El Granada CF suma un punto histórico en Butarque en un partido
gris
Rui Silva detuvo una pena máxima en el segundo tiempo para darle un punto a los nazaríes. Foto: La Liga. 

Intenso, sin ideas en ataque, conformista e histórico. Dos conceptos positivos y dos negativos que resumen a la perfección el encuentro del Granada CF en Butarque. Los de Diego Martínez se dieron cita con su nivel de intensidad habitual, pero con la falta de claridad en una línea ofensiva que se mostró muy cansada y con la mente nublada para crear oportunidades de gol.

El conformismo llegó en la segunda mitad, cuando el Leganés empezó a empujar en busca del tanto de la victoria, pero se topaba ante un Granada bien ordenado, pero que renunciaba al ataque. Rui Silva evitó la catástrofe en Butarque con una excelente parada al lanzamiento de penalti de Guerrero, y dio un punto al Granada CF que es histórico. Los nazaríes alcanzan los 43 puntos, registro que es ya el mejor de la entidad rojiblanca en una temporada en Primera División.

El primer tiempo estuvo marcado por el patrón clave de ambos entrenadores para tener minutos en sus esquemas, la intensidad. El Lega, consciente de lo mucho que se juega en el tramo final de liga, arrancó con dos tímidas llegadas al área de Rui Silva. La primera, tras rechazo de Puertas, acabó en cartulina para un Bustinza que, tras protagonizar una de las imágenes de la jornada con el abrazo a Messi, envistió a Carlos Neva como si de un toro se tratara, para cortar el contragolpe nazarí. En la segunda, Carrillo remató de manera forzada a las manos de Rui Silva.

Los nazaríes saltaron al verde con la intensidad característica de los pupilos de Diego Martínez, pero con unas imprecisiones típicas de un equipo que, pese a tener el sueño europeo en la recámara, sabe a la perfección que no va a pasar apuros para sacarse el curso con nota antes de irse de vacaciones.

En uno de los miles choques que tuvo la primera mitad, Carrillo notó un tirón en la pierna y pidió el cambio visiblemente tocado por no poder ayudar a su equipo en una situación tan delicada. Un nuevo contratiempo para un Javier Aguirre que ya perdió a sus dos delanteros centros en el mercado invernal. El aspecto positivo para los locales fue la entrada de un Óscar Rodríguez que parecía ser el futbolista diferencial en un terreno de juego en el que la brega prevalecía sobre la calidad.

La gran novedad en el once del Granada CF, Antoñín, tampoco tuvo su día en Butarque. En su primera titularidad, el atacante procedente del Málaga continuó queriendo hacer demasiadas cosas, tantas que hasta simuló una falta de Omeruo que le costó la cartulina, cuando tenía oportunidad de enfilar portería.

El parón de hidratación hinchó de optimismo a Soldado. El valenciano probó fortuna, pero su disparo ni siquiera centró la atención de Cuéllar. Tras el atrevido intento del ariete, las interrupciones se apoderaron del encuentro, antes de que llegaran las acciones de peligro más claras de los primeros cuarenta y cinco minutos.

Al contragolpe, con espacio y a tumba abierta. Como le gusta a Darwin Machís. Así llegó la primera gran ocasión del Granada CF, que finalizó el venezolano con violento disparo que repelió Cuéllar con apuros. En el área contraria, Óscar puso a prueba a un seguro Rui Silva con un centro desde la derecha, y Ruibal puso un caramelo al área pequeña que ningún pepinero pudo aprovechar.

En el descanso, ambos técnicos movieron las piezas del tablero. Antoñín, tras unos primeros minutos grises, y Azeez, dejaron su sitio a Carlos Fernández y Eteki. Un Carlos Fernández, que como el resto de sus compañeros en ataque, tampoco sacó a relucir su mejor versión. En el bando pepinero, Óscar se quedó en los vestuarios tras disputar apenas veinticinco minutos de primer tiempo. En su lugar, entró el protagonista de la segunda mitad, Assalé.

Tras un inicio con dominio estéril del Lega, Foulquier realizó una de sus típicas arrancadas por banda, que solo pudo ser frenada por Rodrigues con un agarrón que finalizó en cartulina. Pero esa fue prácticamente la producción ofensiva del Granada en el segundo acto. Esa y una acción de un Puertas que mostró sus dos caras en apenas minutos.

El almeriense pasó de realizar un taconazo innecesario, como si de una pachanga veraniega se tratara, a sacarse de la chistera un buen amago para sentar a su marcador y acabar con un disparo que se marchó lamiendo el poste. Un remate que fue el punto y final del ataque nazarí en Butarque.

Poco después, nuevamente Assalé se asomó al área rojiblanca, pero las ayudas defensivas de los de Diego imposibilitaron cualquier opción de remate. Y en la oportunidad que pudo rematar, el delantero realizó un pateo demasiado tímido con el que no inquietó en absoluto a Rui.

Finalmente, la insistencia tuvo premio para Assalé. Y en su tercera intentona, puso el anzuelo y un inocente y fatigado Carlos Neva, picó. Pena máxima y oportunidad de oro para el Leganés. Lo que no se esperaban los pepineros era la aparición milagrosa de Rui Silva. El portugués se vistió de héroe y le negó el gol a Guerrero con una fantástica parada propia de lo que es, uno de los mejores arqueros de la liga. En el rechace, Vallejo mostró una de sus mayores cualidades, la velocidad, y evitó el remate a puerta vacía de Bustinza.

Con el objetivo de volver a coger el timón del partido, Diego Martínez dio entrada a Fede Vico en detrimento de Soldado. Pero lejos de lo que quería el chamán, el Lega continuó siendo el protagonista del encuentro. Guerrero volvió a tener el gol en sus botas en una rápida transición, pero su remate se marchó fuera cuando lo tenía todo a favor.

Tras el parón de hidratación, Víctor Díaz entró por Neva para que el gaditano descansara por primera vez tras la reanudación de la competición. En el bando pepinero, Aguirre apostó por la juventud de Bryan Gil para darle otra cara al ataque en el tramo final en busca de tres puntos muy necesarios.

El Lega fue el que más buscó la puerta rival, sobre todo en un centro del sevillista Bryan Gil que cabeceó fuera el jugador más destacado del segundo acto, Assalé. Gil Dias entró por Machís en el tiempo de descuento para acabar de matar un partido en el que el Granada CF se dio por satisfecho con el punto desde bien entrada la segunda mitad.

Reparto de puntos en Butarque que satisface más a rojiblancos que a pepineros, pero que es igual de insuficiente para ambos. El Leganés desaprovecha una gran oportunidad de acercarse a solo dos puntos de la permanencia, y se queda a cuatro del Eibar. Por su parte, el Granada, pese a alcanzar su mejor puntuación histórica en Primera, ve como el sueño europeo se aleja un poco más y sigue a cuatro puntos de la deseada séptima plaza.

Ficha técnica

CD Leganés (0): Cuéllar, Ruibal, Bustinza, Omeruo, Silva, Rodrigues (Bryan Gil, 81’), Eraso (Roque Mesa, 45’), Rubén Pérez, Recio (Rosales, 55’), Guerrero, Carrillo (Óscar, 21’) (Assalé, 45’).  

Granada CF (0): Rui Silva, Foulquier, Domingos Duarte, Vallejo, Neva (Víctor Díaz, 77’), Azeez (Eteki, 45’), Herrera, Puertas, Machís, Antoñín (Carlos Fernández, 45’), Soldado (Fede Vico, 65’).

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Ha amonestado a los locales Bustinza, Silva, Rodrigues y Rubén Pérez, y a los visitantes Antoñín, Machís, Carlos Neva y Yangel Herrera.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada número treinta y uno de la Liga Santander.

 

VAVEL Logo