Jugadores que tuvieron éxito tras dejar el Dépor
Jugadores que tuvieron éxito tras dejar el Dépor. Fotomontaje: Anxo Rey (VAVEL)

Muchos han sido los jugadores que han pasado a lo largo del Dépor que han encontrado el éxito tras su paso por el club herculino. En Dépor VAVEL hemos hecho una selección del mejor once de estos triunfantes futbolistas.

Portería

Paco Buyo, de jugar en casa a llegar a ganarlo todo con el Real Madrid

El gallego comenzó en el mundo del fútbol en el equipo coruñés del Ural CF para, posteriormente, pasar por el Betanzos CF, el RCD Mallorca y llegar al Deportivo de la Coruña en 1976. Allí pasaría cuatro años como jugador en la Segunda División en la que militaba el club blanquiazul, aunque sale decido durante un año al SD Huesca en 1978. Tras su paso por la división de plata con el equipo coruñés, es fichado por el Sevilla en 1980 y se convierte en jugador de Primera División. En la ciudad hispalense conseguiría pronto la titularidad debido a su buen hacer en la plantilla, hecho que también le daría el salto a la Selección española absoluta y le permite formar parte del histórico España-Malta finalizado con victoria de La Roja por doce a uno.

El buen hacer de Buyo y su progresión futbolística de menos a más dieron sus frutos y el guardameta es fichado por el Real Madrid en 1986. En la portería merengue, defendida por el de Betanzos durante más de una década, marca un antes y un después. Su palmarés con el club blanco no hace más con confirmarlo: seis Ligas (1987,1988, 1989, 1990, 1995 y 1997), dos Copas del Rey (1989 y 1993), cuatro Supercopas de España (1988, 1989, 1990 y 1993), una Copa Iberoamericana (1994) y dos Trofeos Zamora (1988 y 1992). Trece títulos oficiales, dos trofeos individuales y dos subcampeonatos en la Copa de Europa en los once años en los que el portero gallego estuvo bajo los palos del arco madridista (ver vídeo), donde decide colgar los guantes en 1997.

Tras su retirada del fútbol profesional, Buyo ha seguido jugando con el Real Madrid en la Liga de Fútbol Indoor, donde también ha ganado numerosos títulos tales como un título de Liga (2012), dos Copas (2009 y 2011) y tres Supercopas de España (2009, 2010 y 2012). Está claro que los mejores años de Paco Buyo como futbolista los ha vivido tras salir del Dépor e ingresar en las filas del club merengue, donde ha alcanzado un grandísimo palmarés aun después de abandonar el fútbol profesional.

Defensa

Fabrizio Coloccini, de altibajos en el Dépor a capitán en la Premier League

El argentino llegaba a A Coruña procedente del AC Milan a mitad de la temporada 2004/05 por un valor de tres millones de euros. Comenzó siendo fundamental para Irureta y posteriormente pasó al banquillo debido a la mala relación del defensa tras al Mundial de 2006 con Joaquín Caparrós. Sin embargo, la llegada de Miguel Ángel Lotina le daría al argentino de nuevo un protagonismo total dentro de la plantilla debido a que le permitió disputar todos los minutos de la temporada 2007/08, en la que marcó cuatro tantos. Su buen último año en la Liga española, llamó a las puertas de Inglaterra, hecho que hizo que el argentino decidiese salir al Newcastle firmando para las siguientes siete campañas.

Durante su estancia en el club londinense alcanzó su madurez total tanto personal como futbolística siendo titular indiscutible y jugando una media de treinta y cinco partidos cada temporada. A pesar de sufrir un descenso a la Championship en su primer año, el defensa logró el ascenso del equipo la siguiente campaña tras un año de hermanamiento entre club y afición en el que fue una figura fundamental. A lo largo de sus primeros años en Londres fue convocado por su Selección en multitud de ocasiones y preseleccionado para disputar el Mundial de 2010, pero finalmente no llegó a disputarla. Año tras año se mantuvo fiel al Newcastle, por lo que sumado a su buen rendimiento, Coloccini fue el capitán del equipo desde 2011 hasta esta última temporada (ver vídeo), cuando ha anunciado la vuelta a su tierra natal para jugar la próxima campaña. Pone rumbo al San Lorenzo de Argentina a sus 34 años. Coloccini es una muestra clara de un jugador que se consolida tras su oportunidad en el Deportivo.

Álvaro Arbeloa, del ‘BabyDepor’ a campeón nacional, de Europa y del mundo

Procedente del Real Madrid Castilla, Álvaro Arbeloa fichaba por el Deportivo la temporada 2006/07 por 1’3 millones de euros. Venía para formar parte de las filas de Joaquín Caparrós y ser integrante del denominado ‘BabyDepor’ entre el que destacan nombres como los de Capdevila, Riki, Verdú, Duscher o Filipe, cuya media de edad no superaba los 25 años. Únicamente estuvo en la ciudad herculina durante media temporada debido a que Rafa Benítez vio en el salmantino el refuerzo perfecto para su ‘Spanish Liverpool’. A pesar de ello, demostró valía para jugar en Primera, abrirse camino en el mundo del fútbol y buscar oportunidades que le fueron negadas en el primer equipo del Real Madrid.

Tal fue su crecer como futbolista que después de pasar tres años en Inglaterra, ficha de nuevo por el Real Madrid, pero esta vez por el primer equipo, época en la que alcanzaría sus mayores logros y que pone fin este mismo año. A nivel de club gana una Liga (2012), dos Copas del Rey (2011, 2014), una Supercopa de España (2012), dos Champions League (2014, 2016), una Supercopa de Europa (2014) y un Mundial de Clubes (2014). Con la Selección española ganó la Eurocopa en 2008 y 2012 y el Campeonato del mundo en 2010. Es evidente que, tras su paso por el Dépor, Arbeloa se ha hecho un hueco en la historia del fútbol español.

David Rochela, de promesa blanquiazul sin despuntar a conseguir el doblete en Tailandia

El defensa llegó al Fabril en 2007, donde militaría hasta 2011 a pesar de subir un año al primer equipo. A partir de ahí, se quedaría en la primera plantilla hasta 2012 tras unos años de participación discreta. Destacaba en el Dépor B, pero en Primera no tenía oportunidades que lo hicieran mostrar su fútbol. Miguel Ángel Lotina no le dio cabida en el equipo. Tampoco lo hicieron Jose Luis Oltra y Fernando Vázquez. Esta falta de protagonismo en el club blanquiazul dieron lugar a cesiones al Racing de Santander y al Hapoel Tel Aviv, donde tampoco brilló.

Todo cambia en 2013, cuando decide poner punto y final a su vinculación con el Deportivo de la Coruña y poner rumbo a Tailandia, al Buriram United. En su segundo año, se alza como bicampeón al conseguir la Thai Premier League y la Supercopa de Tailandia en 2014. Además, ese mismo año fue el autor de cinco tantos en treinta y siete partidos oficiales, números que dejan en evidencia el aumento de protagonismo y la buena progresión del canterano deportivista. Rochela parece haber encontrado su sitio en Tailandia, pero aún queda mucho fútbol en sus botas debido a su corta edad. Veremos con el tiempo si vuelve a España para continuar mostrando que era la promesa que parecía hace años.

Filipe Luis, de una grave lesión a pasear por Europa

Transcurridos cuatro años en A Coruña donde se lesiona gravemente y pasa su peor momento como futbolista, el 23 de julio de 2010 se hace oficial la compra de Filipe Luis por parte del Atlético de Madrid. El brasileño firma por cuatro temporadas por el club madrileño. En su primer año consigue el título de Supercopa de Europa ante el Inter de Milán, en el segundo el de Europa League frente al Athletic Club, en el tercero la Copa del Rey contra el Real Madrid y Supercopa de Europa de nuevo ante el Chelsea y el cuarto el título de Liga. En cuanto a logros individuales también fue de menos a más. Pasó de un discreto comienzo a ser titular indiscutible y así se mantuvo a pesar del cambio de técnico en el conjunto rojiblanco .

En la temporada 2014/15, el lateral decide traspasar fronteras y poner rumbo a tierras británicas al fichar por el Chealsea, donde también consiguió aumentar su palmarés: la Premier League y la Capital One Cup en su único año en Gran Bretaña. Pero Filipe querría volver al Atleti, por lo que vuelve a la capital la pasada temporada por dieciséis millones de euros, donde actualmente sigue como jugador rojiblanco. En esta última campaña no ha logrado ningún título, pero su rendimiento no se ha visto afectado y sigue sobresaliendo en la plantilla. Todo son logros para Filipe tras su salida del Dépor (ver vídeo).

Mediocampo

Luis Suárez, de un discreto año blanquiazul a único Balón de oro español

El gallego debuta en el fútbol profesional de la mano del Deportivo de la Coruña en 1953. En A Coruña pasa únicamente un año en el que disputa diecisiete partidos y marca únicamente tres goles. Pero todo cambia cuando sale del Dépor al año siguiente con destino al FC Barcelona. Allí pasa siete temporadas en las que consigue dos Ligas, dos Copas del Rey y dos Copas de Ciudades en Feiras (precursora de la actual UEFA Europa League). En su último año como blaugrana, consigue el mayor título que puede conseguir un jugador a nivel individual: Luis Suárez gana el Balón de Oro en 1961, único español que lo ha conseguido hasta la actualidad (ver vídeo).

Una vez logra este reconocimiento, se convierte en el primer jugador español en ser traspasado a un club italiano, el Inter de Milán. Este movimiento se registró como el más caro de la historia del fútbol hasta la fecha con un precio de treinta y cuatro millones de pesetas (doscientos cuatro mil euros aproximadamente). En Milán, a lo largo de diez años, consiguió tres Ligas de la Serie A, dos Copas de Europa y dos Intercontinentales. En esta época también gana la Eurocopa de 1964 con la Selección española en la final frente a la Unión Soviética en el Santiago Bernabéu. Enorme e importantísimo palmarés del de A Coruña tras su salida del club blanquiazul.

Andrés Guardado, de descender con el Dépor a campeón de los Países Bajos

Guardado llegó al Dépor en 2007 procedente del Atlas de Guadalajara de México por un valor de siete millones de euros. Al año siguiente de su llegada, el mexicano sufre una rotura de fibras en la pierna derecha y lo deja fuera de los terrenos de juego durante seis semanas. Vuelve a jugar y dos semanas después recae de la lesión tras un partido con su Selección, hecho que le hace ausentarse del verde lo que restaba de temporada. Tras su recuperación y vuelta definitiva, el lateral pasa unas temporadas con altibajos en el Deportivo y sufre un descenso con el club blanquiazul en 2011, el primero tras veinte años consecutivos en Primera División. A pesar de ello, Guardado se queda en el Dépor y se compromete a devolver al equipo a la élite del fútbol español. Aquí comenzaría el despegue del jugador.

El buenísimo año de Andrés en Segunda División con el Deportivo ayuda al equipo a volver a Primera, pero este no es capaz de retenerlo y el mexicano es fichado por el Valencia en 2012. Allí, donde juega Champions League, permanece hasta el mercado de invierno de la siguiente campaña, cuando ficha por el Bayern Leverkusen sólo hasta final de temporada, momento en el que vuelve al Valencia. Después de realizar la pretemporada con el equipo che en 2014, sale cedido al PSV Eindhoven, lugar donde el jugador logra sus mayores éxitos (ver vídeo). La temporada en la que llega gana la Erediviese y la Supercopa de los Países Bajos, los mismos títulos que alcanza con el equipo en su segunda campaña. Actualmente, el mexicano sigue formando parte de las filas del PSV, donde es toda una sensación.

Juan Carlos, del Fabril a campeón de Rumanía

El coruñés llegó a los alevines del Deportivo procedente del Victoria. Poco a poco fue subiendo de categoría y llegó al Fabril en 2010, año en el que consigue el ascenso a 2ªB con el equipo herculino, pero con el que también desciende la siguiente campaña. En 2011 debuta con el primer equipo en un partido de pretemporada y a finales de la temporada lo hace en un partido oficial de oficial, en Segunda División. El Dépor consigue el ascenso, pero esto son malas noticias para Juan Carlos: no tiene sitio en la plantilla, por lo que sale cedido al SD Huesca durante la campaña 2012/13. Vuelve a A Coruña y tiene una buena participación en Segunda después de un nuevo descenso blanquiazul, pero al volver a ascender, el canterano se vuelve a quedar sin sitio. Por ello, rescinde el contrato y se va al CD Tenerife.

En la isla tuvo minutos, pero parecía que la confianza en el jugador sólo era depositada en los partidos en los que el equipo jugaba como local. Tras una buena actuación en la campaña 2014/15 en el club tinerfeño, Juan Carlos se queda sin equipo durante seis meses. Después de este tiempo en “paro”, ficha por el CFR Cluj de Rumanía, donde ganó la Copa del país anotando el primer gol del encuentro final y alzándose como una de las piezas claves del choque (ver vídeo). Además, marcó seis goles en la mitad de temporada que jugó con el equipo en competición liguera. Todo parece apuntar que Juan Carlos, empieza a despuntar en el fútbol tras su salida del Deportivo.

Delantera

Rivaldo, de A Coruña a recorrer medio mundo como campeón

Santa Cruz, Mogi Mirim, Corinthians y Palmeiras fueron los equipos brasileños por los que pasó Rivaldo antes de llegar al Deportivo de la Coruña en 1996. Sólo estuvo un año en Coruña que le sirvió para marcar veintidos goles y empatar en cifra a Raúl González Blanco. Estos números, junto con su buen hacer en el equipo, dieron lugar a que el brasileño fuese traspasado al FC Barcelona la siguiente campaña por un precio cuatro veces mayor que el que había pagado Lendoiro al Palmeiras (fue comprado por mil millones de pesetas al club brasileño y vendido al catalán por cuatro mil millones).

Su entrada en el Barça coincidiría con el inicio de su mejor época como futbolista (ver vídeo). Sin ir más lejos, el día de su debut dejó claras sus intenciones: firmó un doblete frente a la Real Sociedad en el Camp Nou. En esa misma temporada, su primera como blaugrana, anotó diecinueve goles siendo el segundo pichichi del conjunto barcelonés y consiguió la Liga y la Copa del Rey de 1998. También gana en la ciudad condal una Supercopa de Europa (1997), otra Liga española (1999) y una Copa de Cataluña (2000). A nivel individual, el brasileño es incluido en el mejor once del Mundial en 1998 y se alza como pichichi de la Copa América el siguiente año, momento en el que también alcanza el mayor reconocimiento que podía conseguir, cuando recibe el Balón de Oro además del FIFA World Player, Trofeo EFE, Premio RSS al mejor jugador del año y el Once de Oro al mejor jugador de Europa.

Rivaldo abandona Barcelona en 2002 poniendo rumbo al AC Milan italiano, donde consigue una Copa de Italia en 2003 en su segundo año en el país. Tras pasar escasamente dos meses por el Cruzeiro brasileño, el jugador decide que su nuevo destino será el Olympiakos de Grecia, lugar en el que continúa su dinámica ganadora: consigue tres Ligas griegas (2005, 2006 y 2007) y dos Copas (2005 y 2006). Vuelve a cambiar de equipo y se va al AEK Atenas, pero al poco tiempo pone rumbo a Uzbekistán donde gana dos Ligas (2008 y 2009) y una Copa Uzbeka (2008) con el PFC Bunyodkor. A pesar de pasar posteriormente por el Sao Paulo (Brasil), Kabuscorp Sport Clube (Angola), Sao Caetano (Brasil) y Mogi Mirim (Brasil) de nuevo, en Uzbekistán sería el lugar donde conseguiría su último título.

En cuanto a su participación en la selección de Brasil, el exdeportivista ganó también numerosos títulos tales como el Bronce de los Juegos Olímpicos (1996), una Copa Confederaciones (1997), una Copa América (1999) y una Copa del mundo (2002). País tras país y equipo tras equipo, Rivaldo ha sido siempre ganador después de su paso por el Deportivo. Actualmente, el brasileño está retirado tras anunciar en 2015 que colgaba las botas a sus 43 años.

Rubén Castro, de falta de oportunidades blanquiazules a goleador bético

En 2004 llegaba a la ciudad herculina el máximo goleador de Segunda División y jugador de la UD Las Palmas: Rubén Castro. El delantero no acabó de encontrar su sitio en la plantilla del Dépor y comenzó una progresión de cesiones para buscar oportunidades fuera. Albacete Balompié, vuelta al Dépor relegada al banquillo, Racing de Santander, Gimnástic de Tarragona, regreso a A Coruña con participación casi nula, SD Huesca, Deportivo de nuevo y Rayo Vallecano. Todo eso en un total de cinco años. Castro no encontraba su sitio en la ciudad herculina y decidió parar la dinámica de cesiones para salir decido al Real Betis Balompié.

En el club verdiblanco comienzan sus mayores éxitos como jugador. En su primer año en Sevilla se alza como el segundo máximo goleador de la historia del Betis en una misma temporada con un total de veintisiete tantos anotados. La siguiente campaña, se convierte en el pichichi bético, queda tercero en el Trofeo Zarra y es nombrado delantero revelación de la Liga española por la UEFA. En la 2012/13 es el pichichi del conjunto verdiblanco por tercer año consecutivo y vuelve a quedar tercero en el Trofeo Zarra. Dos años más tarde se convierte en el máximo goleador de la historia de su club en la competición liguera, año en el que es pichichi de Segunda División y consigue por fin el Zarra, también en la división de plata.

Castro es un ejemplo de trabajo constante, el cual le ha dado lugar al éxito que ha alcanzado tras su salida del Dépor. Este trabajo sumado a la confianza de un club que le ha permitido su consolidación, no han hecho más que mostrar las cualidades del canario, toda una revelación en el fútbol español.

Borja Bastón, de la división de plata con el Dépor a goleador de Primera

El jugador del Atlético de Madrid, después de salir cedido al Real Murcia (cuatro goles) y a la SD Huesca (nueve goles), llegó al Deportivo en la misma calidad en el año 2013 firmando por dos temporadas. Realizó una buena primera mitad de campaña en su llegada, pero con la llegada de Toché, Sissoko, Rabello e Ifrán en el mercado de invierno, se vio relegado al banquillo en muchas ocasiones y era utilizado únicamente como revulsivo. Se consigue el ascenso y, a pesar de tener contrato de cesión por una temporada más, el club cree que con Toché y Hélder Postiga es suficiente para afrontar de nuevo una temporada en Primera División, por lo que se llega a un acuerdo para rescindir el contrato y dar salida al jugador rumbo a Zaragoza.

En tierras mañas comienza el resurgir del delantero madrileño. Marca veintidós goles en cuarenta partidos, sus mejores números hasta la fecha. Esta muestra de rendimiento y trabajo, no hacen más que dar sus frutos: salta a Primera División de la mano de la SD Eibar (ver vídeo). Con la camiseta azulgrana marca dieciocho goles en la temporada, logrando así igualar la mejor marca de un jugador del club vasco en Liga de su historia en competición profesional, marca que hasta entonces sólo había alcanzado Joseba Llorente en Segunda División también con Mendilibar como entrenador. La buena progresión de Bastón hace pensar que seguirá creciendo y que dará el salto al fútbol europeo, ya que varios equipos extranjeros se han fijado en el delantero para reforzar sus filas de cara a la próxima campaña. De cesión tras cesión y paso discreto por el Dépor a despuntar en Primera y futuro prometedor.

VAVEL Logo