La Vuelta a España 2017 incluirá dos finales en alto inéditos en Cantabria
Cantabria sigue incorporando ascensiones inéditas en la Vuelta | Fuente: Javier Belver

A falta de confirmación oficial, Cantabria albergará dos etapas en la fase decisiva de la Vuelta a España 2017: la última y tercera semana de competición. Dos finales en alto inéditos, aunque de características muy distintas: una subida infernal a Los Machucos (Fernando Escartín, director técnico de la Vuelta, ya la reconoció a finales de septiembre) que puede decidir la carrera, y otra de menor entidad hasta Santo Toribio de Liébana

Tanto Los Machucos como Santo Toribio de Liébana serán llegadas inéditas

En un principio solo estaba prevista la primera de las etapas, a petición del presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, pero el Ejecutivo tenía intención de promocionar el Año Jubilar Lebaniego, de modo que se optó por diseñar una segunda etapa por motivos logísticos y así dar mayor visibilidad a esta comarca histórica (Liébana) del oeste de Cantabria. 

Los Machucos, un largo muro 'made in' la Vuelta

El caso es que, a falta de la presentación oficial del recorrido de la Vuelta 2017 —se hará el 12 de enero en Madrid—, la comunidad cántabra ofrecerá un gran espectáculo con la durísima subida a Los Machucos, la cual es probable que necesite un reasfaltado debido a sus zonas de hormigón y gravilla suelta. Uno de los tantos muros que apasionan a Javier Guillén, director de La Vuelta. 

Muros (Los Machucos) y emboscadas (Sto. Toribio)

Los Machucos: casi 9 km de carretera estrecha y rampas de hasta el 28%

Esta primera etapa tendrá salida en la norteña localidad burgalesa de Espinosa de los Monteros, que pronto dará paso a los valles pasiegos, con la conocida ascensión de Alisas como aperitivo. Al llegar a Bustablado llegará la hora de la verdad: el pelotón afrontará una subida de casi nueve kilómetros sobre una estrecha e irregular carretera (con tramos de hormigón), enfrentándose a porcentajes bestiales, con picos de hasta el 28%, y varias curvas de herradura. Si bien se trata de una ascensión poco constante (hay dos descansos en la subida), habrá kilómetros enteros que superen el 10-11% e incluso el segundo kilómetro tendrá una media del 14%. El tramo final suaviza bastante, aunque para entonces deberían haberse sacado diferencias importantes entre los candidatos a la victoria final. 

Foto: Recorridos ciclistas Cantabria
Foto: Recorridos ciclistas Cantabria

La etapa de Liébana podría ofrecer un zafarrancho similar al de Fuente Dé en 2012

Por su parte, la etapa del día siguiente transcurrirá de forma íntegra por suelo cántabro. El pelotón partirá desde Suances y recorrerá la costa pasando por Santillana del Mar, Comillas y San Vicente de la Barquera. A continuación se adentrarán en el interior, camino de Potes. Para ello se ascenderán los collados de Hoz y Ozalba, puertos que ya se subieron en 2012, en la mítica etapa de Fuente Dé, donde Alberto Contador dinamitó la carrera y dio un vuelco a la general.

En esta ocasión, se ascenderá desde Potes hasta Santo Toribio de Liébana, otra subida inédita de poco más de dos kilómetros, a priori, de escasa relevancia (no es un muro). No parece una etapa para sacar muchas diferencias, pero muchos tendrán en cuenta la gesta de Contador antes señalada, o la de Formigal en esta pasada edición. Cuidado con las emboscadas.

Gran apuesta turística por parte del Gobierno cántabro

Cabe destacar que esta segunda etapa se trata de una importante apuesta turísticapromoción del Año Jubilar Lebaniego— emprendida por el Gobierno de Cantabria, que espera que se retransmita de forma íntegra por televisión para rentabilizar la fuerte inversión, calculada en torno a los 200.000 euros por las dos etapas. De este modo, el transcurso de la carrera por Cantabria queda totalmente definido, tras descartarse en un primer momento una etapa entre Santo Toribio y los Machucos, y una crono con salida y meta en Santander. 

VAVEL Logo