La situación de Thomas en el Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Como bien sabemos la próxima ventana de mercado de fichajes va a ser algo distinta de las que se venían dando de grandes fichajes millonarios, debido a todo el golpe económico global que lo va a rodear, dadas las circunstancias. No se espera por tanto que los equipos vayan a hacer grandes desembolsos a la hora de fichar, y el Atlético de Madrid no es ajeno a esta situación, habiéndo adoptado medidas como el ERTE para suavizar el golpe, será necesario que la planificación se haga de la forma más detallada posible, tanto a la hora de las salidas como de las incorporaciones.

En este contexto nos encontramos con un jugador que va a jugar un papel fundamental en lo que supone la estructuración de la plantilla para la próxima temporada, puesto que su salida obligaría al club a buscar un reemplazo de garantías ya que se ha establecido con titular indiscutible con el Cholo Simeone, y ese futbolista no es otro que Thomas Partey.

El centrocampista ghanés poco a poco ha ido avanzando y creciendo en el equipo hasta convertirse en un jugador vital del primer equipo, siendo uno de los pilares del centro del campo del Cholo, un crecimiento que ha sido palpable a lo largo de los años en los que le ha tocado competir por un puesto con grandes jugadores, que no ha tenido todos los minutos que habría deseado, pero que finalmente su trabajo se ha visto recompensado.

Y es que la situación contractual de Thomas en el club no es de las mejores, ni se encuentra conforme al estatus que un jugador de su peso en la plantilla debería tener. Con contrato con la entidad rojiblanca hasta 2023, y una cláusula de sólo 50 millones, está encima de la mesa la renovación del jugador, puesto que muchos clubes sobre todo de la Premier han puesto sus ojos en él, debido a su tan asequible cláusulas para el dinero inglés.

Los primeros contactos para la renovación del canterano ya se han producido, intentando acercar posturas para llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes, sin embargo, parece que se demora en el tiempo debido a que no se logra concretar lo que sería el nuevo contrato del futbolista, al que se le pretende como no puede ser de otra manera, aumentarle la cláusula de rescisión hasta los 100 millones.

Dentro de lo que es la estructura salarial del club, Thomas se encuentra en la parte de baja de la plantilla, por lo que un jugador de los que más peso tiene dentro del equipo, siendo titular, teniendo la confianza del entrenador, tiene un sueldo inferior a otros jugadores con un papel más irrelevante, y ahí es, en el salario, donde las negociaciones con el jugador no logran el punto en común, bien sea porque la oferta del club parece insuficiente para el centrocampista o bien porque las pretensiones de Thomas son demasiado elevadas.

En cualquier caso esta demora en las negociaciones ha despertado el interés en el jugador, que ante su calidad y su cláusula de rescisión actual, parece asequible. Incluso ha habido declaraciones del padre de Thomas, que ha expresado que estaría de acuerdo con una salida de su hijo al Arsenal, club que más interés ha mostrado por ahora en llevarse al canterano, si ello supusiera una mejora en las condiciones salariales de su hijo. Son varios los clubes que se rumorean están interesados en el fichaje, siendo algunos de ellos el PSG, Manchester United o como ya hemos nombrado, el propio Arsenal.

Nos encontramos ante una situación en la que una vez más se ha pecado de establecer una cláusula de rescisión demasiado baja para un jugador. Ya había sucedido en el Atlético alguna vez que habría sido necesario blindar más los jugadores por los que se apuesta. Las negociaciones siguen su curso y los contactos no han parado, el jugador se encuentra cómodo en el club que ha sido su casa y tiene la confianza del entrenador, en un equipo que pelea por títulos, a pesar de ello no descarta probar otras ligas si la situación no llega a buen puerto.

Solo queda esperar a ver como van avanzando las negociaciones, ya que tampoco convendría que el Atlético cediese en una situación de necesidad a un sueldo abusivo pero si es cierto que el salario de actual de Thomas no se corresponde con el peso que tiene en el equipo. Por un lado o por otro, puesto que también se puede pensar que las filtraciones del interés de otros clubes pueden ser una medida de presión para lograr las condiciones que él desea, la situación actual de Thomas se encuentra en un punto complicado en lo que lo ideal sería llegar a un acuerdo de un sueldo acorde al estatus del jugador junto con un aumento considerable de la cláusula de rescisión.

Llegado el caso en el que Thomas abandonase el club, el Atlético se vería obligado a realizar un fichaje de garantías para el centro del campo, algo que dado el mercado actual, es complicado sin realizar un gran desembolso, lo más probable es que se apueste fuertemente por Marcos Llorente en esa posición, a pesar de que el Cholo le venía usando como interior para aprovechar su llegada a portería, tal y como vimos en Liverpool, veremos finalmente que sucede.

VAVEL Logo