Así llega Boca, que apunta a todo
Boca, un rival que hace la diferencia con la jerarquía individual (Foto: Goal).

Así llega Boca, que apunta a todo

El Xeneize viene de dos triunfos consecutivos en la Superliga, sigue de pie en la Copa Argentina y con un pie en la próxima fase de la Copa Libertadores. Guillermo Barros Schelotto tiene un plantel con variantes y calidad, aunque no contará con su arquero figura.

diznico01
Nicolás Diz

Se viene una nueva edición del Superclásico, el partido que pone en vilo a todo un país, en La Bombonera, el único Boca-River que tendrá esta Superliga. Claro está, los dos equipos más populares del país tienen la mente puesta en la Copa Libertadores. Sin embargo, un encuentro de este calibre nunca quedará al margen y River se enfrentará ante un cuadro que invirtió y mucho en refuerzos.

Boca Juniors, actual bicampeón de Primera División, anhela conseguir algo que nunca logró, que es ganar tres veces consecutivas un certamen de la máxima categoría (cosa que River logró en cuatro ocasiones), y a pesar de que empezó esta Superliga con algunos vaivenes (cuatro puntos de nueve en juego), viene de dos éxitos seguidos que lo posicionan cerca de la cima: primero, goleó 3-0 a Vélez en La Boca, y en la fecha pasada, obtuvo un buen triunfo ante Argentinos Juniors en La Paternal, por 1-0, con un golazo de Carlos Izquierdoz. Boca tiene 10 puntos en el certamen, tres más que River, cerca del líder Racing (13).

Boca también avanza en la Copa Argentina: venció 2-0 a San Martín de Tucumán y se medirá ante Gimnasia LP por un lugar en cuartos de final

Guillermo Barros Schelotto, que es el capitán del barco desde 2016, tiene un plantel envidiable, con una buena base del equipo ganador de los últimos dos campeonatos, y con refuerzos de lujo: Esteban Andrada, proveniente del sorprendente Lanús del 2017, para custodiar el arco (un puesto sensible en Brandsen 805 en el último tiempo), el mencionado Izquierdoz, el lateral zurdo más codiciado, Lucas Olaza (que la rompió en Talleres), el talentoso colombiano Sebastián Villa, y uno de los mejores delanteros del fútbol argentino, Mauro Zárate (de polémica salida en Vélez). Además, se recuperaron de sus lesiones Fernando Gago y el artillero letal del equipo, Darío Benedetto. Todos ellos, sumados a la columna vertebral, que consta de los laterales Leonardo Jara y Frank Fabra, la firmeza de Lisandro Magallán en la zaga central, el incansable Wilmar Barrios en el medio, el capitán Pablo Pérez (desde 2014 en Boca), el juego del colombiano Edwin Cardona, la grata aparición del juvenil Agustín Almendra,la fiereza del uruguayo Nahitán Nández y en la parte ofensiva, el Mellizo tiene material de calidad para elegir: Zárate, el mundialista Cristian Pavón, Ramón Ábila (lesionado en este momento), Benedetto y el histórico y aún vigente Carlos Tevez.

El Xeneize, al igual que el Millonario, está disputando los cuartos de final de la Copa Libertadores, y está con grandes chances de volver a una semifinal copera (como lo logró en 2016), ya que superó a Cruzeiro en el duelo de ida en La Bombonera por 2-0, con tantos de Zárate y Pérez. No recibió goles de visitante, y definirá la llave en Belo Horizonte el jueves 4 de octubre. La gran obsesión boquense es alzar este trofeo, por séptima vez (no lo logra desde el 2007), por lo que todas sus fichas estarán puestas en esta competencia, la cual empezó con muchas dudas, casi quedándose afuera de la primera ronda (ayuda de Palmeiras de por medio) y luego haciendo pesar su jerarquía en los mano a mano.

Afuera del Superclásico

Una noticia que impactó en todo el mundo Boca es la lesión del arquero Andrada, que estará al menos dos meses afuera de las canchas por una fractura de mandíbula que tuvo al chocar con Dedé, el jugador brasileño que fue expulsado vía VAR. Entre todas las competencias, el ex Lanús solo recibió cuatro goles en nueve partidos y mantuvo su valla invicta en siete. Una baja sensible.  Por lo tanto, el domingo atajará Agustín Rossi, quien fue muy cuestionado en el último tiempo por el hincha xeneize.

Andrada, en el momento antes del choque de Dedé. Jugó 20 minutos con la mandíbula quebrada (Foto: Olé).
Andrada, en el momento antes del choque de Dedé. Jugó 20 minutos con la mandíbula quebrada (Foto: Olé).

Además, en el entrenamiento de este jueves, Cardona, verdugo de River en el último Superclásico de Superliga (en el Monumental), padeció un esguince en el tobillo izquierdo que lo marginará del duelo del domingo. Y Wanchope Ábila se desgarró hace una semana y también mirará el Superclásico desde afuera.

 

 

VAVEL Logo
    CHAT