Los problemas del Espanyol: crisis de esquema y juego
Leo Baptistao en el último encuentro ante el Girona. Foto: Noelia Déniz.

El conjunto blanquiazul tiene grandes problemas a nivel de tangibles, únicamente ha sumado 16 puntos de 45 posibles en lo que va de campeonato, además es el equipo que menos goles marca de toda la categoría con un total de 11, los mismos que Las Palmas que es colista.

Los problemas de juego que tiene son claros, el equipo tiene a la afición completamente desencantada y muchos piden ya la cabeza del entrenador, en el último encuentro ante el Girona se escucharon cánticos de “Quique vete ya”.

Los problemas principales surgen en en esquema y el tipo de jugadores en la plantilla. El Espanyol suele formar con un clásico 4-4-2, tiene pequeñas variaciones como la libertad que se le da a Leo Baptistao para moverse a bandas y la posición en banda de Jurado que es más teórica que práctica ya que tiene tendencia a meterse por dentro y dejar el carril libre para un jugador que no tiene esa capacidad de sorprender como es Víctor Sánchez.

Sánchez centra un balón al área. Foto: Noelia Déniz.
Sánchez centra un balón al área. Foto: Noelia Déniz.

Es el primero de los jugadores señalados, en su caso particular a nivel posicional y de características, recordemos que Víctor Sánchez ha rendido mejor en la posición de centrocampista, no es un jugador con la velocidad y fondo físico necesarios para jugar de lateral derecho y más teniendo en cuenta que comparte banda con Jurado que le deja el carril libre para ocupar posiciones ofensivas que, cuando las ocupa, lo hace aportando poco peligro.

Otro de los jugadores señalados es el propio Jurado, es un jugador al que se le notan los años en la élite, nadie duda de su calidad pero su fondo físico es claramente inferior al de hace unos años, alejarle del centro del campo (pese a su tendencia a cerrarse) es ahogar al jugador, posiblemente rendiría mucho más en un teórico 4-2-3-1 con dos pivotes haciendo el trabajo defensivo que él no puede hacer ni en banda ni ayudando a los dos interiores del equipo. De esta manera explotaría su creatividad, disparo y su fantástico último pase.

Otro de los jugadores al que se le están viendo las costuras es el veterano Javi Fuego, el asturiano destaca por su trabajo pero no por su buen toque de balón, al Espanyol le cuesta muchísimo salir jugando con el balón y el partido ante el Girona es un claro ejemplo de ello, ni Darder ni Fuego son capaces de ofrecer una ayuda de garantías y provocan lo que ocurrió constantemente: los centrales rifaban el balón en busca de una genialidad física de Baptistao o Gerard Moreno que es complicado que suceda teniendo en cuenta sus características.

Baptistao conduce un balón. Foto: Noelia Déniz.
Baptistao conduce un balón. Foto: Noelia Déniz.

Además hay jugadores que podrían ser muy válidos como lo son Diop o Marc Roca que están contando con muy pocas oportunidades. Y caso aparte es el de Esteban Granero, jugador del que se esperaba mucho y no ha rendido, venía a ser el cerebro del equipo y no participa demasiado, únicamente ha jugado 8 partidos en Liga de los cuales no ha sido titular en ninguno.

Creo que hay varias soluciones posibles, creo que mantener los dos puntas es positivo para el equipo pero se debe usar un esquema que les potencie, quizá la entrada de un defensa natural como Óscar Duarte o Marc Navarro en el once podría ayudar a equilibrar el equipo. También creo que optar por ser más compactos con un 4-3-1-2 conla entrada de uno de los defensas antes mencionados y la salida de Víctor Sánchez del once titular podría ser positiva, una especie de trivote con Diop (o el propio Sánchez), Darder y Fuego en el centro del campo y Jurado jugando de enganche sería lo más positivo para el equipo, naturalizar las posiciones siempre es positivo ya que los futbolistas rinden mejor. Además con este esquema tienes a Piatti, que esta temporada no está bien, para revolucionar los partidos.

La jornada siguiente le dará o le quitará un poco más o menos la razón a Quique Sánchez Flores, aunque todo indica a que mantendrá el mismo 4-4-2 que hasta ahora no le ha ido del todo bien. Se trata de un partido clave, si se pierde ante el colista puede ser un punto de inflexión que derive en una situación aún peor para el equipo.

Este equipo se formó con el objetivo de poder pelear por los puestos que dan acceso a jugar competición europea y la plantilla se ha quedado muy corta para ello, el mercado de invierno no ofrece siempre buenos nombres pero el Espanyol debe arriesgarse, no puede continuar con esta racha negativa o podría pagarlo muy caro. Creo que mínimo es necesaria la incorporación de dos jugadores, un lateral derecho de largo recorrido y un jugador en el centro del campo que pueda mover el equipo, parece que Diop va a salir en enero, veremos si se trae un jugador en su puesto con condiciones más técnicas que las del senegalés.

VAVEL Logo