria, en Silverstone todo empezó a torcerse. Pit - Stop defectuoso más la mala colocación de uno de los neumáticos que propiciaba que el Sauber #16 se parara y se retirara de la carrera. 

En Alemania, de nuevo, mala suerte, quizá no tan ajena a su comportamiento o actuación, pero si fuera de su control total. Cuando la lluvia empieza a presentarse en algunos puntos del Hockenheimring, el monegasco es uno de los primeros en apostar por los Intermedios que luego resultaron ser la estrategia errónea, por lo que tuvo que volver a entrar 'box' a poner neumáticos de seco, esto acompañado de un trompo realizado perfectamente en la curva 1, relegaron al piloto de 20 años a la decimoquinta posición. 

Por último, en el Hungarioring, la esperanza era alta, el circuito le podía ir bien a Sauber, y se presentaba como un fin de semana ideal para sumar algún punto y retomar la buena senda de cara al parón veraniego. En ningún momento fue así. Para el equipo en general fue un fin de semana malo desde el principio, por primera vez desde China, Leclerc se quedaba fuera de la Q2, y nada más empezar la carrera, un toque con los Force India en la salida le dejaba fuera de la prueba en la primera vuelta, prácticamente en la primera curva. 

Evolución en la 1a parte de la temporada

De doce pruebas, en este ecuador de mundial,  Leclerc ha puntuado en cinco ocasiones, y en 8 ha estado mínimo en la Q2, con algunas apariciones en Q3, algo impensable para su compañero, Marcus Ericsson, con el mismo monoplaza. No obstante, las primeras carreras como adaptación, y en las últimas la mala suerte, han empañado una brillante primera parte de su primer mundial de Fórmula 1. Estos han sido sus resultados completos: 

Gran Premio Posición Puntos
Australia 13 0
Baréin 12 0
China 19 0
Azerbaiyán 6 8
España 10 1
Mónaco Retirado (accidente vuelta 72) 0
Canadá 10 1
Francia 10 1
Austria 9 2
Gran Bretaña Retirado ('Unsafe Release') 0
Alemania 15 0
Hungría Retirado (accidente en la salida) 0

Tres carreras no finalizadas de doce posibles, en su primer año con un Sauber, no esta nada mal y más si se tiene en cuenta que no fue su culpa en ninguno de los casos: en Mónaco se quedó sin frenos adelantando a Hartley (problema mecánico), y de haber seguido con normalidad hubiera puntuado de nuevo. En Gran Bretaña, fallo del equipo en 'boxes', y en Hungría un bocadillo de Force India se lo meriendan en la salida, donde nunca se pude hacer nada, más que dar la carrera por finalizada. 

Charles Leclerc. Foto: Fórmula 1
Charles Leclerc. Foto: Fórmula 1

Puntos fuertes y puntos débiles

Como se mencionaba anteriormente una cita de algunas personalidades importantes del 'Gran Circo', que aseguraban que "un piloto como este, te sale cada 25 años", ya se puede deducir que no se caracteriza por tener muchos puntos débiles. Tanto en GP3, como en Fórmula 2, era realmente difícil ver si tenía alguno; realmente, no posee ninguno, pero de cara a estar corriendo en Fórmula 1, hay una pequeña mancha que se irá rápido para dar paso a todos los puntos fuertes posibles. 

Es la experiencia. La Fórmula 1, no es la Fórmula 2, y tampoco la GP3, y eso implica un salto muy grande, de monoplaza, de competición, de gente contra la que compite, de estructura del equipo, etc... Y es lo que más factura le ha pasado a un chico de 20 años, al que tan solo le costó tres carreras vencer a la experiencia. Como dijo un sabio una vez: "En la vida estamos en continuo aprendizaje", Charles deberá seguir aprendiendo, le queda mucha experiencia por coger aún en su primer año, pero, si se le quita este factor, ¿qué sucede? Ningún defecto.

Rápido, consistente, en buena sintonía para trabajar con todo su equipo, sabe escuchar, sabe ser agresivo cuando hay que serlo, conservador cuando toca, y adelantar en el momento preciso que requiere la prueba. Pero de manera ajena a todos estos 'pro', hay algo que sobresale por encima de todo, que es la mente y la cabeza. Es listo, muy listo, lee las carreras a la perfección, es muy cauto, tiene los pies en el suelo, y no se deja llevar por nada, ni por nadie, sabe lo que hace, sabe como y sabe cuando tiene que hacerlo, y esa mente, es, y será, su mejor arma. 

La mejor manera de ver como hace las cosas, es viendo una respuesta que dio a un periodista la semana pasada en Hungría. El periodista en el 'corralito', le preguntó sobre su posibilidad de ir a Ferrari en 2019, dada su buena primera mitad y su indudable talento, a lo que el joven Charles respondió: "Jules Bianchi merecía un asiento en Ferrari más que yo". En más de una ocasión, Leclerc, menciona al que para él era su "hermano mayor", pero más de una persona de su entorno asegura que es mejor no preguntarle sobre el francés, ya que le entristece y le entra depresión. Con 20 años ha perdido a su padre y a su hermano mayor, y eso asegura que le ha hecho más fuerte. 

Charles Leclerc. Foto: Fórmula 1
Charles Leclerc. Foto: Fórmula 1

Posible evolución en la 2a mitad del año

Con la primera mitad del año para poder adaptarse a la máxima categoría del automovilismo, Charles deberá apretarse los machos para poder seguir sumando puntos con un Sauber Alfa Romeo en las siguientes nueve carreras y así optar a un mejor asiento en 2019, ya sea el de Haas, por que no el de Ferrari, si el equipo italiano quiere hacer una apuesta arriesgada desde un buen principio con Leclerc. 

Leclerc tiene ganas de hacerlo bien, sabe que tiene la habilidad y sabe que tiene la base, solo hace falta materializarlo en resultados. Él siempre ha explicado que sin Jules Bianchi y su padre, nunca hubiera llegado a la Fórmula 1, pero a parte, también ha reconocido en más de una ocasión que le gustaría conseguir todo aquello que Bianchi no pudo si no hubiera sido por el fatídico accidente en Suzuka 2014. ¿Logrará llegar hasta el más allá, empezando por la segunda parte del 2018?

Conclusión

Finalmente, no hay duda de que Leclerc es la gran revelación de la temporada. Es cierto que sus expectativas a principio de temporada hacen que sea algo "no tan extraño", pero de todas maneras, con la Fórmula 1 actual, de tecnología punta y coches extremadamente complicados de entender, es de admirar con la facilidad que Charles le ha cogido el pulso a la categoría. 

Con lo realizado hasta ahora, prácticamente, tiene asegurado un asiento mejor que el del Sauber para 2019. Haas podría ser su mejor opción para no dar el salto grande tan pronto a Ferrari, aunque también es algo que se contempla en Maranello. Lo que es seguro es que seguirá progresando, y que en un futuro para nada lejano, las siglas "LEC" aparecerán en el P1 de muchas carreras. 

VAVEL Logo