Un nuevo sello al pasaporte matador
Ecuador, Venezuela, Perú, Paraguay, Brasil, Colombia y ahora, Bolivia (Fotomontaje).

Este fin de semana, Tigre debía viajar a Tandil para visitar a Ramón Santamarina por la fecha 20 de la Primera Nacional. No obstante, el Matador decidió postergarlo, porque este martes, tendrá otra cita con la historia: jugará por primera vez en tierra boliviana por una copa internacional, cuando visite a Bolívar, en el histórico estadio Hernando Siles de La Paz, a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Tras el trago amargo en el debut del Grupo B de la Copa Libertadores contra Palmeiras, partido que Tigre jugó con alma y vida, va a tratar de al menos conseguir un punto en la casa de la Selección de Bolivia cuando juega las Eliminatorias. No será la primera vez que el Gigante de Zona Norte deba sortear con la altura, porque ya lo hizo en Quito. Y Bolivia será el país sudamericano número siete en el cual el Matador competirá por torneos Conmebol.

La primera visita internacional a un país extranjero fue a Ecuador se dio en la Copa Sudamericana 2012, en los octavos de final. Luego de superar a Argentinos Juniors en la primera fase, el elenco que aún dirigía Rodolfo Arruabarrena jugaba ante Deportivo Quito, en el estadio Olímpico Atahualpa, a 2.800 metros de altitud. En aquel duelo de ida, iba a ser derrota por 2-0. El Vasco puso a este once: Javier García; Gastón Díaz, Norberto Paparatto, Javier Malagueño, Lucas Orban; Martín Galmarini, Matías Escobar, Diego Ferreira, Rubén Botta; Matías Pérez García; Diego Ftacla. En la revancha, en el primer partido de Néstor Gorosito al mando de Tigre, iba a dar vuelta la serie y ganar por 4-0 en Victoria.

Llegaba el turno de conocer Paraguay en esa misma Sudamericana, en los cuartos de final, ante uno de los históricos de copas: Cerro Porteño. Fue también caída en La Nueva Olla Asunción, por 1-0, resultado que se iba a revertir en el José Dellagiovanna (4-2), para acceder a semifinales. Pero esa no iba a ser la única visita al país vecino: en la Copa Libertadores 2013, en la fase de grupos, justo en la jornada final, el Matador iba a lograr una épica victoria por 5-3 ante Libertad en el estadio Nicolás Leoz, con los goles de Matías Pérez García (2), Rubén Botta (2) y Gastón Díaz. Ese triunfo histórico metió al Matador en los octavos de final, donde nuevamente se vería las caras con un combinado guaraní: Olimpia, luego finalista de la edición 2013, tricampeón de Copa Libertadores: luego de ganar 2-1 en Victoria, el Matador no iba a poder aguantar la ventaja en el estadio Defensores del Chaco y quedaba afuera al perder 2-0. Y en esta Libertadores, también visitará a Guaraní. Paraguay ya conoce al elenco tigrense.

Siguiendo por el tour, en la semifinal de la Sudamericana 2012, Tigre iba a sacudir a Colombia, ya que en el estadio El Campín de Bogotá, iba a clasificar nada menos que a la final del certamen, al empatar 1-1 contra Millonarios: en el primer cotejo, terminó en empate 0-0 en Victoria, lo cual le daba la ventaja a Tigre en caso de igualdad con goles como visitante, y así fue. Mariano Echeverría le daba una de las mayores alegrías al pueblo matador de su historia reciente.

A Brasil Tigre fue dos veces, ambas a la populosa ciudad de San Pablo (a la cual volverá a visitar): la primera ocasión, el 12 de diciembre de 2012, en la bochornosa final de la Copa Sudamericana 2012. En el Morumbí, el poderoso Sao Paulo ganaba 2-0 y en el entretiempo, la policía atacó al plantel de Tigre, que decidió no salir a jugar el complemento y la Conmebol dio por finalizado el encuentro. Y la segunda vez se dio también en la Libertadores 2013, en el estadio Pacaembú, contra Palmeiras: triunfó el equipo verdao por 2-0. Habrá revancha en esta misma edición.

Asimismo, en la Libertadores 2013, Tigre conoció Perú, para medirse ante Sporting Cristal, uno de los más grandes del país incaico. El elenco celeste ganó por 2-0, y realmente complicaba al Matador en su zona (nota de color: Damián Albil fue expulsado, por lo que pudo debutar Agustín Cousillas ante Palmeiras, e iba a ser figura).

Por último, vale recordar el primer triunfo de visita a otro país en torneos organizados por Conmebol, que ocurrió en Puerto La Cruz, Venezuela: en el Repechaje para entrar a fase de grupos de la Libertadores 2013, Tigre no iba a tener piedad ante Deportivo Anzoátegui y lo goleó 3-0, con las firmas de Rubén Botta, Ezequiel Maggiolo y Federico Santander. Ese triunfo para rugir en lo más alto de Sudamérica y demostrar que en Victoria, el pasaporte se va completando. Ahora, a ir a Bolivia.

VAVEL Logo