Las porterías del Clásico
Thibaut Courtois celebrando un gol del Real Madrid. Fuente. Real Madrid.

El duopolio Íker-Valdés que poseía las porterías de Real Madrid y Barcelona desde el año 2005 (año en el que el ex guardameta del Baça debutó en un Clásico) y que se mantuvo durante casi diez años (hasta 2014, cuando Valdés abandonó el club catalán), se vio afectado a partir de ese año cuando, un ya veterano Claudio Bravo tomaba el relevo del español en el FC Barcelona. A continuación, y durante dos temporadas, el chileno e Íker Casillas protegían las porterías de los clubes más valiosos del fútbol español.

En 2015, tras unas últimas temporadas en las que Diego López ya había quitado el puesto en algunos  Clásicos al capitán del Madrid, y el club había adquirido a Keylor Navas, Casillas se marcha del club de su vida para emprender una nueva aventura. Es entonces cuando comienza un nuevo duelo en las metas, esta vez formado por Claudio Bravo y Navas, que dura, también, sólo una temporada gracias a la gran irrupción del meta alemán Ter Stegen, ganando la partida a un Bravo que se marcharía al City de Guardiola en busca de minutos.

Tres años duró el nuevo choque de porteros, que se rompió, de nuevo el año pasado cuando un recién llegado Courtois sentó a Navas y provocó la marcha del tico este verano al PSG. Sí es cierto que Keylor se colocó como un portero de garantías para el Madrid, y que por muy criticado y cuestionado que haya estado siempre, ha defendido como el que más su portería y lo ha dado todo por el club. Pero no vino como guardameta de muchos años, ya que fue fichado con la edad de 28 años, pero no empezó a ser titular hasta los 30.

A día de hoy, el duelo sí parece fijado. Tras la ya mencionada irrupción de Marc André, llegándose a colocar, para muchos, como uno de los tres mejores porteros del mundo, y el fichaje de Thibaut por el club merengue, cuando fue elegido mejor portero del mundial de Rusia 2018, ambos clubes vuelven a tener, tras seis temporadas, dos porteros de fututo (los dos tienen 27 años), y de talla mundial. El fútbol, cuanto menos, es imprevisible, pero se antoja que podemos tener duelo de porterías durante muchos años.

COURTOIS VS. TER STEGEN

Ya sabemos que para gustos los colores, pero ¿Qué portería está mejor defendida? Procedamos a una comparación que constará de cuatro apartados: técnica, capacidad de mando, seguridad  y cifras.

TÉCNICA

La técnica de un portero, al igual que la de un jugador de campo, se divide en muchos apartados, pero en esta ocasión la dividiremos en 3 aspectos: paradas, juego con el pie y balones aéreos.

En la capacidad para parar, ambos son muy buenos gracias a dos virtudes que definen a cada uno. Ter Stegen posee una gran agilidad y rapidez de movimientos (asemejándose en ocasiones a un portero de fútbol sala), y Courtois, una condición física envidiable, que le permite estirarse, ensancharse y ocupar mucho espacio. En el juego con pie, es evidente que Marc André supera a Courtois, entre otras cosas porque es uno de los mejores porteros del mundo es este aspecto, actuando en el Barça como último central. Con todo, hay que decir también que Thibaut ha mejorado mucho su técnica con el pie desde que llegó al Chelsea, y posee la técnica suficiente con el pie para un portero de su nivel. En definitiva, este aspecto no lo suspende ninguno, solo que el alemán es un diez, y el belga un siete. Lo contrario sucede con los balones aéreos, apartado en el que el meta del Real supera al del Barça, ya que es también uno de los mejores del mundo en estos casos, gracias en parte, de nuevo, a su estatura (1,96m.), aunque, por extraño que sea, en este tipo de lanzamientos, no es la estatura sólo lo que importa. Concluimos de la misma manera que antes, Courtois es un diez y Ter Stegen un 7 en este aspecto.

CAPACIDAD DE MANDO

El portero es el segundo capitán siempre, aparte de los capitanes del equipo. Se tiene que hacer notar y sus jugadores deben saber que está ahí, es el que ve el juego de cara, lo que nadie puede ver en el campo, y tiene que mantener a sus jugadores en el partido y avisarles de lo que hay a su alrededor. El portero tiene que mandar en el área y en su defensa.

En este apartado, lo dos guardametas se antojan iguales. Ambos se hacen notar, dirigen, gritan y corrigen, pero no llegan a la talla de porteros que imponían un nivel de respeto mayor a sus jugadores, como era el caso de Oliver Kahn o Buffon, aun en activo.

SEGURIDAD

La seguridad va más allá de la técnica, que evidentemente, hay que tenerla, pero está más relacionada con la capacidad de mando. La seguridad es personalidad, hacerse notar, serenidad y el saber siempre controlar la situación. Hacer que tus compañeros sientan que, si ellos fallan, hay un buen portero detrás.

Ter Stegen lleva dos temporadas en las que (después de la primera en la que empezó dubitativo) se mantiene muy seguro, y teniendo a su pareja de centrales totalmente tranquilos. Courtois, en cambio, ha sufrido la mejoría este año, tras una pasada amarga temporada en el Madrid, donde dejó serias dudas, y un inicio de campaña actual un tanto irregular. El belga, por el contrario, llega al Clásico en su mejor momento de blanco y experimentando un crecimiento continuo en seguridad.

CIFRAS

Estas hablan por sí solas, aunque a veces, y más aún hablando de porteros, estas no son buenas indicadoras de su rendimiento.

 Analizando las cifras de esta temporada en LaLiga Santander:

Courtois cosecha un total de 13 partidos jugados de 16 jornadas, con 9 goles encajados y 6 partidos con la portería a cero. Obtiene un promedio de 0’69 goles por partido.

Ter Stegen ha jugado todos los partidos de Liga hasta la fecha, es decir, 16, encajando un total de 20 goles y dejando la puerta a cero en 4 ocasiones. Cosecha un promedio de 1,25 goles por partido.

Saquen sus propias conclusiones.

VAVEL Logo