La ilusión de Newell's de meterse en los octavos de final de la Copa Sudamericana llegó a su fin. Empató con Atlético Goianiense por 1 a 1, y terminó tercero en el grupo F. Ahora, entrará en el receso y se vienen tiempo de definiciones. A la cabeza asoma la decisión sobre la continuidad del entrenador Germán Burgos.El conjunto rosarino entregó señales positivas con un equipo plagado de pibes, que demostraron estar a la altura, al igual que ante los chilenos. Este sería el argumento más sólido que tenga el DT para mantenerse en el cargo. 

En la primera mitad el local intentó imponer su repertorio de arranque. Al principio le costó pero con el correr de los minutos comenzó a manejar mejor la pelota, tuvo mas juego que el rival y consiguió profundidad. Goianiense respondió con velocidad y lo obligó a cortar jugadas para frenarle los avances. Así, rápidamente se cargó de amarillas y el partido se puso picante.Condicionados por las tarjetas, el rojinegro perdió en rigidez de marca y Goianiense empezó a jugar más cómodo. Así consiguió más espacios, y mayor profundidad. Pero ninguno pudo quebrar el cero en los primeros 45'

La meseta del partido cambió en el complemento. La "Lepra" estaba necesitado de un gol y lo fue a buscar, porque se vio obligado a arriesgar.  A los 55' el pibe Justo Giani pisó fuerte en el área y, tras un rebote que él mismo generó, abrió el marcador del partido. El partido se volvió de ida y vuelta. Con llegadas claras sobre los dos arcos. Cada avance tenía peligro de gol. En ese intercambio de golpes, el conjunto brasilero agarró al fondo del local mal parado y a los 74' empató el partido con una definición de Danilo Gomes ante la salida de Aguerre.

Newell's sintió el baldazo de agua fría y entendió que no era su día, ya que tenía apenas 15 minutos para hacer tres goles y seguir esperando una mano de Palestino. Con el correr de los minutos el rojinegro se desdibujó. Siguió yendo para adelante, pero sin juego ni criterio. De a poco se fue "olvidando" todos los argumentos futbolísticos que había mostrado en el campo, en unos pocos minutos .No hubo mucho más. Algunas insinuaciones y un tiro en el palo de Belluschi en el cierre.

El rojinegro se terminó yendo de la Copa Sudamericana con la frente en alto. Con dos actuaciones que entregan optimismo y que en cierta medida camuflan el flojo nivel que venía mostrando. Ahora es tiempo de definiciones. Burgos aseguró que se quiere quedar y que está "enamorado" de Newell's. El futuro de La "Lepra" es incierto.