Un dragón de 14 años

El Estadio Do Dragão cumple hoy 14 otoños. Repasamos los mejores momentos allí vividos por jugadores, técnicos y afición del FC Porto.

Un dragón de 14 años
Estadio do Dragão. Foto: FC Porto

No hay duda de que el Estadio Do Dragão es hoy en día uno de esos lugares que hay que visitar en la ciudad portuguesa de Oporto. Un emblema. Una obra arquitectónica digna de admirar diseñada por un Manuel Salgado al que se le encomendó la tarea de hacer olvidar al Estadio das Antas, antiguo feudo del FC Porto. Se desconoce si el hecho de que ya pocos se acuerden del anterior estadio tiene que ver con la labor de Salgado o si, por contra, está más relacionado con los 22 títulos conseguidos por los portuenses en la era do Dragão.

Con capacidad para 50.035 espectadores, el equipo al que un tal José Mourinho hizo campeón de la UEFA primero (2003),  de la Champions League después (2004), disfruta del que es el 36º estadio más grande del viejo continente. Además de ser testigo de una de las más gloriosas etapas de un club nacido hace la friolera de 124 años, do Dragão ha depositado con gentileza en la retina de afición, futbolistas y entrenadores, momentos inolvidables que repasamos a continuación.

Ceremonia inaugural

El primer equipo que pisó el verde del flamante nuevo estadio del FC Porto fue el Fútbol Club Barcelona, invitado de honor. Ambos conjuntos se enfrentaron, tal día como hoy hace 14 años, en un partido amistoso que fue una fiesta celebrada por todo lo alto en la urbe lusa y  que acabó con victoria blanquiazul por dos goles a cero. Marcaron Derlei y Hugo Almeida. Tiempos gloriosos aguardaban al club.

Estreno soñado en Champions League

El club portuense tuvo que aguantar hasta la fase final de la Champions League (ya en 2004) para poder estrenar su estadio en la máxima competición continental. La espera valió la pena, vaya que si lo hizo. Casualidades de la vida, el rival con el que se encontraron en la ida de octavos de final los Deco, Vítor Baía, Carvalho y compañía fue el Manchester United, equipo al que ahora dirige el aquel día entrenador del Porto José Mourinho. El encuentro concluyó con victoria (2-1) para los locales con dos goles de McCarthy. En la vuelta, un empate (1-1) sirvió a Mou y los suyos para avanzar a cuartos de final y estar más cerca de lo que acabarían consiguiendo: ser campeones de la Champions League.

Partido de apertura en la Euro 2004

Sin duda el año 2004 fue uno de los años más tristes en toda la historia de la selección portuguesa de fútbol. Y eso que todo pintaba de la mejor manera posible. El FC Porto venía de ganar la Champions League con un auténtico equipazo; Cristiano Ronaldo empezaba a despuntar en esto del fútbol y, lo más importante, la Eurocopa se jugaba en casa. En Portugal. Nada más lejos de la realidad, el partido de apertura, disputado en el Estadio Do Dragão, sirvió para bajar de las nubes a los portugueses, que se vieron sorprendidos por una Grecia que, a la postre, sería también su verdugo en la finalísima sumiendo a los anfitriones en la más profunda depresión futbolística.

La mayor goleada

Un contundente 7-0 ante Nacional es el resultado más abultado que se ha visto en el Estadio do Dragão. Ocurrió este mismo año, el 4 de marzo. La afición portuense disfrutó de los goles de Óliver, Brahimi, André Silva (2), Soares (2) y Layún. Eso en liga. En Champions League, fue contra el BATE Borisov, el 17 de septiembre de 2014, cuando el Porto cosechó la victoria con más margen de goles de toda su dilatada historia europea. En el triunfo por seis goles a cero Brahimi consiguió un hattrick y Jackson Martínez, Adrián López y Aboubakar completaron la goleada.

Con todo y sin nada más, apuntar que a este dragón todavía le quedan por cumplir unos cuantos años. Por vivir unas cuantas más tardes de gloria. Por cantar unos cuantos goles más. Por dejarse las gargantas animando a su equipo, lo cual es, al fin y al cabo, para lo que se crearon los estadios. Parabéns, dragão.