Sepang y Suzuka, las dos caras de una misma moneda

La escudería de Woking ofreció un rendimiento completamente dispar en el trazado malayo y en el nipón, de poder luchar con la cuarta fuerza del campeonato pasaron a pelear con equipos que ocupan las últimas posiciones de la parrilla.

Sepang y Suzuka, las dos caras de una misma moneda
Sepang y Suzuka, las dos caras de una misma moneda | Fuente: Getty Images

La cara y la cruz de una moneda, Dr. Jekyll y Mr. Hyde, del todo a la nada, del éxito al fracaso... Así han sido los dos últimos Grandes Premios de Mclaren, completamente diferentes en cuanto a rendimiento, velocidad, tiempos a una vuelta, simulación de carrera. De haber logrado el mejor fin de semana a tener el peor en cuestión de escasos días.

Además en el Gran Premio de Japón de hace justo una temporada, Fernando Alonso comunicó a sus ingenieros que la unidad de potencia japonesa era similar a la de categoría inferior a la de la Fórmula Uno: “GP2 engine, GP2 engine”, sumándole al final un grito de rabia e impotencia por no poder atacar o cubrir posición debido a la escasa caballería que llevaba su propulsor. Una frase que fue de las más recordadas en un 2015 para olvidar en la marca británica ya que fue el peor de su historia.

Sepang y la hipotética consolidación

El piloto español probó durante las dos sesiones del viernes el motor que llevó Honda para Malasia y testearlo y poder llevarlo fresco para el siguiente Gran Premio de casa, además de que no querían penalizar en Japón para poder obtener un buen resultado, por lo que prefirió salir último en el circuito malayo.

Además, los entrenamientos libres fueron más que positivos ya que el bicampeón del mundo quedó en quinta y séptima posición respectivamente, a pesar de que el desarrollo únicamente se realizó para aumentar la fiabilidad. También cabe destacar que las tandas largas de cara a la carrera de los de Woking fueron las mejores de toda la temporada de lejos.

Fuente: Getty Images

En cuanto a la clasificación, siendo conscientes de que Alonso iba a salir desde la última posición dio una vuelta para no superar el 107% y asegurarse estar en la parrilla. Mientras, Jenson Button se posicionaba en una meritoria novena posición que vaticinaba un domingo positivo visto lo ocurrido el viernes.

Respecto a la carrera, el piloto español en las vueltas iniciales ya se colocó entre los diez primeros y los dos pupilos de Ron Dennis estuvieron peleando con los Force India para ser el cuarto mejor equipo del Gran Premio. Incluso, la salida del coche de seguridad virtual debido al abandono de Hamilton ayudó al español a parar en boxes e intentar alcanzar a Sergio Pérez, por lo que la pérdida de tiempo producida por el cambio de gomas fue mínimo. Diez puntos que sirven para afianzar la sexta posición.

Déjà vu en Suzuka

El Gran Premio de Japón fue el peor fin de semana de Mclaren en lo que va de 2016. A pesar de llevar la unidad de potencia mejorada, Alonso no fue capaz de encontrar un ritmo aceptable y sin la velocidad punta que tuvieron en el circuito malayo. Las sesiones de entrenamientos libres auguraban que no iba a ser una buena carrera.

La jornada del sábado tampoco fue muy esperanzadora, Button no pudo pasar de la Q1 y, a raíz de ello, Mclaren quiso que penalizase y montar la nueva unidad de potencia ya que no tenía nada que perder en la última posición. El español, por su parte, no mejoró la 15ª posición quedándose alrededor de dos segundos del poleman Nico Rosberg.

Fuente: Getty Images

En la carrera, firmaron los peores resultados en lo que va de temporada en la que el antiguo piloto de Ferrari perdiendo una posición respecto a la parrilla de salida y el campeón del mundo del 2009 quedó dos puestos por detrás, batallando con los dos pilotos de Sauber al igual que el pasado mundial.

Cuatro Grandes Premios por delante aún en la que los de Woking quieren conseguir los máximos puntos posibles para afrontar un 2017 con positivismo y esperanza además de tener una buena base tanto en potencia como en chasis para poder pelear lo más alto posible o lo que esperan en el histórico binomio, luchar por el título.