Volvía el Arsenal a unas eliminatorias de Champions League, tras una larga espera de 7 temporadas, con la ilusión y la intención de imponer su ley futbolística y ese fútbol tan convincente que han estado practicando en estas últimas temporadas al mando de Mikel Arteta.

Nada más lejos de la realidad, el conjunto inglés, a pesar de ir de menos a más en el encuentro, fue incapaz de mostrar una versión suficiente para, si bien no dejar la eliminatoria vista para sentencia sin jugarse la vuelta, al menos afrontar la segunda batalla de estos octavos de final con buen sabor de boca y la sensación de no estar con el agua al cuello, precisamente como se encuentran ahora mismo.

El encuentro estuvo marcado por imprecisiones y faltas de entendimiento entre los jugadores que vestían de rojo y blanco. Una estructura defensiva que, aún con despistes ciertamente infantiles, no fue el mayor de los problemas en el encuentro. 

Martin Ødegaard y Wendell pugnan por el balón / <strong><a href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2024/02/12/premier-league/1172234-previa-copenhague-vs-man-city-comienza-la-defensa-de-la-orejona.html'>Champions League.</a></strong>
Martin Ødegaard y Wendell pugnan por el balón / Champions League.
 

Sin embargo, poniendo el foco en el aspecto ofensivo, pudimos ver a un Arsenal muy desordenado, con las ideas muy poco claras y falto de un '9' referencia capaz de fijar a los centrales y generar dudas en toda la línea defensiva a base de desmarques y asociaciones positivas y dinámicas. 

Mikel Arteta decidió, ante la ausencia del brasileño Gabriel Jesús, alinear a Leandro Trossard como falsa referencia en la punta de ataque, pues el belga siempre frecuenta aquellas zonas lejanas a los centrales donde crear una superioridad que permita generar problemas de indecisión al equipo rival. 

La idea, a priori, no parecía mala, puesto que con esta idea de juego llegaban a este partido con 21 goles en su haber en los 5 últimos partidos de Premier League. Sin embargo, la idea tan cortoplacista que se impone en Champions League, donde cualquiera puede noquearte, te obliga a saber adoptar ideas más directas si las creativas parecen no funcionar. 

El Porto planteó un partido priorizando la solidez defensiva, la portería a 0 y conseguir un resultado que les dejase vivos para la vuelta en el Emirates Stadium, sin ser este algo que ignorase el aspecto ofensivo, a la vista quedó que, cuando el conjunto portugués atacaba, la calidad de Francisco Conceição y la electricidad de Wenderson Galeno era notable. 

<strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2022/12/10/1131826-marruecos-continua-haciendo-historia-en-qatar.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2022/12/10/1131826-marruecos-continua-haciendo-historia-en-qatar.html'>Diogo Costa</a></strong> despejando un centro / Champions League
Diogo Costa despejando un centro / Champions League
 

Mikel Arteta no supo identificar la solución a estos problemas y/o planteamientos y no agitó mucho el banquillo en busca de otro tipo de solución. De hecho, su único cambio fue dar entrada a Jorginho por Trossard, moviendo al alemán Kai Havertz a una posición de referencia en ataque, con la intención de ganar centímetros en ataque y ejercer un mayor control en el centro del campo con la presencia del italo-brasileño. A pesar de este cambio, el Arsenal se marchó con 0 disparos a puerta. Jugadores como Reiss Nelson, Emile Smith Rowe o el propio Fábio Vieira, una cara conocida en do Dragão, no obtuvieron minutos para tratar de desatascar el partido. 

De nuevo, un Arsenal falto de experiencia, perdió ese empate que sabía a victoria, tras lo visto en los 90 minutos, cuando el árbitro ya estaba decidido a dar el "alto el fuego". Esta película de aprender a base de sustos y momentos para olvidar ya se vivió la temporada pasada en Premier League cuando un imparable Manchester City arruinó el sueño de la parroquia 'gunner'. 

¿Decepciona de nuevo el Arsenal? ¿Son los resultados locales un engaño?. Muchas preguntas merodean el entorno del Arsenal y la única realidad es que, si hay un equipo que sabe darle la vuelta a la tortilla a las situaciones, es el conjunto del norte de Londres. Los análisis superficiales que infravaloran lo conseguido hasta ahora son bastante sesgados, pues los planteamientos rivales son un mundo en cada partido y, desde el inicio de la presente temporada, ha sido precisamente en Champions League, cuando los rivales han concedido espacios a sus espaldas al Arsenal. Las tácticas de los rivales en Premier League se acercan bastante a la que propuso el Porto en su casa.

La eliminatoria sigue completamente abierta, nadie parece haberse rendido por ahora y el Emirates Stadium se vestirá de gala el próximo 12 de marzo para recibir una noche del mejor fútbol.