Primera derrota del Rayo lejos de Vallecas
Santi Comesaña preparándose para disparar. Fotografía: Rayo Vallecano S.A.D.

En la primera derrota sufrida del Rayo Vallecano a domicilio, Míchel no sorprendió tras poner en el campo a los hombres que le otorgaron la victoria en Vallecas ante la Cultural y Deportiva Leonesa. De este once, la única sorpresa fue la capitanía de Alberto García, puesto que Embarba, capitán en el último partido, también se encontraba entre los hombres que saltaron al campo.

La primera alegría de la tarde fue para el equipo visitante. Trejo, tras recibir una falta en el área pequeña supo transformarlo a la perfección al más puro estilo Panenka ante Alex Remiro. Marcó un nuevo gol con la camiseta franjirroja, siendo este el cuarto en su cuenta personal y manteniéndose como pichichi del equipo madrileño.

Aunque esta alegría no le duró demasiados minutos al conjunto de la Avenida de la Albufera. Al filo del descanso, Aguilera marcó su primer gol de la temporada tras cabecear un córner. Disparo ante el que Alberto no pudo hacer nada. Este tanto le permitía al conjunto local irse al túnel de vestuarios en igualdad de condiciones.

Pero la primera parte no sólo estuvo marcada por esas dos acciones. Al igual que ocurriría en el segundo tiempo, las faltas eran un recurrente por ambos bandos. Lo que conllevó varias tarjetas amarillas.

De igual forma el partido tuvo bastantes interrupciones. En primer lugar, Embarba intentó seguir jugando tras notar unas molestias, pero finalmente no pudo seguir y se tiró en el césped antes de salir del campo. En su lugar entró Lass. Pocos minutos después sería un componente del equipo local quien daría otro susto. Brezanzic tampoco podía seguir y tuvo que ser sustituido por Alexander González.

En la segunda parte otros de los hombres que se encontraban sobre el terreno de juego también alarmaron a sus conjuntos. Pero finalmente tan sólo parece preocupante un golpe en la cabeza que sufrió el lateral Baiano, que además de arrastrar molestias por acciones anteriores, acabó el partido con un gran vendaje en la cabeza.

Cucho Hernández fue el autor del segundo tanto de los oscenses, el tercero en su cuenta particular. Un gol que llegó tras una jugada que los madrileños no supieron detener. De igual forma sería el encargado de fallar el segundo penalti del partido, enviando el esférico fuera de la portería defendida por Alberto.

Tras las últimas noticias conocidas sobre el interés de varios equipos ingleses en él, cabe destacar que Santi Comesaña ha seguido demostrando calidad en su juego durante los 90 minutos que ha disputado.

VAVEL Logo