Un empate con gusto a poco

Por la octava fecha de la Superliga, Arsenal de Sarandí en el Julio Humberto Grondona igualó 0-0 ante Tigre. De esta manera los dirigidos por Grondona volvieron a sumar sin jugar bien y con muchos problemas.

Un empate con gusto a poco
Un empate con gusto a poco | Foto: @davidnieva95

En uno de los duelos más directos por la pelea de mantener la categoría. Arsenal conducido por Humberto Grondona recibía en el Julio Humberto Grondona a Tigre de Ricardo Caruso Lombardi en un partido muy bueno, pero que al final de todo, se repartieron los puntos.

El equipo que dirige Humberto Grondona tuvo un arranque furioso, porque al minuto de juego, tuvo la primera situación de peligro en los pies de Rodrigo Contreras. Tres minutos más tarde, Thiago Rodrígues Da Silva se volvió a perder una nueva chance de poder anotar.

Unos primeros 10 minutos arrasador donde Arsenal fue mejor, generó presión y pudo generar peligro, pero la falta de suerte para definir no pudo ponerse en ventaja. Pero con el transcurso del tiempo, los dirigidos por Caruso Lombardi se empezaron a acomodar dentro del campo y se hicieron dueño de la mitad de la cancha y del balón.

El encuentro se emparejó y Tigre de a poco se volvió más peligroso con su gran juego ofensivo comandado con su ídolo Carlos Luna y Lucas Passerini que fue una montaña para poder robarle el balón.

En el complemento, el planteo de la visita fue igual al que disputó el primer tiempo, mientras que Arsenal salió más nervioso a buscar el triunfo y con pocas ideas para poder convertir. Los primeros cincos minutos, Tigre arrinconó a puro centros al dueño de casa que se defendía como podía.

Al pasar los minutos, Arsenal no encontraba una repuesta clara en el rendimiento, ya que la mayoría de los jugadores no tenían las suficientes piernas para poder mantener el nivel futbolístico que tuvo en la primera parte. El técnico Grondona puso en la cancha David Drocco en búsqueda de volver a recuperar el balón. Minutos más tarde sacó a Mosquito, que sin dudas fue el mejor de la cancha y la gente que estuvo en el estadio se lo hizo reconocer con los aplausos.

Aun así, el equipo no tuvo una repuesta clara y de a poco se fue tirando atrás con el propio nerviosismo que se propuso a comenzar la segunda etapa. El tiempo pasó y el marcador no se movió y fue un empate sin goles.

Arsenal no pudo en casa y cada vez se complica en el promedio sabiendo que si no empieza a sumar desde ya, la puede pasar muy feo en la segunda mitad del campeonato. Pero aun así, el punto sirve, siempre que sumé y es algo positivo ya que el conjunto del Viaducto apenas había sumado tres puntos en siete fechas disputadas.