¿Qué sería del deporte sin la afición? Una pregunta, quizás, difícil de negar. Desde los inicios, el público ha sido el gran benefactor de que deportes y competiciones de cualquier disciplina crezcan a lo largo y ancho, rompiendo las fronteras de lo conocido. Es vital, por tanto, descubrir a los grandes desconocidos como son los miles de aficionados alrededor del mundo que elevan cada fin de semana de carreras a que MotoGP sea una de las grandes competiciones aún por conocer.

Hay pocas cosas comparables en la vida que se asemejen a cómo un aficionado medio al mundo del motor puede llegar a vivir un fin de semana de Gran Premio sin importar el lugar ni la compañía, y mucho menos, las condiciones climatológicas. 

Marc Márquez compartiendo tiempo con aficionados de su fan club, uno de los más grandes en la actualidad de MotoGP / Fuente: La Comarca
Marc Márquez compartiendo tiempo con aficionados de su fan club, uno de los más grandes en la actualidad de MotoGP / Fuente: La Comarca

El factor fans

La competición cuenta con la excelencia de mantener un amplio número de aficionados, que sin importar las situaciones, son fieles al deporte de motor. Desde Qatar hasta la última cita en Valencia, MotoGP recorre durante meses cada rincón del mundo recibiendo constante el apoyo y calor de los seguidores y presentes en los trazados. 

A pesar de ello, es claro identificar alguna que otra diferencia cuando el lenguaje es similar al predominante entre los protagonistas del paddock. Españoles, italianos, e incluso, franceses son los grandes protagonistas del fervor fanático entre las filas de MotoGP. La culpa quizás la tengan las propias figuras públicas. Marc Márquez, Valentino Rossi, o incluso el recién llegado, Pedro Acosta. Estos tres países europeos parecen concentrar el mayor porcentaje posible de dedicación y amor por las motos.  

La marea amarilla ha acompañado a Valentino Rossi durante más de dos décadas alrededor del mundo / Fuente: Motociclismo
La marea amarilla ha acompañado a Valentino Rossi durante más de dos décadas alrededor del mundo / Fuente: Motociclismo

¿Cuál es tu piloto favorito? Las respuestas de los aficionados siempre está clara. En el mismo momento en el que resuena la pregunta por su cabeza ya tienen claro qué nombre mencionar. ¿Los motivos? Es cuestión ya de que cada uno dé sus opiniones. En el abanico de opciones que MotoGP ofrece, la libertad de expresión y de opinión se hace presente.

La existencia de movimientos fanáticos en torno a uno u otro piloto por determinada circunstancia parece que para muchos toma su base en las redes sociales. Sin embargo, quien crea en ello debe saber que está equivocado y que de MotoGP conoce muy poco. Quizás por que no vivió la explosión de la mano de Valentino Rossi. Il Dottore siempre ha marcado un antes y después en MotoGP, y como no, en este tema no podría dudarlo en hacerlo.

La marea amarilla ha estado presente en cada uno de los logros del italiano. En sus títulos mundialistas, sus celebraciones locas, pero sobre todo, cuando más lo ha necesitado en época de lesiones o el más reciente, con su adiós definitivo a la competición. 

Valentino Rossi agradeció durante su adiós a MotoGP en el Gran Premio de Valencia el apoyo recibido por los aficionados / Fuente: Motociclismo
Valentino Rossi agradeció durante su adiós a MotoGP en el Gran Premio de Valencia el apoyo recibido por los aficionados / Fuente: Motociclismo

La importancia de mantener a los aficionados 

MotoGP necesita al aficionado tanto como los propios aficionados necesitan a la competición. Su relación rompe las fronteras del amor. La influencia comercial, social y cultural es determinante. En la pasada temporada, MotoGP alcanzó un hito histórico al alcanzar una frívola cifra de más de 50 millones de fans en plataformas sociales y digitales. 

A través de su cercanía presente en los diferentes circuitos que la competición visita en el calendario anualmente, los aficionados generan importantes cifras económicas que le permiten seguir creciendo. La compra de merchandising es uno de los puntos que mayores beneficios han generado a MotoGP: desde gorras edición especial, pasando por banderas personalizadas y camisetas conmemorativas por títulos o despedidas, incluyendo descuentos para aficionados fieles. 

Puestos de venta de merchandising en las afueras del trazado de Jerez / Fuente: Motociclismo
Puestos de venta de merchandising en las afueras del trazado de Jerez / Fuente: Motociclismo

Por dicho motivo, desde Dorna y la FIM trabajan porque esta relación continúe. Aunque los métodos para hacerlo, no sean del gusto para todos, ambas entidades están imponiendo actividades, que como la Pit Walk, acerquen a los aficionados lo máximo posible a cómo viven los pilotos el fin de semana. 

Vivir el ambiente como si estuvieses dentro 

En el Circuito de Jerez-Ángel Nieto saben como hacerlo. Cada temporada, con la cuarta cita del calendario los pilotos confiesan cómo, a pesar del ruido y estruendo de las motos, pueden sentir el clamor y apoyo constante de la afición. Además, explican que esto les ayuda a dar el máximo y sentirse más seguros sobre la moto.

La compenetración entre aficionados-pilotos rompe las fronteras de lo conocido. Su química influye hasta en los resultados de la propia carrera. Aún más, cuando es tras una grave caída. La zona de Pelousse en el trazado jerezano sabe de sobra cómo animar al piloto tras un mal resultado. En la memoria quedan momentos como la caída de Marc Márquez, cuando era todavía piloto de 125cc, en la curva 9 a varias vueltas de alcanzar las primeras posiciones o el empujón a ritmo de "Tito, Tito" para que el español lograse alguna que otra victoria. 

Aficionados presentes en el Circuito de Jerez con neveras, sombrillas y cerveza para presenciar el Gran Premio de España / Fuente: Diario de Jerez
Aficionados presentes en el Circuito de Jerez con neveras, sombrillas y cerveza para presenciar el Gran Premio de España / Fuente: Diario de Jerez

El ambiente es único. Madrugar para vivirlo una obligación. Para los aficionados no es un problema, por ello cada domingo de carreras madrugan para estar desde las 5 o 6 de la mañana y ser testigo de momentos únicos como el encendido del Circuito en el mismo instante en el que comienza a amanecer. 

Comunidad, apoyo y solidaridad

Los aficionados están aprendiendo con el paso del tiempo que la unión hace la fuerza, por ello, es común que existan cada vez más club de fans y que traten de unir a cualquier persona sin importar las circunstancias, lugar ni procedencia.

A su vez, toman consciencia de la importancia de apoyarse mutuamente y enseñarlo desde que son niños a los más pequeños de la casa. Una carta, un vídeo o incluso, un pequeño dibujo artístico de una niña pueden ser una gran oportunidad creativa para seguir demostrándole a su piloto favorito que siempre estarán presentes. 

La solidaridad interpersonal se extiende a las redes sociales. Lo positivo toma impulso sobre lo negativo, aunque es importante seguir trabajando por erradicar con la mayor rapidez posible aquellos mensajes que no aportan nada. La rivalidad entre comunidades no aporta nada al motociclismo, y por el contrario, provoca que lo desmerite. 

Pancarta de aficionados de MotoGP durante el Gran Premio de Valencia / Fuente: Levante EMV
Pancarta de aficionados de MotoGP durante el Gran Premio de Valencia / Fuente: Levante EMV

Cada piloto tiene algo único y cada vez que se suben a la MotoGP lo demuestran. El motociclismo conlleva riesgos, pero también muchas alegrías, y es en este último punto donde los aficionados deberían aportar el punto extra para ganar la carrera.

No importa ni el qué ni el cómo, MotoGP no conoce de razón ni rivalidades absurdas, solo de apoyo y solidaridad de compartir más con el mundo el por qué amar las motos y el ambiente único de amistad y familiaridad que puede generar. Los desconocidos se vuelven amigos, y con el tiempo familia. Compartir MotoGP es ganar una familia motera.