Al límite
El Promesas buscará el triunfo ante el C.D. Izarra. (Fotografía: Real Valladolid).

Al límite está viviendo el Real Valladolid B esta temporada, sobre todo tras el ascenso al primer equipo de un Rubén Albés que dejó al filial pucelano en la 15ª posición con 11 puntos, fuera del descenso, y que ha entrado en depresión coincidiendo con el cambio en el banquillo, y con la llegada de un Borja Jiménez que solo ha sumado tres de los 15 puntos a los que ha optado.

El Promesas vio también como hace apenas 15 días, la Unión Deportiva Logroñés rompía su imbatibilidad en los Anexos. Los Toni, Caye Quintana, Mayoral y compañía se habían hecho fuertes hasta la fecha en casa, el mazazo fue severo y deberá recuperar esa fortaleza si quiere tener posibilidades de lograr la permanencia esta temporada. Todo pasa por volver a la senda del triunfo mañana, ante el cuadro que comanda Sergio Amatriain.

Dinámica negativa con Borja Jiménez

El filial blanco y violeta no carbura. No hay más que mirar la tabla clasificatoria o echar un vistazo al choque del pasado fin de semana en tierras navarras ante el Peña Sport, en esa dura derrota (de las peores de la temporada) ante el cuadro de David Ruiz, después de que Jose, en el 62 y con 0-0 en el marcador, fallara un penalti. A partir de ahí, todo se torció, el Promesas entró en trance y vio como Toni Rodrigo por partida doble daba el triunfo a los suyos.

Solo tres puntos de 15 posibles con Borja Jiménez en el banquillo

El equipo ha perdido la identidad del año pasado con Rubén de la Barrera y también el buen hacer del primer tramo de la temporada con un Rubén Albés, que es ahora la mano derecha de Miguel Ángel Portugal en el primer equipo. Con Borja Jiménez en el banquillo, los vallisoletanos solo han sumado tres puntos, en la victoria ante el Atlético Astorga en la capital del Pisuerga, acumulando cuatro derrotas con el ex del Real Ávila en la banqueta, ante Racing de Santander, Arandina y Peña Sport fuera y Logroñés en casa.

Esta dinámica negativa ha llevado a que el filial pucelano haya entrado en puestos de descenso en este Grupo I de la Segunda División B del fútbol español, con el riesgo que eso conlleva y con la ansiedad que puede generar en unos chicos de 20 años que se ven al límite y con la soga al cuello, sin haber llegado aún al ecuador de la competición.

Toca reaccionar

No le queda otra a los pucelanos que remontar el vuelo y conseguir una victoria que les ayude a salir de ese gran bache de juego y resultados por el que están atravesando para volver a la onda de esta división de bronce del fútbol español y volver a intentar conseguir, con la mayor de las garantías, el objetivo de la permanencia para aguantar un año más en este Gruipo I de la Segunda División B.

El mes de diciembre se antoja exigente para este Real Valladolid B

El Izarra será el primero de los rivales en un mes de diciembre que se antoja de una exigencia desmedida para el filial. Los de la capital del Pisuerga tendrán que enfrentarse en la próxima jornada a un Sporting de Gijón B que está a solo tres puntos de los vallisoletanos, recibirá una fecha más tarde a un Pontevedra ubicado en la cuarta posición en la tabla en la actualidad, antes de visitar al Somozas en la 18ª jornada.

Calendario difícil para un equipo deprimido, que se ve afectado también por las bajas del primer equipo, y que tiene que reaccionar lo antes posible consiguiendo una victoria mañana sábado para despejar todos los fantasmas que rondan por los aledaños del santuario blanquivioleta.

Un Izarra en crisis

No es mucho mejor la situación del rival del Real Valladolid B en esta 15ª jornada. A pesar de estar situado en la undécima posición de la clasificación con 18 puntos, los navarros vienen de perder dos partidos consecutivos, ante Somozas en casa, por 0-1, y ante el Pontevedra en tierras gallegas por 3-1.

Los de Sergio Amatriain, como los de Borja Jiménez, solo han sumado tres de los últimos 15 puntos que se han puesto en liza, con un triunfo claro, por 3-0, ante el Sporting de Gijón B, el pasado domingo, 8 de noviembre, tras un gran encuentro grupal de los de Estella.

Los navarros vienen de caer en sus dos últimos partidos ante Somozas y Pontevedra

Este Izarra, a pesar de no llegar en el mejor momento de la temporada a los Anexos al estadio José Zorrilla, es un equipo peligroso con jugadores de calidad como Julen Goñi por la banda izquierda o Bruno Araiz por la derecha. Además, cuentan con un delantero de garantías como Pito Camacho, que suma ya cinco tantos en lo que llevamos de temporada.

Otro rival duro y otra piedra en el camino de un Promesas que ha de ganar mañana para cambiar la dinámica en la que se ha visto envuelto en las últimas jornadas.

Fotografías: Real Valladolid e Izarra. 

VAVEL Logo