Primer "matchball" salvado
Sarabia con el balón ante la atenta mirada de Sandro. Foto: LaLiga

Primer "matchball" salvado

El empate a dos frente al Slavia de Praga supuso un duro contratiempo en la marcha del Sevilla FC 2018/2019 de Pablo Machín por satisfacer los objetivos establecidos a principios de temporada. Por eso y por las victorias de Getafe, Valencia y Real Betis, la escuadra hispalense se veía en la obligación  de ganar a una Real Sociedad que con el paso del tiempo se ha equiparado con los sevillistas y está batallando por puestos europeos. 

currosfc
Curro García
Sevilla FCJuan Soriano, Sergi Gómez, Carriço, Mesa, Ben Yedder (Gonalons, min 72), Banega (Bryan, min 73), Navas, Sarabia, Munir (Silva, min 69), Promes y Mercado.
Real SociedadRulli, Zaldúa (Aritz, min 30), Zubeldía, Moreno, Juanmi, Merino, Oyarzabal, Pardo, Theo, Navas y Sandro.
MARCADOR1-0, min. 25, Sarabia. 1-1, min. 28, Oyarzabal. 2-1, min. 46, Ben Yedder. 3-1, min. 58, Ben Yedder. 4-1, min. 61, Ben Yedder. 5-1, min. 69, Oyarzabal pp. 5-2, min. 77, Oyarzabal.

Supino partido del conjunto de la capital de Andalucía, que se merendó a la Real Sociedad prácticamente en veinticinco minutos de segunda parte tras una primera en la que primó la igualdad. 

Con el trascurso de las jornadas, el estado del Sevilla FC de Pablo Machín en LaLiga Santander se ha venido enconando de manera notoria, pues se ha dejado tal cantidad de puntos entre enero y febrero que no solo ha perdido la cuarta plaza en favor del Getafe, sino que se podía ver fuera de puestos europeos ante los respectivos triunfos de los perseguidores este fin de semana. 

Deambulando campo por campo -incluido el Pizjuán-. Así ha estado la tropa de Machín desde que se levantó el telón del 2019. Ni jugar en Nervión era  sinónimo de victoria. Los mejores ejemplos los tenemos en los partidos del campeonato doméstico y de Europa League del pasado jueves ante Éibar y Slavia de Praga respectivamente. Ante los armeros se estaba fraguando lo que ante los checos se terminaría de ver; un Sevilla muerto que no daba pie con bola y con muy mala fortuna. En los tantos del combinado centroeuropeo -los cuales dejan al Sevilla al borde del abismo- se vio la mala suerte personificada al venir uno de ellos precedido de un rebote y el otro en un remate fortuito. 

Insistencia sevillista vs efectividad vasca

En su afán de reengancharse a la pelea por entrar en la máxima competición continental, los locales salieron con la iniciativa del juego. Solo habían trascurridos cuatro minutos cuando hubo que activar el contador de ocasiones por mediación de Navas, que probó fortuna con un potente pero escorado disparo que Rulli embolsó cómodamente. En el diecisiete, el Sevilla apuntó en el cuaderno de bitácora de este partido una nueva llegada; esta vez con Ben Yedder de protagonista, pero se terminó quedando con la miel en los labios al desbaratar el cancerbero argentino un tiro que parecía gol. La insistencia dio sus frutos en el veinticinco con un centro de Promes por la izquierda que Sarabia, prácticamente libre de marca, remachó al fondo de las mallas realistas. El runrún se cernió en el Pizjuán cuando Oyarzábal empató a los tres minutos con un zurriagazo imposible para Juan Soriano, que hoy sustituía a un Vaclik que finalmente no ha entrado a concurso  después de su percance en el choque de Europa League.

Llegados a la media hora y con las espadas en todo lo alto, los txuri-urdin tomaron la manija del envite y se echaron arriba en busca de un segundo gol que hiciese estallar el graderío nervionense. No obstante, no sucedió nada que rebasara lo corriente sobre el verde más allá de algún que otro centro vasco que fue repelido por la zaga local. Antes de la conclusión, el Sevilla iba a tener otra llegada de renombre con Sergi Gómez a la cabeza al animarse con un disparo desde la frontal que Rulli detuvo en segunda instancia. Con ese intento se llegaría a la conclusión de los primeros cuarentaicinco minutos.

Machacadora llamada Sevilla FC

El Sevilla empezó el segundo acto como si de un cable con una toma de corriente se tratara, enchufado. Tanto es así, que tras una serie de intervenciones de Rulli en casi dos minutos llegó el segundo tanto sevillano por mediación de Ben Yedder, que batió la meta contrincante con una preciosa vaselina tras una milimétrica entrega de Jesús Navas.  Los de Machín, inconformistas en la tarde de hoy, seguían encimando el arco vasco en busca de un tercer tanto que les proporcionase un poco de tranquilidad. Esa tercera unidad estuvo a nada de llegar en el cincuentaiuno con un disparo seco y ajustado de Munir que se fue rozando el palo. Jesús Navas hizo que se siguiesen sucediendo las ocasiones sevillistas contra la portería de Rulli con un chut que hizo emplearse a fondo al argentino. Acto seguido, en el 58, el delirio haría presa de Nervión con el tres a uno, a cargo de Ben Yedder, que cual ratón de área alojó en las mallas contrarias un cuero que quedó muerto en la línea de gol tras un imperial cabezazo de Munir que el larguero escupió.

De tres en tres minutos, así era como iban cayendo los goles en Sevilla. Y es que el cuarto llegó en el 61 otra vez de la mano de Ben Yedder, que estuvo más veloz que la defensa y el portero para hacerse con el balón en el medio del campo, desembarazarse de la presión de todos ellos y meter a placer. Antes de alcanzar los setenta minutos, habría espacio para el quinto gol local. Fue en propia puerta de Oyarzábal a la salida de un saque de esquina, llovía sobre mojado para la Real Sociedad.

Metidos de lleno en el último cuarto de hora, la Real le birló la cartera a los locales para tratar de maquillar el resultado, algo harto complicado por cómo se venía desarrollando el juego. En el setentaisiete, el colegiado decretaría penalti por una evidente mano de Mercado que posteriormente Oyarzábal transformaría. Con la lid ganada, el Sevilla ya tenía las miras puestas en el choque del jueves en Praga, donde se va a dirimir para qué lado va a tirar la temporada 2018-19. 

 

VAVEL Logo