El Lugo afronta la semana lamiéndose las heridas
Los jugadores del Lugo celebran durante el encuentro ante el Reus | LaLiga

Luego de romper la mala racha de resultados con una victoria ante el Reus, el Lugo trabaja ya de cara al partido contra el Sporting de Gijón. Este sábado a los 20:30 horas, el conjunto gallego vuelve a tener una cita importante para demostrar que es un serio aspirante al ascenso. A pesar de la motivación, en el vestuario preocupan las bajas.

A la ya importante lista de lesionados se sumó en el último encuentro Luis Ruíz, una de las piezas claves para Francisco en la ida del campeonato liguero. Las pruebas médicas a las que se sometió el lateral zurdo revelaron que padece una sinovitis traumática de tobillo y un esguince leve de ligamento lateral externo e interno. Se estima que pueda volver a unirse a la rutina de entrenamiento habitual en unas dos semanas.

Iriome González, por su parte, está evolucionando positivamente de su esguince de ligamentos en el tobillo. El canario, que cayó lesionado en el primer partido del año frente al Almería, sigue recortando días a su baja. Otro jugador al que también se le espera con ansias es Adriá Carmona, quien podría volver a tener el alta en los próximos 15 días después de un auténtico calvario. Carmona jugó su último partido con el Lugo en noviembre de 2016 y encarrila por fin la fase final de su recuperación.

Fydriszewski será intervenido quirúrgicamente este viernes por el Doctor Cota por su rotura de ligamento cruzado anterior. Junto a Edu Campabadal, Polaco permanecerá de baja por lo menos hasta final de temporada.

Mientras tanto, Álvaro Lemos espera tener frente al Sporting su primera oportunidad esta temporada. El compostelano no fue convocado ante el Reus porque aún estaba instalándose después de firmar su cesión, pero se encuentra en plenas facultades físicas.

El presidente al habla

Por otra parte, esta mañana compareció ante los medios Tino Saqués, presidente del club. En un desayuno informativo con los medios en el Hotel Torre de Núñez, Saqués valoró la evolución del Lugo durante la primera parte de la temporada: “De 21 jornadas, en 12 estuvimos en puestos de playoff de ascenso y de esas 12, en 7 estuvimos en ascenso directo”, algo que “hizo que nos ilusionásemos todos”, afirmó el mandatario.

Se refirió también a la plaga de lesiones que afronta en el presente la plantilla: “No entendemos cómo puede pasar tanto, pero es que parece que nos haya mirado un tuerto”. A pesar de todo, Tino Saqués mira con buenos ojos al futuro, ya que los jugadores “son una verdadera piña”. “Seguimos ahí, estamos ilusionados”, conjuró.

VAVEL Logo