El imbatible PSG
Festejo del 7-1 en el twitter oficial del PSG. Foto: Twitter.com/PSG_inside

La jornada número cinco de la Champions League abría sus puertas en lo que sería la anteúltima jornada para los equipos participantes. Muchos de ellos ya saben si se encuentran clasificados para los octavos de final, mientras que otros quieren confirmar su paso a la siguiente ronda. También, están los otros que no quieren quedarse en el camino y aunque sea sellar su participación en la Europa League el próximo año.

Definitivamente, a la hora de hablar de equipos ya clasificados y que cumplieron su tarea, no podemos no pensar en el Paris Saint-Germain. Los parisinos líderes absolutos del grupo B con puntaje ideal de 12 puntos conseguidos en los cuatro partidos jugados hasta ese momento. Además, la superioridad del PSG sobre el resto de los equipos de su grupo se puede notar en los 17 goles marcados en los primeros cuatro partidos y sin recibir ninguno en contra.

La cabeza de Unai Emery ya está en la próxima instancia, buscando seguir avanzando en cada ronda para así, por primera vez en su historia, levantar la orejona. Pero, para conseguirlo y evitar en los octavos algún equipo de los considerados más poderosos de Europa como el Manchester City o Barcelona debía buscar ganar los tres puntos en el Parque de los Príncipes frente al Celtic de Escocia para afianzarse en el primer lugar, y dejar sin chances a su principal perseguidor: el Bayern Munich, que aunque ganara los dos partidos, y el PSG perdiera el último, seguiría segundo por diferencia de gol.

Otra es la realidad del Celtic. El hexacampeón de la Scotish Premier League, sin dudas, al momento del sorteo y ver que tendría rivales como el Paris Saint-Germian o el Bayern Munich, sabía que aspirar en clasificar a la próxima ronda, definitivamente, sería un utopía. Hasta pensar en un tercer lugar sabría que iba a estar luchado teniendo enfrente a un equipo como el Anderlecht. Así y todo, hasta el momento, con su único partido ganado ante el equipo de Bélgica, conseguía poder clasificar a la Europa League.

Lo resolvió rápido

Noche de París. Parque de los Príncipes repleto tanto por los franceses, como los escoses que llegaron desde lo más alto de las Islas Británicas hasta Francia. Los jugadores dentro del campo de juego en fila escuchando el himno de la Champions. Enorme era el marco que esperaba dar inicio a este partido al cual lleno de ilusiones para todos en la capital de Francia.

En los primeros segundos de juego, en un partido en el que el PSG se supondría que comenzaría arrancando como dominador, el Celtic consigue el primer tiro de esquina del partido, que se hace cargo Olivier Ntcham con un centro para Dembélé, que sólo y de primera, marca el primer gol del partido, como también, el primer gol en contra para el PSG en lo que va de la fase de grupos.

Para sorpresa de muchos, el visitante comenzaba ganando el partido ante el poderoso Paris Saint-Germain y en su casa. Además, lograba controlarlo, lo presionaba, estaba atento a las marcas y sus delanteros estrellas no aparecían. Pero, cuando tenes un tridente ofensivo tan poderoso como los que tienen en Francia, te pueden sacar una jugada de la nada e igualar el partido. Eso paso. A los nueve minutos Rabiot roba una pelota en mitad del campo, se saca de encima a los rivales, se adelanta en el campo y habilita de forma perfecta a Neymar por izquierda para que el delantero defina al cruzado, al palo más lejano del arquero.

No había tiempo para descanso, En menos de diez minutos el partido ya estaba igualado en uno. A pesar de encontrar la igualdad, se lo podía ver a un PSG que todavía no se hacía dueño del parido, ya que el Celtic estaba bien atento a las marcas, presionaba, llegaba con facilidad y no dejaba jugar a su rival, algo que sabe hacer muy bien. En una de las oportunidades para los de Brendan Rodgers, se volvía a repetir la fórmula del primer gol pero esta vez con la pelota en movimiento. Centro atrás de Ntcham desde la izquierda para Dembélé que no logra dominar bien la pelota y la tira lejos del arco defendido por Areola.

Pero, cuando pierdes la concentración un equipo con jugadores de primer nivel como tienen los parsinos, te pueden liquidar en cualquier momento. Nuevamente, el brasilero sería el encargado de poner en ventaja al PSG en sólo 21 minutos de juego. Con los mismos protagonistas que en el gol de la igualdad, pero sumado a Verratti. Luego de que Rabiot robe la pelota para Neymar que, junto a Marco Verratti hacen una pared para permitirle al ex jugador del Barcelona quedar frente al arquero y anotar el 2-1.

Ese fue el momento en que todo lo hecho por “The Hoops”, se desplomaba en un instante. Los de Emery comenzaron a crecer en el partido y pocos minutos más tarde de anotar el segundo tanto, estaban en busca del tercero. Esta vez sería Edinson Cavani que, luego de un centro de Dani Alvés, lograba desviar Mbappé para que le de posibilidad al uruguayo de estar sólo frente al arco y anotar el tercer tanto del encuentro en menos de treinta minutos. Además, el delantero de la selección uruguaya, con ese gol, llegaba a los 150 goles en todas las competiciones con la camiseta del Paris Saint-Germain.

Los sudamericanos festejan los 150 goles de Cavani con la camiseta del PSG. Foto: twitter.com/PSG_inside
Los sudamericanos festejan los 150 goles de Cavani con la camiseta del PSG. Foto: twitter.com/PSG_inside

Pero eso no sería todo. El PSG seguía atacando y Cavani, nuevamente, tenía la chance de marcar el segundo tanto en su cuenta personal, pero la pelota se iba muy por arriba. Aunque, el cuarto no tardaría en llegar. Tiro libre en mitad de campo que Neymar lo cambia por centro, logra desviar Cavani, le queda a Marquinhos, mientras que todos los del Celtic siguiendo la pelota dejaron sólo a Mbappé que aprovecha el pase del defensor para poner el 4-1.

Neymar felicita a Mbappé por el gol. Foto: twitter.com/PSG_Inside
Neymar felicita a Mbappé por el gol. Foto: twitter.com/PSG_Inside

A toda máquina el euqipo parisino comenzaba la primera mitad con cuatro goles a favor, a pesar de la desventaja de los primeros minutos. La primera mitad podría haber terminado con un gol más de Mbappé, pero el arquero Gordon se quedaba con el mano a mano.

Bajo la marcha

Para el segundo tiempo, el local cedió el terreno al visitante para que se haga cargo del partido, pero, solamente, lo pudo lograr con una oportunidad de su goleador; Dembélé que no pudo anotar. El Paris Saint-Germain sabía que tenía el partido más que controlado, atacaba, pero no se esforzaba por anotar otro tanto más, mientras que el Celic hacía su mayor esfuerzo por no recibir más goles en contra.

Eso le duro al equipo escoses hasta los últimos quince minutos del partido. Fuera de la MCN, esta vez, el gol lo anotaría Verratti luego de una gran centro atrás de Mbappé, que los defensores no pueden rechazar, le queda al italiano que de primera anota el quinto gol del encuentro.

Con paciencia, el PSG era el dueño del partido. Manejaba la pelota, distribuía de un sector a otro buscando el momento preciso para seguir con la racha goleadora en esta competición. Tres minutos más tarde del quinto gol, llegaría el sexto. Otra vez, el encargado sería  Cavani con una gran definición tras recibir un centro del lateral por izquierda, Layvin Kurzawa.

Cavani y el descargo su segundo gol personal. Foto: twitter.com/PSG_Inside
Cavani y el descargo su segundo gol personal. Foto: twitter.com/PSG_Inside

Pareciera que, luego de bajar un cambio de lo arrollador que fue en la primera parte, el equipo parisino volvía al juego para que el marcador sea más extenso. Y eso no terminaba ahí porque, exactamente a los 80 minutos de juegos, la persiana de goles se cerraba de forma perfecta ya que, Dani Alvés, recibe un pase atrás de Giovani Lo Celso, el brasilero se acomoda y saca un remate fantástico que clava en ángulo para coronar el 7-1 como resultado final.

Dani Alves celebrando su gran gol. Foto: twitter.com/PSG_Inside
Dani Alves celebrando su gran gol. Foto: twitter.com/PSG_Inside

En los últimos minutos, nuevamente el argentino surgido en Rosario Central, pudo haber marcado el octavo gol, pero el arquero Gordon del Celtic, le tapa un gran mano a mano para cerrando su arco. No había tiempo para más. El Paris Saint-Germain conseguía mantener un invicto que le permite estar clasificado y asegurando el primer lugar en su grupo.

En la última jornada de esta Champions League, los de Unai Emery debrán viajar a Alemania para cerrar su participación de la fase de grupos frente a su escolta, el Bayern Munich. Mientras que, Celtic, recibirá en Escocia al Anderlecht definiendo cuál de los dos irá a la UEFA Europa League.

VAVEL Logo