La Juventus destituye a Maurizio Sarri 
IMAGEN VÍA: @juventusfces

Ha sido una temporada  decepcionante la Juventus. Quizás, la peor en la última década. Ha sido campeón de la Serie A con un punto más que el Inter, el segundo clasificado, donde ha ganado 26 partidos, 5 han acabado en empate y 7 los ha perdido. Se podría decir que ha ganado la liga, en el tramo final, no por mérito propio, sinó por demérito -pinchazos- de los rivales más cercanos. La pegada y la calidad individual la tenían. Pero ha perdido la Supercoppa a principio de año, el título de Coppa Italia en la final contra el Napoli y ha sido eliminado en octavos de final de Champions League contra el Olympique de Lyon. 

Maurizio Sarri no ha logrado encontrar un sistema óptimo en el que todas las piezas del equipo encajen y den la mejor versión de sí mismos en toda la temporada. Con muchas dificultades para crear peligro en ataque posicional, con pocos mecanismos automatizados y dependientes de los goles de Cristiano Ronaldo y la calidad de Dybala en los últimos metros. En la primera mitad de temporada apostó por un 4-4-2 en rombo, no salió bien, y cambió al 4-3-3. Otro argumento de esta mala planificación deportiva de la Juventus es la mala temporada de un Pjanic ya traspasado al F.C. Barcelona, poco arropado y favorecido por el sistema. Poca planificación, poco fondo de armario y pocas reacciones desde el banquillo. 

Después de pasar por el banquillo de equipos modestos de Italia, de uno de los mejores Nápoles de los últimos años en la temporada durante tres años, de acabar tercer clasificado con el Chelsea en la Premier League 2018/19, el entrenador italiano de 61 años ha fracasado en el mayor reto de su trayectoria como entrenador pese a haber ganado la liga. 

VAVEL Logo