El camino del Fortín a la semifinal 
Foto: Conmebol.

En Liniers, hasta hace no mucho, se pensaba en el descenso y los promedios. No obstante, Velez Sarsfield recuperó protagonismo y en el ámbito internacional, tras años de ausencia, puede dar el gran paso. Superó tres fases antes de las semis, no sin sufrir.

El Fortín, campeón en cinco ocasiones de títulos sudamericanos, cosechados durante la era dorada de Bianchi en los '90 (Copa Libertadores 1994, Intercontinental 1994, Interamericana 1996, Supercopa 1996 y Recopa 1997), está en la semifinal de la Copa Sudamericana, torneo que siempre le fue esquivo. Solo dos veces había llegado a esta instancia (y se quedó sin final ambas veces): en 2005 cayó en semis ante Pumas de México (que luego perdió ante Boca Juniors) y en 2011 tropezó ante Liga de Quito (que caería en la final contra Universidad de Chile). Quiere que la edición 2020 (2021) sea la vencida y llegar al partido definitorio, pero antes deberá superar a Lanús, quien ya sabe lo que es conquistar la Sudamericana (2013). 

Así fue el camino del elenco fortinero a las semifinales del segundo torneo más importante organizado por Conmebol.

Aucas (Ecuador)

Allá en febrero, antes de la interrupción total del fútbol por la pandemia del COVID-19, el Fortín iniciaba la Primera Fase ante el ignoto elenco ecuatoriano, que iba a dar pelea hasta el final. En el partido de ida, en el estadio José Amalfitani, Vélez ganó 1-0 con un golazo de Ricardo Centurión. Sin embargo, en Quito, Aucas ganaba 2-0 y pasaba la serie, pero al minuto 96, de penal, Thiago Almada establecía el descuento y el gol de visitante que necesitaba el equipo argentino para acceder a la próxima ronda.

Peñarol (Uruguay)

En el mes de octubre, luego de un largo parate, Vélez se media ante el gigante uruguayo, que venía de quedar tercero en su grupo en la Copa Libertadores, de forma insólita (perdiendo ante Wilstermann). Tras el 0-0 en la ida en Liniers, todo se definía en Montevideo.

En el estadio Campeón del Siglo​​Siglo, cuando parecía que todo se definía desde los 12 pasos, Vélez dio el golpe de K.O. al minuto 43, tras un penal convertido por Thiago Almada, un especialista en los momentos crucialies. De nada sirvió el empate de Cristian Rodríguez (también de penal), porque al cuadro de Liniers lo favorecía, una vez más, el gol de visitante. A octavos. 

Deportivo Cali (Colombia)

Sin dudas, esta fue la llave más holgada para el cuadro de Liniers. Ya en octavos de final, los de Pellegrino se florearon contra el equipo colombiano, ganando como local por 2-0 con doblete de Thiago Almada y liquidando todo en Cali, con una contundente paliza: 5-1 (7-2 el global), gracias a los sellos por duplicado de Lucas Janson y Cristian Tarragona, marcando Luis Abram el gol restante. Si bien los locales terminaron el cotejo con nueve jugadores, nunca fueron rivales para el Fortín, que clasificaba a cuartos con chapa de candidato.

Universidad Católica (Chile)

En los cuartos de final, el Fortín chocaba ante el equipo chileno, dirigido por Ariel Holan (que también disputó la fase de grupos de la Libertadores). En el primer partido, jugado en Buenos Aires, los Cruzados golpearon primero, ganando por 2-1 con tantos de Zampedri y Puch, en un partido polémico por la anulación de un gol de Vélez (no convalidado por el VAR, que argumentaba que la pelota no había pasado completamente la línea de gol). El descuento al minuto 89 de Juan Lucero mantenía la llave abierta, pero era muy difícil.

En Santiago, Vélez tenía que dar vuelta la serie, y lo hizo: Tarragona ponía el 1-0 parcial (no alcanzaba), y Luciano Aued empardaba las cosas. Pellegrini movía el banco para encontrar soluciones, bendita solución: con pocos minutos en cancha, el juvenil Luca Orellano sellaba el 2-1 (penales), pero en la última acción del partido, el héroe fue Lucero, quien entró para establecer el 3-1 final y el pase para estar entre los cuatro mejores de la Sudamericana. Ahora, Lanús para jugar la final. 

VAVEL Logo