La contra venció al juego
Carlos Auzqui y Mauro Pittón (Foto: Télam).

La contra venció al juego

Los contraataques letales de Unión fueron la clave que decidió el partido. Huracán no pudo plasmar de la mejor forma su idea y cayó en la trampa ideada por Leonardo Madelón.

chris-gaspon
Christian Gaspón

En un partido que comenzó de forma igualada, con ambos equipos jugando a lo que sabían, una ráfaga de goles definió todo. Jugadas ideadas y errores fueron la combinación exacta para que Huracán no pueda imponerse sobre Unión, que realizó el mismo planteo que tiene acostumbrado a los espectadores.

Mohamed decidió volver a cambiar de esquema respecto al último partido que disputó frente a Talleres. En este caso, el Turco contó con la vuelta de Andrés Roa, un jugador importante para su equipo y que puede ser clave en el desarrollo. Sin embargo, no pudo destacar. Esta vez se apostó por una línea de 4 defensores, delante de ellos se ubicaron Israel Damonte e Iván Rossi como volantes de contención y un poco más adelante, pero por las bandas, Roa y Carlos Auzqui, mientras que en la delantera esperaban Barrios y Gamba

La idea del DT del Globo no dio resultado principalmente por el planteo contrario. Madelón jugó a lo que siempre juega, dos líneas de 4, y al contragolpe. Esto fue eficaz porque los locales no tenían gente en el centro del campo, solo estaban Damonte y Rossi, pero más retrasados. Por lo tanto, Unión ganaba en ese lugar y al marcar a los puntas, no había lugar dónde poder crear juego. Sólo podían generar más chances cuando Roa se escapaba de sus marcas y se iba para el medio, donde se lo notaba más cómodo. 

De todas formas, el Quemero tenía con que llegar al arco rival, aunque ahí fue el momento en que comenzaron a lucirse Fragapane, Cuadra y Pittón, quienes presionaban arriba y obligaron a los locales a cometer los errores que les abrieron la puerta para la ráfaga de goles que les dio la victoria. 2 goles en 3 minutos, pura efectividad. 

Al comienzo del complemento, el Tatengue ya había salido con 5 defensores y 4 volantes, totalmente decidido a defender el resultado. A pesar de la presión que ejercía el rival, pudo mantener el arco en 0 hasta los 36', cuando Lucas Barrios conectó un buen cabezazo para descontar. Sin embargo, la efectividad del conjunto santafesino volvió a jugar un papel importante y en un despeje, Troyansky pudo quedarse con la pelota para irse de contra y sentenciar el 3-1 en el Palacio.

Cara de pocos amigos para Mohamed, quien todavía no pudo encontrarle la mejor versión a su equipo desde su llegada. Sin embargo, es cuestión de tiempo y trabajo para que el entrenador pueda encontrar la alineación justa para poder triunfar. 

VAVEL Logo