La Sampdoria aniquila al Napoli
Quagliarella celebrando su impresionante gol | Fuente: U.C. Sampdoria.

En la previa del partido, se podría considerar que el rival venía mejor preparado para este encuentro, y argumentos para este razonamiento no faltaban. Venía de ganar en su debut en el Calcio a la Lazio por un 1-2 de visitante y en la fecha anterior, llego a remontar un 0-2 a finalizarlo 3-2 ante el Milán, dos muy buenos equipos de la Serie A. Por aquella razón, sorprendió lo que ocurrió en el partido, donde se encontró con una Sampdoria ordenada, equilibrada y por sobre todo, con un juego peligroso de contra ataque. El elenco local venía de una derrota por 1-0 como visitante ante el Udinese y no se vio bien en aquél partido.

Napoli nunca estuvo cómodo en el encuentro, a pesar de haberse  desarrollado como al equipo de Ancelotti le gusta; Mayormente tener la posesión de balón y tener espacios para poder elaborar su juego, pero a pesar de aquellas “ventajas” que tuvo a lo largo del encuentro, nunca pudo desequilibrar al equipo local. Contó con pocas ocasiones de gol claras y como sello, presiono en la parte alta de la cancha para tratar de incomodar al rival. Napoli quedo en deuda y sabe que el encuentro que hoy perdió, fue merecidamente ante un rival que jugó de menos a más, donde desplegó toda su artillería y logro marcar diferencias a través de transiciones cortas, pero de gran efectividad y un juego poco elaborado por la rapidez del juego que proponían, pero de mucho peligro una vez tenían una oportunidad de remate o acercamiento al arco rival.

Fuente: U.C. Sampdoria.

Napoli no se encontró en cancha

Como todos saben, el equipo de Nápoles se caracteriza por tener el balón, elaborar el juego con mucha paciencia para que llegue el momento perfecto y en ese instante, girar la jugada hasta lograr una posibilidad de remate al arco. Es el sello que ha patentado Napoli en las últimas temporadas y, al menos en lo que respecta al comienzo de esta Serie A, también se ha visto así. Sin embargo, hoy nada de eso ocurrió, y si bien elaboraban y tenían el balón mayormente en su poder, nunca se pudo ver que encontraran un espacio ni tampoco pudieron generarlo. Obviamente, mientras más transcurría el tiempo, el equipo visitante se empezó a desesperar y la elaboración detenida empezó a cambiar a centros al área los cuales correspondían más a una acción para buscar un cabezazo afortunado a una jugada preparada y elaborada.

Prueba de esto último es que Napoli no logró anotar ningún gol en el partido, ya sea intentándolo por su vía tradicional, como los centros que lanzaban al área. Simplemente hoy Napoli no fue el equipo al cual estamos acostumbrados a ver de buen juego, y buen pie. En parte, por su propia incapacidad en el partido, por otra parte, gracias al gran juego desplegado por el elenco local.

Fuente: SSC Napoli.

Sampdoria, un equipo punzante

El equipo local venía precedido de una derrota en donde no se vio bien, por aquella misma razón, hoy no se esperaba una gran actuación la cual superara a un buen elenco como el Napoli, pero nada de eso ocurrió. Sampdoria hizo un gran partido, en donde estuvo muy fuerte en todas sus líneas. Defensivamente fueron una muralla, tapando en casi gran parte del partido las jugadas que hacían Insigne, Milik, Verdi, Zieliński y Mertens. Si bien le cedían el balón al rival y  dejaban avanzar unos cuantos metros de su propia parte de la cancha al rival, no lo dejaban acercarse al portero y presionaban mucho cuando Napoli quería avanzar más de lo debido. Bereszyński, Tonelli, Andersen y Murru estuvieron a gran nivel para detener todas las jugadas rivales.

El primer gol de la Sampdoria llegó a través de un contra golpe. Cuando Napolí ejecuto un corner, el equipo local despejo rápidamente, donde Saponara llevó el balón hasta el lado rival y antes de que le quitarán la pelota, le dio una asistencia a Defrel, quien no controlo de la mejor forma el balón, pero arreglo toda la jugada con un potente derechazo que se coló por el lado izquierdo superior del arquero, anotando un gran gol al minuto 11 de partido.

Al minuto 32 de partido llegaría el segundo gol del partido, nuevamente obra de Defrel, aunque en esta ocasión tuvo un poco más de suerte. Tras una buena recuperación y centro de Barreto, el balón le llegó a Quagliarella, quien rápidamente se la cedió a Defrel y éste, con un remate cruzado que rebotó en Albiol, descoloco a Ospina y colocó el 2-0 momentáneo en el partido.

Ya en el segundo tiempo, todo se desarrollaría de la misma forma, Napoli intensificando la presión en el lado de la cancha rival y tratando de rematar a toda costa, pero no tendría mayores ocasiones de gol, hasta que llegó el minuto 75 de partido. Tras una falta servida rápidamente (Y que rebotará en la barrera), el balón le quedo a Bereszyński, quien lanzo un centro al área para que Fabio Quagliarella conectara de forma magistral con la parte posterior de su taco derecho, un golazo impresionante que se fue abriendo hasta llegar al arco. Ospina nada pudo hacer. El gol fue tan espectacular, que Quagliarella termino pidiendo disculpas a Ospina, quien las acepto sin ningún problema. De esta forma, finalizo el encuentro con una contundente victoria del elenco local.

Fuente: U.C. Sampdoria.

Fue un duro golpe para el Napoli de Ancelotti, quien no solo se vio mal por la derrota, sino también por el mal juego mostrando, no llegando a incomodar al local en ningún momento. Sampdoria por su lado, obtiene una victoria muy valiosa ante uno de los buenos equipos que tiene el Calcio en la actualidad. Esta victoria servirá para afianzar el trabajo hecho y poder mejorar su juego, el cual hoy se vio en muy buena forma.

VAVEL Logo