Cancha azulgrana: mucho por
mejorar tras el regreso a la CDMX
Foto: Agencias

El anhelado regreso por fin dio, pero no fue como todos lo esperaban, pues el Atlante cayó este domingo por la mínima ante los Leones Negros.

Casi seis meses después de aquel partido ante Alebrijes de Oaxaca, los Potros volvieron a disputar un juego oficial y lo hicieron con un equipo renovado y diferente, bajo un inmueble histórico como lo es el estadio Ciudad de los Deportes (próximamente pintado de azulgrana).

Bajo la idea y dirección de Mario García, 11 nuevos Potros saltaron al campo en la búsqueda de la victoria. Dentro del once titular, el único quien ya se había puesto la casaca atlantista era Lizandro Echeverría hace algunos años en el ahora extinto Ascenso MX.

Como lo prometió el estratega, el Atlante tuvo la mayor parte del balón durante el primer tiempo y se caracterizó por hacer un fútbol ofensivo que pudo haber traído recompensas con algunas opciones claras que se tuvieron ante el marco de Hernández.

Pablo Gómez fue uno de los que más destacó, pues es el hombre que puede cambiar la dinámica del cotejo desde sus botines, sin embargo, conducciones de más e indecisiones en el último toque serán cuestiones que tendrá que pulir.

Edson Partida por los costados tendrá una buena dinámica en el frente de ataque, aunque sacó un par de zapatazos que no pudieron perforar el arco melenudo.

Para el segundo tiempo el equipo vino a menos debido, en gran medida, a los ajustes de los Leones Negros que propiciaron que los Potros dejaran de tener la posesión del esférico.

El error

Una jugada que se produjo desde el saque de manos y en colaboración con una anticipada y precipitada salida de Hernández, quien llevaba casi un año sin pisar una cancha, dejó a Ángel Hernández solo frente al marco para abrir el marcador.

Los cambios tardaron en llegar y, una vez que arribaron, a la escuadra le faltó una mejor conjunción para poder generar peligro.

Este es un equipo azulgrana completamente nuevo al cual se le deberá de tener paciencia, pues fue armado en menos de cinco semanas y, aunado al parón obligatorio por el coronavirus, se necesitarán varios juegos más para ver una mejor idea del profe Mario García.

Se perdió, pero se dejaron buenas sensaciones, sobre todo en el primer tiempo. Aún quedan 15 jornadas más por disputar y el próximo rival serán los Toros de Celaya el domingo entrante.

VAVEL Logo