Un poco era lo que fue a buscar, por contexto de ambos equipos probablemente, porque Aldosivi llegaba en una de las últimas posiciones de la tabla y porque el lobo, a pesar de sus bajas, se encontraba escolta del campeonato. El tiburón supo de las dificultades que este partido suponía, y fue con la intención de por lo menos sacar algo, de una cancha y ante un rival que siempre resultó muy difícil.

el partido comenzó con presión por parte de Gimnasia, pero con el correr de los minutos y con la concentración de los volantes del tiburón, Aldosivi comenzó a manejar la pelota, el juego y las situaciones. 

Algo para destacar es la calidad que Martín Cauteruccio le aporta al ataque, eso le faltaba a Aldosivi, quién era un equipo que generaba pero nada más. Respira de otra manera el ataque del tiburón, porque Cauteruccio no solo hace goles, si no que también ayuda a sus compañeros.

El primer tiempo se fue sin emociones, Gimnasia atacó poco y de la mano de Benjamín Domínguez sobre todo, quién con su atrevimiento generó chances que Franco Soldano no pudo aprovechar.

En la segunda mitad no cambió demasiado la tónica del partido, seguía sin jugarse claramente y trabandose bastante, dependiendo de alguna individualidad.

Gorosito metió a Contin, Somoza a Cuesta, quienes con su intensidad consiguieron buenos ataques y generaron movimiento en sus respectivos equipos. Lo del colombiano ya es constante, la mayoría de las veces que entra aporta soluciones, veremos si Somoza decide dejar que siga entrando o lo considera como titular en los próximos encuentros.

Ya para el final del encuentro solo quedaron insinuaciones, que los arqueros Jose Devecchi y Rodrigo Rey se encargaron de desactivar.

Empató el tiburón, pero por la forma de jugar, porque no perdió y por la dificultad del escenario de turno, es un puntazo que se va para Mar Del plata.

VAVEL Logo
Sobre el autor