Anuario VAVEL selección inglesa
2017: entre las luces y las sombras
Formacion inglesa ante Alemania el pasado Noviembre (Foto: thefa.com)

Irregular y, tal vez, de transición, es como se podría calificar el año 2017 de la selección de los Tres Leones. De transición porque se retiró de la misma Wayne Rooney (último representante de la generación que conformó con Terry o Lampard) e irregular porque, salvo momentos puntuales, la Inglaterra de Southgate no ha logrado nunca ser competitiva ante rivales superiores y/o correosos.

Comenzó su andadura Inglaterra en este 2017 durante el parón de selecciones de marzo, con una derrota ante Alemania en partido amistoso disputado en Dortmund (1-0) y una victoria (2-0, goles de Jermain Defoe Jamie Vardy) ante Lituania, en partido de clasificación para el Mundial jugado en Londres. Estuvieron ambos partidos rodeados de emotivas circunstancias.

El amistoso ante Alemania supuso la despedida del internacional alemán Lucas Podolski; quien, además, lo hizo marcando un extraordinario gol que le permitió despedirse haciendo lo que mejor saber hacer. Por lo demás, fue un encuentro que Inglaterra nunca mereció perder, ya que fue superior a los alemanes en muchas fases del encuentro.

Ante Lituania, una placida victoria inglesa en un encuentro marcado por la vuelta a la selección de Defoe; vuelta celebrada, además con un gol. Pero, más allá del resultado de los tres puntos, la noticia del encuentro estuvo en que el propio Defoe salto al campo de la mano del pequeño de cinco años Bradley Lowery, un niño enfermo de cáncer que se convirtió, de la noche a la mañana, en el protagonista de una historia tremendamente emotiva, de esas que humanizan este negocio en que se ha convertido el fútbol.

Jermaine Defoe y Bradley Lowery protagonizaron una preciosa historia en 2017 (Foto: gettyimages.co.uk)
Jermaine Defoe y Bradley Lowery. Foto: Getty.

Al margen de Defoe, James Ward-Prowse, Nathan Redmond, Jake Livermore y Michael Keane fueron las novedades de Southgate en aquella convocatoria.

Ultimo parón antes de verano

En el último parón de la temporada 2016/17, Inglaterra se enfrentaría a Escocia, en partido oficial y a Francia, en partido amistoso. El balance: empate a domicilio ante Escocia en Glasgow (2-2) y derrota ante Francia en Paris, por tres goles a dos (las cuatro dianas inglesas fueron hechas por Harry Kane).

Partido loco ante Escocia, sobre todo, los últimos minutos. Se adelantarían los ingleses con gol de Harry Kane pero dos golazos del escoces Griffith en los últimos minutos hicieron prever que los de Southgate se marchasen de vacío de Glasgow. Pero otro gol de Kane en el descuento arrancaría, al menos, un punto para Inglaterra.

Ante Francia, en Saint-Denis, se adelantaría nuevamente Inglaterra, pero acabaría sucumbiendo ante el desequilibrio generado en su defensa por esa estrella emergente que es Kylian Mbappé.  

La retirada de Wayne Rooney

El verano del 2017 dejó una retirada, a nivel de selección, de esas que trascienden el fútbol del país directamente afectado para concernir a todo el orbe futbolístico: la de Wayne Rooney.

Sus escasas apariciones como titular en sus últimos tiempos en el Manchester United le habían privado de la titularidad (e incluso de algunas convocatorias) en la selección inglesa. Pero su marcha del United al Everton, su presunta titularidad en los toffees y la llamada de Gareth Southgate este verano hacían presagiar que Rooney tenía buenas opciones de ser parte de los ‘23’ que representaran a Inglaterra en Rusia el próximo verano.

Wayne Rooney, celebrando una de sus 53 dianas con Inglaterra (Foto: thefa.com)
Wayne Rooney, celebrando una de sus 53 dianas con Inglaterra (Foto: thefa.com)

No obstante, el jugador sorprendió a (casi) todos anunciando su retirada de la selección el pasado 23 de agosto de 2017. Deja como legado ser el segundo jugador con más internacionalidades de Inglaterra (119, por 125 del mítico Peter Shilton) y su máximo goleador con 53 dianas, cuatro por encima de otro mito, Bobby Charlton.

Retomando (con éxito) el camino de la clasificación

Tras digerir el impacto que supuso la retirada de Rooney, Inglaterra afrontó, después del verano, los cuatro compromisos pendientes para la clasificación al Mundial de Rusia.

En septiembre, doble enfrentamiento ante Malta y Eslovaquia, que se saldaron con dos victorias en el casillero de los pross: victoria a domicilio por cero goles a cuatro ante la débil Malta (con dos goles de Kane, otra vez, secundado por Bertrand y Welbeck) y trabajadísima victoria en casa ante Eslovaquia.

Un partido, este ante Eslovaquia, muy duro y en el que Inglaterra volvió a sembrar numerosas dudas ante sus aficionados en lo que se refiere al rendimiento del equipo de los Tres Leones en citas de mayor calado. De hecho, se adelantarían los eslovacos pero un gran partido de Marcus Rashford, que dio la asistencia del primer gol (a Dier) y marcó el segundo, solventaría el entuerto.

Estaría esta convocatoria marcada por la primera llamada para dos hombres, Harry Maguire y Nathanael Chalobah. Ninguno de los dos debutaría en esa ocasión pero, mientras Maguire repetiría convocatoria (y debut) en octubre, Chalobah no gozó de tanto suerte.

Así llegamos a noviembre y al doble enfrentamiento de Inglaterra ante Eslovenia en casa y ante Lituania, a domicilio, con un único objetivo: obtener la clasificación definitiva para Rusia 2018. Tenía Inglaterra casi todo a su favor, ya que apenas necesitaba dos puntos en esos dos partidos. Y cierto es lo solvento en la primera ocasión que tuvo: 1-0 a Eslovenia y objetivo cumplido. Pero no es menos cierto que las sensaciones volvieron a dejar mucho que desear y los de Southgate solo pudieron ganar en el descuento con un gol, como no, de ese auténtico depredador que es Harry Kane.

Ante Lituania y con todo resuelto, se repite un clásico aquellos meses, tanto en el Tottemham como en la selección: victoria por 1-0 con gol de Kane.

Cerrando el año con amistosos

Una vez solventada la clasificación para el Mundial, Inglaterra aprovecharía la fecha FIFA de Noviembre para disputar dos amistosos, también ante selecciones potentes; Alemania y Brasil, en este caso. Empate a cero en ambos partidos, muchas pruebas (unas por obligación, en forma de lesiones, y otras por ‘devoción’), como suele ser habitual en este tipo de encuentros pero conclusiones interesantes las que pudo sacar Southgate, sobre todo, del encuentro ante Alemania.

Ante las numerosas bajas de hombres clave, Southgate se dedicó a hacer ‘probaturas’; tanto en el esquema de juego (apostó por un 3-5-2 nada habitual en Inglaterra) como en los jugadores empleados. Hizo debutar a Jordan Pickford (debe ser la apuesta definitiva para Rusia 2018), Ruben Loftus-Cheek (pese a sus apenas 21 años, lleva ya varios siendo una ‘promesa’ y corre el riesgo de quedarse en eso), Tammy Abraham, Jack Cork o Joe Gomez. Los resultados fueron esperanzadores: pese al empate, notable partido de Inglaterra; de hecho, muy superior en prestaciones a la mayoría de encuentros de la fase de clasificación para el Mundial.

Fuente: thefa.com
Fuente: thefa.com

Todo lo contrario que ante Brasil: mismo resultado (empate a cero) pero mucho peores sensaciones. Cierto es que faltaban Kane, Sterling o Delle Alli pero también faltaban ante Alemania y las sensaciones fueron totalmente diferentes. Tan solo cabe reseñar un nuevo debut: en este caso el del atacante del Liverpool Dominic Solanke.

Haciendo balance

La retirada de Rooney fue el último hito en el paso atrás de la generación que encabezo junto a los Terry, Lampard o Gerrad… una generación con bastante nombre y resultados bastante mediocres, por cierto. Dejan paso a la nueva encabezada por los Kane o Delle Alli cuya primera cita será el Mundial de este próximo verano en Rusia. Calidad tienen, sin duda, igual que sus predecesores; la pregunta es si esta alcanzará para lograr mejores resultados y si Rusia llegara demasiado pronto en los tiempos de esta nueva hornada.

VAVEL Logo