Anuario VAVEL Real Valladolid 2018: delantera, el año de Jaime Mata
Jaime Mata fue el pichichi de la categoría | LaLiga

Anuario VAVEL Real Valladolid 2018: delantera, el año de Jaime Mata

La histórica temporada del delantero madrileño marcó el destino de un Real Valladolid que se abrió paso gracias a sus goles

franromanfraga
Francisco Román

2018 será recordado eternamente por los aficionados del Real Valladolid. Al igual que en 2007 o 2012, el combinado blanquivioleta pudo decir con orgullo que había ascendido a Primera División. El triunfo, siempre colectivo, tuvo como principal protagonista al delantero madrileño Jaime Mata, que firmó una temporada histórica al batir gran parte de los registros goleadores recientes.

Jaime Mata, historia vallisoletana

No obstante, el 2018 empezaba con unos registros discretos. El Pucela, dirigido entonces por el técnico gallego Luis César Sampedro, ocupaba la mitad de la tabla. Fuertes en casa, pero incapaces de sacar nada positivo a domicilio, el Valladolid sobrevivía y mantenía sus opciones gracias al pichichi, Jaime Mata.

Su sociedad con Óscar Plano era letal, y permitía al combinado blanquivioleta soñar con algo positivo hasta final de temporada, donde llegó con un montante total de 35 goles anotados, toda una proeza que será recordada durante mucho tiempo. Los malos resultados dieron lugar a la destitución de Sampedro, que sería reemplazado en sus funciones por Sergio González.

Jaime Mata | Real Valladolid
Jaime Mata | Real Valladolid

Con el entrenador catalán, la base en la delantera se mantuvo. El nivel excepcional del ex-jugador del Girona y del canterano del Real Madrid, que se consolidaba como fiel 'escudero' de Mata, se veía complementado por la técnica y el desborde de Pablo Hervías, que firmó un tramo final de temporada excelso gracias, mayormente, a sus goles de falta desde la frontal, que encadenó durante varias jornadas consecutivas y que permitieron al equipo sumar puntos decisivos, como ante Osasuna, y encarrilar las eliminatorias de Play-Off ante el Sporting y el Numancia. Por otro lado, cobró especial importancia el papel del griego Giannis Gianniotas como revulsivo, rol que ejecutó a la perfección durante todo el campeonato liguero.

Todo equipo necesita fondo de armario, una buena rotación, y eso es lo que debió de pensar la directiva en el mercado invernal. Los cimientos estaban asentados, pero se necesitaban complementos que llegarían en enero. Entre esos complementos destacan, en primer lugar, Toni Martínez, procedente del West Ham, que anotó tan solo un gol en su estancia en Zorrilla, y que sirvió para salvar un punto ante el Cádiz.

También tuvo relevancia Javier Ontiveros como hombre de banda, un jugador que no llegó a asentarse en el equipo. Finalmente, la llegada de Chris Ramos tras la marcha de Iban Salvador y la rescisión de la cesión de Asier Villalibre pretendía aportar al Valladolid ese toque de juventud necesario para construir de cara al futuro.

La primera mitad del año vio a un equipo desmotivado resucitar en abril. Como ya hemos dicho, mucho de ese mérito recae sobre Jaime Mata, autor de 35 dianas, y sobre Óscar Plano, vital en la promoción de ascenso e incansable durante la temporada regular. Sin embargo, todo en la vida concluye en algún momento. Con el ascenso conseguido, y la llegada de una nueva temporada, se produjo en este equipo el tradicional baile de traspasos, que vio como Jaime Mata fichaba por el Getafe.

En busca de un nuevo 'killer'

Daniele Verde marca gol ante el Espanyol | LaLiga
Daniele Verde marca gol ante el Espanyol | LaLiga

El período de traspasos quedó marcado por la marcha del ariete madrileño al Getafe, donde pugnaría por hacerse un hueco en el once frente a dos veteranos de guerra como Ángel y Jorge Molina. Mata, que dejaba huérfano al Pucela, donde había vivido, hasta ahora, su mejor etapa como profesional, provocó en el equipo una imperiosa necesidad de firmar a un delantero de garantías. La salida de Jaime no fue la única importante, ya que cedidos como Pablo Hervías o Giannis Gianniotas se vieron obligados a volver a sus lugares de origen: Éibar y Olympiacos, respectivamente.

El panorama era desolador. Tan solo un lesionado Óscar Plano y un novel Chris Ramos, titular en el primer partido de Liga, conformaban una delantera escasa, que sería complementada con los fichajes de Ivi, cedido por el Levante y sin poder demostrar nada en absoluto debido a un constante problema con las lesiones, y Daniele Verde, la gran sorpresa en estos últimos meses. Desborde, velocidad y un golpeo fantástico con su pierna zurda avalan a este joven jugador cedido por la Roma y que, según rumores, pasará a ser propiedad del club; sin embargo, el delantero referencia seguía sin aparecer.

Ya entrada la competición, el Real Valladolid anunció las incorporaciones de Enes Ünal y Duje Cop, que parecían responder a las necesidades de un equipo desnudo en ataque, y que logró rescatar un punto en Montilivi, y la cesión de Ramos al Sevilla. El turco se hizo rápidamente con la titularidad; autor hasta la fecha de tres goles, el futbolista cedido por el Villarreal no ha hecho olvidar a Jaime Mata debido, en parte, a un estilo radicalmente opuesto. Con facilidad para recibir de espaldas y caer a la banda, Ünal no responde a las características de delantero rematador, unas características que sí tiene, pero que no ha sabido aprovechar, el croata Cop, altamente desacertado en los minutos de los que ha dispuesto.

Enes Ünal | Real Valladolid
Enes Ünal | Real Valladolid

En la búsqueda incesante de un estilo apropiado para los delanteros en un equipo predominantemente defensivo, la junta directiva, liderada ahora, precisamente, por un ex-delantero de leyenda, Ronaldo Nazario, ha acometido el fichaje del ecuatoriano de 19 años Stiven Plaza, procedente del fútbol sudamericano y que, quién sabe, podría ayudar a mejorar los registros ofensivos de un equipo definido por su solidez en la zaga.

VAVEL Logo