El ocaso de un mago
David SIlva vive sus últimos meses como jugador del City

Son tiempos complicados, tiempos en los que vemos colgar las botas a los ídolos de nuestra infancia, o bien, se surcan en unas últimas aventuras alejados de la exigencia del primer nivel. Genios del balón como Xavi e Iniesta siguieron el camino que previsiblemente seguirá otro futbolista de su estirpe como es David Silva. El futbolista canario atraviesa los últimos compases de su aventura en Inglaterra al finalizar su contrato el próximo 30 de junio. Su final es definitivo como él mismo reconoció tras haber firmado sólo por una temporada más el pasado año: “Ésta será la última. Diez años para mí es suficiente. Es el tiempo perfecto. Inicialmente estábamos negociando un nuevo contrato por dos temporadas, pero decidí firmar por uno y, de este modo, finalizar mi etapa aquí después de una década”.

Sin embargo, ante la inusual situación que estamos viviendo y la paralización del mundo del fútbol, es probable que podamos disfrutar unas semanas más del canario como sky blue, ya que, previsiblemente, la temporada se acabará en los meses de verano, o incluso en septiembre u octubre. Asimismo, los jugadores que terminan contrato el 30 de junio, como Silva, Pedro, Giroud o Willian, se ven envueltos en una gran incógnita que, por el momento, continúa sin ser resuelta. No obstante, ese no va a ser el epicentro de este artículo, sino que lo será el repaso a la extraordinaria carrera del centrocampista español en su etapa en el Manchester City.

Timón desde el principio

Llegó a Manchester en el verano de 2010 procedente del Valencia CF por unos 29 millones de euros tras haberse proclamado días antes campeón del mundo con la Selección Española en el Mundial de Sudáfrica. Su fichaje fue el golpe de efecto de un equipo que soñaba con ser el dominador de las islas los próximos años. Sin embargo, había escépticos que dudaban de las cualidades del centrocampista ché para acondicionarse a un estilo de juego tan distinto como es el inglés, aunque David no tardó en disipar esas dudas con un juego que deslumbró a toda Inglaterra.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

Su andadura en Manchester la inició bajo las órdenes de Roberto Mancini. El italiano le dotó de galones al colocarlo como titular en 33 encuentros de Premier y logrando su primera FA CUP, aunque la gloria nacional llegaría en la siguiente temporada, donde el City logró alzarse con el título en los últimos instantes con un gol de Agüero al Queens Park Rangers.

El jugador español cambió desde su llegada el juego del equipo para siempre. Tras encandilar al planeta con la Selección Española, su talento, inteligencia, lectura y creatividad sobre el verde del Etihad Stadium fueron vitales para que la escuadra sky blue comenzara a mostrar una identidad futbolística distinta a la del resto de equipos ingleses. Su implicación y relevancia fue tal, que el fútbol vertical se fue trasladando hacia uno más combinativo y asociativo que poco a poco se perfeccionó hasta alcanzar su cúspide con la llegada de Pep Guardiola al banquillo.

El técnico de Santpedor machaba a sus futbolistas la idea de “tener la pelota y ser valientes” como punto de partida. Si hubo dudas con la compra de David Silva, la incertidumbre revoloteó con más vehemencia la ciudad de Manchester tras la contratación de Guardiola. Muchos consideraban inviable que su fútbol pudiera trasladarse al esquema británico, pero el entrenador catalán encontró en David Silva la pieza clave para que el engranaje funcionara. Su fútbol funcionaba, su estilo e idea se iban impregnando en un equipo que adoptó al canario como capitán no sólo en el vestuario, sino también sobre el terreno de juego. Además, lo rodeó de socios de categoría como Bernardo Silva, Gündogan o Kevin De Bruyne que permitieron ver en Inglaterra una forma de entender el juego muy distinta a la de antaño.

Desde que Pep recaló en el banquillo citizen, sus elogios hacia la figura de Silva han sido permanentes, destacando su capacidad para ocupar los espacios, su inteligencia, interpretación y selección, así como que se trataba de “uno de los mejores jugadores con los que ha trabajado”

Pep Guardiola, el técnico con el que Silva ha desplegado un juego superlativo | Fuente: Manchester City
Pep Guardiola, el técnico con el que Silva ha desplegado un juego superlativo | Fuente: Manchester City

El capitán ha desplegado su mejor versión en estas últimas temporadas de la mano de Guardiola, actuando con libertad entre líneas, ocupando posiciones más ofensivas y llegando con una mayor asiduidad al área. Sus números lo demuestran, tras haber disputado más de 400 partidos con la camiseta del City en los que ha repartido más asistencias y generado más ocasiones de gol que nadie en la Premier League, concretamente 768. Además, ha anotado 74 goles en estos diez años y dado unas 137 asistencias. Las cifras han estado acompañadas de cuatro Premier League (2011-12, 2013-14, 2017-18, 2018-19), cinco Copas de la Liga (2013-14, 2015-16, 2017-18, 2018-19, 2019-20), dos FA CUP (2010-11, 2018-19) y dos Community Shield (2013-2014, 2019-20).

Leyenda hasta el final

Con su basto palmarés, aupado por sus títulos con la Selección Española (Eurocopa 2008, 2012 y Mundial 2010) y con el Valencia CF (Copa del Rey 2007-08) y junto a sus extraordinarias cifras goleadoras, podemos constatar que se ha tratado de uno de los jugadores más importantes de la historia del Manchester City. Específicamente, hace unos años se encuestó a los aficionados citizens para que eligieran al mejor futbolista de la historia del club, y David Silva salió como claro vencedor.

Su contribución a la historia del equipo jamás será olvidada por el aficionado, que lo coloca en su olimpo particular tras haberles hecho crecer hasta convertirse en un rival temido tanto en Inglaterra como en Europa. El genio ha brindado momentos inolvidables al club, pero su magia cada vez es más limitada. Esta temporada ha dejado de ser un habitual en el once, y cada vez aparece más en las rotaciones del equipo. Su papel continúa siendo importante, pero su ausencia en partidos como contra el Real Madrid en Champions, constatan que ha dejado de ser un fijo en las alineaciones. Es hora de aceptar que el ocaso comienza a llegar para el mago, sopesado por sus 34 años y el enorme despliegue físico que requiere este deporte, aunque su recuerdo, su fútbol y la memoria que ha dejado allá por donde ha pasado, son imborrables. David Silva vive sus últimos momentos como futbolista del Manchester City, y por el momento, aunque se desconoce dónde, continuará su carrera en un lugar más alejado de los focos mediáticos (a pesar de que un futbolista de su nombre y talento siempre acaparará los focos allá por donde vaya). El equipo de Guardiola tendrá que ingeniárselas para encontrar a otro genio que sea tan determinante como lo ha sido el canario durante más de una década, pero lo que le será prácticamente imposible es encontrar a otra leyenda como David Silva, porque las leyendas son irrepetibles.

VAVEL Logo