Viviani se apunta al festival de Quick-Step en las clásicas
Viviani celebra la victoria conseguida este miércoles | Foto: Tim de Waele - Quick-Step Floors

Con los grandes especialistas por etapas disputando una carrera tan importante como la Volta a Catalunya, y los hombres para disputar las clásicas preparando la E3 Harebelke y la Gent-Wevelgem tras este pasado sábado disputar la Milán - San Remo donde se impuso Vincenzo Nibali, las segundas espadas del pelotón ponían rumbo a la Driedaagse dePanne-Koksijde 2018, una prueba donde la organización ha reducido de tres a un día de carrera, manteniendo casi intacto el recorrido de la segunda etapa, siendo 202,4 kilómetros la distancia que tendrían que recorrer los ciclistas entre Brujas y De Panne, con cinco muros por delante antes terminar dando dos vueltas a un circuito final situado entre Koksijde y de Panne.

Los cinco muros son los siguientes: el Moteberg en el kilómetro 85 de la prueba, un kilómetro después el Kemmelberg, el Rodeberg, el Vidaigneberg, y por último el Sulferberg, a 100 kilometros para concluir la prueba. Sin duda alguna equipos como Quick-Step Floors, Lotto Soudal, Katusha-Alpecin, Mitchelton-Scott y BORA - hansgrohe eran los encargados de mover la carrera y ser los máximos favoritos a triunfar.

Como no podía ser de otra manera, los primeros kilómetros con un sube y baja continuo mostraban una amplia batalla en el pelotón que se terminaba saldando con una escapada que formaban Sean Bennett (Hagens Axeon), David Boucher (Tarteletto), Ylber Sefa (Tarteletto) Conor Dunne (Aqua Blue Sport), Brian van Goethem (Roompot) y Tanner Putt (UnitedHealthCare). Con el conformismo del pelotón, los seis fugados comenzaban a entenderse para llegar a obtener una ventaja que se iba más allá de los nueve minutos de adelanto, momento en que tanto Quick-Step Floors como Lotto Soudal decidían comenzar a ponerse a trabajar para que no peligrase el triunfo de etapa.

La diferencia iba bajando poco a poco hasta estabilizarse en torno a los cuatro minutos de adelanto, entrando en el circuito final en el que se tenían que dar dos vueltas estando totalmente controlados por un pelotón en el que a 33 kilómetros de la conclusión veía como Lotto Soudal decidía empezar a meter cuneta para tensar la carrera, formando un primer corte en el que tanto Quick-Step como Bora estaban muy atentos para no cortarse, algo que sí que le ocurría a muchos ciclistas por detrás, reduciéndose el pelotón a tan solo alrededor de 50 corredores.

La escapada lo intenta sin premio

El empuje del grupo mayoritario dejó la escapada a con medio minuto de ventaja, descolgándose Putt a veintidós kilómetros del final, cuatro después de que se entrara en la última vuelta al circuito. En el mismo punto que en la primera vuelta habían ocurrido los abanicos, en este ocasión a nueve del final, Lotto volvía a meter cuneta provocando que tan solo veinte ciclistas pudieran seguirles, entrando a trabajar activamente Bora y Quick-Step para que la carrera quedara muy segregada. La escapada, que veía como su renta estaba en torno a los veinte segundos, perdía a Boucher a siete kilómetros de la conclusión, y un kilómetro después Dunne también desistía en su intento de seguir luchando, consiguiendo el pelotón cazar a los otros dos escapados a cuatro kilómetros del final.

El pelotón tirado por Quick-Step y Lotto Soudal formando abanicos en los kilómetros finales | Foto: Tim de Waele - Quick-Step
El pelotón tirado por Quick-Step y Lotto Soudal formando abanicos en los kilómetros finales | Foto: Tim de Waele - Quick-Step

A tres kilómetros de la conclusión, y con el pelotón enfilado, Bora entraba a trabajar con los cinco ciclistas que tenían obligando al resto de equipos a estar presentes en cabeza de carrera. Tras una aproximación maravillosa, la llegada del último kilómetro hacía que Bora quedara rezagado, entrando a trabajar el Hagens Berman Axeon con Wout Van Aert en las últimas curvas. Pascal Ackermann era el encargado de lanzar el sprint en primer lugar, viendo como por detrás iba poco a poco remontando Elia Viviani hasta superar al ciclista alemán de Bora e imponerse con suma facilidad en la que se convertía en la quinta victoria consecutiva de Quick-Step Floors en las clásicas belgas tras las conseguidas anteriormente en Le Samyn, Dwars door West-Vlaanderen/Johan Museeuw Classics, Danilith Nokere Koerse y Handzame Classic.

Clasificación de la carrera

VAVEL Logo